Santa Cruz de La Palma

Donan un Nitrato de Chile auténtico para sustituir al actual mosaico deteriorado

Una ciudadana tiene esta pieza en su casa familiar de Córdoba y la va a ceder a la capital para que pueda reemplazar al existente

El emblemático mosaico de Nitrato de Chile, todo un icono de Santa Cruz de La Palma, tendrá una solución al estado de deterioro que presenta actualmente, sin la necesidad de proceder a su costosa restauración, gracias a que una ciudadana se ha ofrecido a donar un mosaico original que conservaba en su casa en perfecto estado para sustituir al que se encuentra en la entrada de la calle Real.

Así lo anunció el alcalde de Santa Cruz de La Palma en pleno el mismo día que recibía del Cabildo una subvención de 20.000 euros para la restauración del mosaico. Un dinero, que como adelantó Sergio Matos al concejal del PP Iván Díaz, que se interesó por este asunto, “es probable que en vez de destinarlo a la restauración se invierta en la sustitución de esta pieza artística y comercial”.

“Ahora tenemos que empezar a caminar porque afortunadamente una persona se puso en contacto con nosotros para informarnos de que su familia tiene un mosaico original, porque su padre trabajó para Nitrato de Chile y le regalaron uno en Navidad”.

Fue la concejal no adscrita Mayte Pulido, quien reveló la identidad de la donante. Se trata de la médica Elena Benítez, que lleva 30 años ejerciendo su profesión en la isla. La pieza la tiene embalada en la casa familiar de Córdoba, según informó Pulido, quien agradeció el gesto de su colega en medicina.

Matos indicó que el Ayuntamiento, que tiene un año para justificar la subvención de 20.000 euros del Cabildo, va a esperar a que “nos lo envíen para estudiarlo”. En cualquier caso, indicó que en el caso de falte financiación para su instalación, el Ayuntamiento pondría la cantidad restante.

El cartel de Nitrato de Chile está considerada una pieza maestra del diseño Art Déco. Fue creado hacia 1929 por el entonces joven estudiante de arquitectura Adolfo López-Durán Lozano. Fabricado en cerámica por la casa de azulejos valenciana Ramón Castelló, fue colocado estratégicamente al inicio de la calle Real en la primavera de 1955, anunciando el popular fertilizante compuesto a base de nitrato de sodio.