Economia

Hervè Falciani: “El fraude es contextual. Se da porque es el entorno el que lo permite”

El ingeniero de sistemas del banco HSBC en Ginebra, Hervé Falciani, provocó un auténtico tsunami hace 10 años cuando huyó de Suiza con una lista con los nombres de más de 130.000 evasores fiscales de diferentes nacionalidades

Hervé Falciani. / Fran Pallero

El ingeniero de sistemas del banco HSBC en Ginebra Hervé Falciani provocó un auténtico tsunami hace 10 años cuando huyó de Suiza con una lista con los nombres de más de 130.000 evasores fiscales de diferentes nacionalidades. Varios países, entre ellos Francia y España, han utilizado dicho documento para recuperar parte de lo defraudado. Hoy lucha contra el fraude, pero desde España, ya que tiene prohibido salir del país y en Suiza pesa sobre él una orden de detención por rebeldía y revelación de secretos financieros. Hace dos años visitó Canarias de la mano de Podemos para dar una charla sobre evasión fiscal y corrupción. Ahora vuelve a la Isla para dar una conferencia en la Universidad de La Laguna (ULL) en el marco de la Sharing Islands sobre la democratización de las finanzas con tecnología blockchain. Asegura que nunca vendió la lista y cobró dinero por ello, solo la compartió. Y dice que no se arrepiente de haber hecho lo que hizo.

-¿No cree que es un poco contradictorio que presente la tecnología blockchain para que la información fluya respetando la privacidad con hacer públicos los datos privados de miles de cuentas bancarias?
“Hablamos de compatir información, pero respetando la confidencialidad de lo que se investiga y de la investigación, es decir, del objeto y de los agentes. Para ello, es fundamental conocer cómo controlar esta privacidad. En mi caso, le digo una cosa, si no se hubiera protegido la confidencialidad, yo hubiera sido automáticamente entregado a las autoridades por violar la privacidad”.

-Entonces, lo que usted propone con su nueva plataforma blockchain es que la información sea pública, pero respetando la privacidad ¿Cómo es eso?
“No. Pública no, compartida, y compartida dentro de un marco jurídico, es decir, tiene que ser un derecho”.

-¿Y no choca esto con la ley de Protección de Datos?
“Es lo mismo. Nosotros no difundimos información personal, sino perfiles que no vienen identificados con ninguna entidad física ni persona física”.

-Es muy complicado.
“Muchísimo, pero, mire, se trata de un proceso abierto a todo el mundo, pero no es público. Y le explico: por ejemplo, un músico que toca la guitarra se puede crear un perfil que es avalado por otros músicos que, efectivamente, certifican que es músico y que toca la guitarra. Así, si un organizador de eventos busca músicos y lo contrata, comprueba en el perfil que es quien dice ser y quién lo avala, y su profesionalidad”.

-¿Y los gobiernos cree que apostarán por este sistema con tanta transparencia?
“Sí, claro, porque quieren compartir lo que tienen. La plataforma funciona como una entidad jurídica que ya existe, son las agrupaciones de interés económico donde confluyen varias empresas”.

-¿Y cree que las empresas, que son muy celosas de su privacidad, estarán dispuestas a compartir sus datos?
“Sí, sí. Las empresas valoran mucho la lealtad y la honestidad”.

-¿No corremos el riesgo con su sistema de compartir información de estar permanente vigilados y con la percepción de que todo el mundo sabe de nosotros?
“Mire, los ciberataques representan riesgos importantes para las empresas. Lo que nos distingue es que los datos que ofrece la empresa los gestiona ella misma. Nosotros no los centralizamos. Las entidades son las que deciden qué datos quieren compartir y cómo los gestionan. Es un beneficio de 360 grados y una oportunidad para que las empresas sean solidarias”.

-¿Y para los secretos bancarios o empresariales?
“Como le dije antes, es voluntario y la empresa decide cuál es la información que quiere compartir. Y esta difusión puede ser parcial, es decir, no es necesario que lo difunda todo”.

-¿Puede darse el caso de que una empresa difunda información falsa?
“Este mecanismo es buenísimo, porque permite luchar contra las fake news. Por ejemplo, usted se da de alta como periodista y viene respaldada por su medio. Su perfil cuando escribe un tuit avala lo que usted firma. Es una magnifica herramienta para que el periodista diferencie entre lo que es veraz o no”.

-¿Cómo surgió la idea de crear esta plataforma blockchain a través de publicar la lista?
“Hace tiempo, pero le insisto: yo no publiqué la lista, solo la compartí”.

-En la entrevista que le hice hace dos años, en su anterior visita a Tenerife, le pregunté si se arrepentía de lo que había hecho con todo el follón que se ha formado. ¿Sigue sin arrepentirse?
“A nivel personal no me arrepiento, y a nivel global creo que los demás, incluidos los gobiernos, son los que tienen que decidir si les vale la pena o no”.

-¿No cree que es una utopía esperar que nadie defraude?
“Yo soy de la opinión de que el fraude es contextual, es decir, es el contexto el que lo permite. Los paraísos fiscales tienen un contexto que impide que el dinero que se entrega que viene de actos ilícitos se mire como ilícito, porque hay un contexto que lo permite. Tenemos que hacer que no se dé el contexto para defraudar y el blockchain es un buen marco”.