SANTA CRUZ

“Emergencia social” en Santa Cruz por la falta de alojamiento para los inmigrantes

Cáritas denuncia que el CIE de Hoya Fría ha puesto “en la calle” a unas 50 personas, que se refugian en el Pancho Camurria o La Granja ante la imposibilidad de atenderlos desde centros como el albergue o Café y Calor

Los inmigrantes están siendo puestos en la calle si ningún tipo de ayuda, denuncian desde Cáritas. F. Pallero

“Se está generando una situación de emergencia social en Santa Cruz porque tenemos una cantidad de gente en la calle a la que no podemos atender, ya que no contamos con recursos suficientes. Los únicos disponibles, los destinados a las personas sin hogar, ya están sobrecargados”. Esta es la advertencia que hacen desde Cáritas ante la llegada a la capital de los inmigrantes que el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Hoya Fría está poniendo “directamente en la calle, sin dinero, sin hablar el idioma, sin papeles…”. Quien así se expresa es Arancha Méndez, responsable del Programa de Migraciones de Cáritas, cuyo centro, Café y Calor, junto al Centro Municipal de Acogida (albergue), son los dos principales recursos a los que estas personas están acudiendo. Cáritas reclama al Estado que active las plazas de emergencia humanitaria que gestiona Cruz Roja en Tenerife, y que “no entendemos por qué no se ha hecho ya”.

Méndez ejemplifica la situación que se está viviendo en la capital desde el 10 de octubre. “Nos hemos encontrado que, de pronto, un viernes, a las 20.30 horas, con el recurso lleno, nos aparecen 20 personas que dicen que han salido del CIE, que no tienen dónde dormir, ni a dónde ir, ni hablan el idioma ni conocen la ciudad. Lo cierto es que nos estamos viendo desbordados con este tema”, añade.

Cáritas advierte del problema social que se está creando en la ciudad por esta práctica, que en estos momentos mantiene en la calle a unas 50 personas. Según los datos que maneja la entidad, duermen en los entornos del parque La Granja y el Pancho Camurria. “Normalmente, se activan las plazas de acogida humanitaria, pero en este caso no se ha hecho y el problema es que sigue saliendo gente del CIE sin alternativa”, explica Méndez. La última salida de la que tiene constancia Cáritas tuvo lugar este martes, cuando otras ocho personas llegaron a la ciudad. “Solo en Café y Calor tenemos registradas 25 solicitudes de ayuda este mes, y de forma reiterada. Es decir, vienen, no les podemos dar respuesta y a los tres días vuelven buscando ayuda”, explica.

El motivo de esa falta de acción estatal, señala Méndez, parece que está en que, a priori, son personas expulsables, ya que la mayoría procede de Marruecos, país con el que hay un acuerdo de devolución. “Pero si están saliendo es que no son expulsables, y si no lo son, deberían ir a esas plazas”, concluye Méndez.

“Se está dejando en bandeja a estas personas para las redes y mafias”

“Tenemos una preocupación grande con este tema. Estamos tocando a todas las puertas posibles para que se dé una solución”, explican desde Cáritas. Recuerdan que “nuestro posicionamiento es el del cierre de los CIES, porque es un sistema fracasado para la gestión de la inmigración”. A esto se suma el hecho de que “tantas personas en la calle en Santa Cruz puede generar un problema gordo, porque las dejan en situación de vulnerabilidad, poniendo en bandeja a las mafias y redes que se aprovechen de ellas, algo que vendría a dar argumentos a esa corriente de opinión pública de rechazo a la inmigración”, lamentan en Cáritas.