El Hierro

Un árbol sagrado, una mancha y redes sociales: así fue la alarma del Garoé

El consejero de Medio Ambiente del Cabildo herreño, Héctor Hernández, ha reconocido que "existen ocasiones en las que, al contar con tanta información, se puede pecar"

Imagen de la mancha negra en el árbol Garoé. | Cabildo de El Hierro

Durante la tarde del viernes, gran parte de la población canaria, pero, sobre todo, la herreña, recibía la inquietante noticia de que uno o varios vándalos habrían intentado incendiar uno de los símbolos más relevantes de la identidad isleña: el árbol Garoé.

Inmediatamente, la indignación provocada por el supuesto acto vandálico dio rienda suelta en las plataformas sociales a una infinidad de groserías y palabras mal sonantes contra los supuestos gamberros que, finalmente, no resultaron ser más que una especie de secreción de este tilo que, de forma natural, “ha tornado a una coloración negra, parte de la corteza vegetal”. O al menos así lo expuso el Cabildo de El Hierro en un comunicado seis horas después del primer aviso.

“Existen ocasiones en las que, al contar con tanta información, se puede pecar”, ha confesado a este periódico el consejero de Medio Ambiente del Cabildo herreño, Héctor Hernández Morales, quien ha alegado que la alarma pudo crearse porque “existen imágenes del día anterior en las que la mancha no estaba; también estamos en época de incendios”.

Imagen de la mancha negra en el árbol Garoé. | Cabildo de El Hierro
Imagen de la mancha negra en el árbol Garoé. | Cabildo de El Hierro

Además, Morales asegura que fueron los guías turísticos del Centro de Interpretación del Garoé los primeros que dieron la voz de alarma al percatarse del citado cambio de coloración en la corteza, singularidad que, exceptuando “pequeñas manchas”, los empleados jamás habían observado en la corteza. “Nunca habíamos tenido constancia de una mancha negra con tanta evidencia y notoriedad”, afirma.

Sin embargo, una vez se personaron en la zona los agentes de la Guardia Civil, junto al biólogo del Cabildo, “se comenzaron a realizar las pruebas pertinentes, por lo que descartamos la primera sospecha y publicamos la segunda nota de prensa”.

Ahora, a la espera de los estudios llevados a cabo este martes por un equipo de biólogos de la Universidad de La Laguna, junto a las muestras ya recogidas por los expertos del Cabildo, se comprobará “si es algo natural del árbol o algún tipo de parásito que está afectando al ejemplar”. Según ha explicado Morales, se realizarán dos tipos de pruebas: “una más orientada a la composición química y otra, en alusión a lo microscópico”. Y en base a las conclusiones obtenidas, “se verá si es perjudicial para el árbol o, simplemente, es un proceso natural que ocurre cada cierto tiempo”.

El árbol sagrado de El Hierro

El árbol Garoé, situado en la localidad herreña de San Andrés, fue adorado por los antiguos pobladores de la Isla, los bimbaches, que lo consideraban un árbol sagrado porque sus hojas eran capaces de captar y destilar el agua de la niebla. Actualmente, el tilo que existe no es el original, sino que fue sembrado en 1949, después de que un huracán derribase al real en el siglo XVII.