televisión

Vergüenza ajena y bochorno en ‘Operación Triunfo’ tras aparecer el novio de María

El comportamiento y las frases que dedicó en directo a su pareja, una de las concursantes, desató una avalancha de críticas en las redes e hizo pasar un mal rato al presentador, Roberto Leal

Si la edición de Operación Triunfo 2017 fue de todo menos polémica y arrasaba en audiencia con cada gala, este año se suceden los escándalos y, tal vez por eso (o por un casting no tan sobresaliente o por puro aburrimiento) el público no responde cada semana como esperaba la cadena.

Al despido inesperado de la profesora de interpretación, Itziar Castro, y su rápida sustitución por (cómo no) Los Javis, hay que sumar el revuelo que se formó cuando dos de los concursantes (María y Miki) pretendieron cambiar la letra de una mítica canción de Mecano porque no les gustaba la palabra “mariconez”. Ahora, una tercera entrega se suma a las veladas para olvidar de este exitoso (tal vez en otras ediciones) concurso de talentos.

Transcurría este miércoles la gala 10 del concurso cuando, tras actuar María (sí, la de la “mariconez”), apareció en el escenario su novio. Ella, nada más verlo, se le abalanzó para darle un fuerte abrazo y comenzaron a besarse con efusividad, ante el sonrojo del presentador, Roberto Leal. Vale que hace tiempo que no se veían, vale que son jóvenes, vale que se quieren, se atraen, etc. etc., pero perdieron un poco las formas, como si no estuvieran en un concurso de televisión visto por millones de personas.

Pero eso no fue, ni mucho menos, lo que llamó la atención del público y encendió las redes. El chico, llamado Pablo, estaba que no cabía en sí de gozo ante su chica, a la que no soltaba (ni ella a él). Roberto Leal le preguntó entonces (error…) qué era lo que más echaba de menos de María. Y ahí llegó la respuesta que descolocó a todo el mundo: “Su culo… su culo”. “Es que está buenísima”, decía con esa elegancia tan propia del Neng hace años. El presentador de OT se equivocó de nuevo al seguir entrevistando al muchacho, que, por supuesto, dio una respuesta cada vez peor cada vez que abría la boca.

Las redes le han caído encima a Leal por no parar a tiempo la intervención vergonzante de Pablo. “Si os vais esta noche, ¿qué haréis?”, preguntó. Y la respuesta, demoledora: “¡Follar! ¡Follar!”. Y risas, sí, risas, suponemos que de nervios, por parte de Roberto Leal. No supo frenar el alud fuera de tono de este chico, como tampoco supo darle alguna respuesta ejemplar. Simplemente optó por reírse (aunque visiblemente incómodo, eso sí) y soltar un “Qué arte” que encendió las críticas en Twitter.

Leal, aunque tarde, reaccionó invitando al susodicho a abandonar el escenario. Pero Pablo, de todo menos tranquilo, se dio cuenta de la jugada y le soltó un “¿Qué pasa, que me echas?”. Más risas incómodas y un deseo final. “Bueno, ¿pero antes puedo dar un abrazo a los concursantes?”, dijo antes de lanzarse contra ellos (atónitos también, suponemos). Al final, Pablo voló de un salto para salir del escenario al grito de “¡Adiós, Mari! ¡Tía buena!”, dejando a todos, concursantes y público, con la boca abierta ante lo que acababa de suceder.

Después de este capítulo, que apesta a garrulismo rancio, la audiencia inevitablemente ve ya a María (hasta ahora adalid del feminismo dentro del concurso) con otros ojos. Y pensar que no quería cantar “mariconez”… No se lo cree nadie.