Sucesos

Perseguía a sus vecinas, las vigilaba y las amenazaba con armas blancas: detienen a un hombre de 63 años por acoso en Canarias

La investigación comenzó tras varias quejas vecinales en las que alertaban de que un vecino de la zona llevaba un mes acosando de manera insistente a varias residentes del barrio

GUARDIA CIVIL
EUROPA PRESS

El Grupo de Intervención Rápida (GIR) de la Guardia Civil de Fuerteventura detuvo el 31 de octubre a un hombre de 63 años y con antecedentes por un delito de acoso a varias vecinas del barrio de Durazno, en el municipio de Antigua, según informó la Benemérita.

La investigación comenzó tras varias quejas vecinales en las que alertaban de que un vecino de la zona llevaba un mes acosando de manera insistente a varias residentes del barrio con persecuciones, vigilancias, amenazas con armas blancas o atentados contra el patrimonio de las mismas.

Estas informaciones se vieron ampliadas a raíz de varias denuncias formuladas por algunas de las víctimas, informando que el presunto autor de los hechos llevaba algún tiempo realizando actos hostiles contra un grupo de vecinas de la localidad, pero que en el último mes la actitud intimidante sobre las mujeres se habían incrementado de manera notable.

Dichos actos de acoso consistían supuestamente en persecuciones diarias a algunas de las víctimas cuando éstas se dirigían a trabajar, vigilancias exhaustivas de las mismas escondiéndose tras los coches o incluso árboles para asaltarlas cuando se encontraran solas, así como constantes amenazas con armas blancas.

Por su parte, el presunto autor de los hechos conocía a la perfección los domicilios de las víctimas, a donde incluso acudía en horario de madrugada para golpearles la puerta, propinando patadas o incluso lanzando piedras a las ventanas de las casas, al mismo tiempo que desde el exterior les profería amenazas de muerte a las mismas.

Finalmente, el hombre es conocido por los vecinos por los numerosos altercados de índole violenta que ha protagonizado, pues las acciones ejecutadas por el supuesto autor alteraban gravemente el desarrollo cotidiano de la vida de las perjudicadas, sin existir un motivo concreto para la conducta llevada a cabo por el supuesto infractor, pues de las numerosas declaraciones obtenidas se desprendía un odio desmedido del mismo hacia varias mujeres de la zona próxima a su lugar de residencia.