quiero ser reina

Marc Philguer: “Empecé a interesarme por el maquillaje y la moda por las revistas de mi madre”

Su interés por el maquillaje y la moda le viene desde joven, de ojear las revistas de su madre y las fotos de familia, de las que le llamaban especialmente la atención los peinados y el maquillaje que se usaba por aquel entonces. Reconoce también que tuvieron gran parte de culpa las Vogue y una muñeca Barbie de su vecina

Marc Philguer, maquillador y estilista

Marc Philguer, comenzó trabajando esporádicamente para delegaciones como Miss y Míster Tenerife. Tras colaborar con agencias de moda de la isla, dio el salto a Madrid, llegando a trabajar para la Mercedes Fashion Week y a ejercer como director de estilismo en la revista Neo2 Video Interviews. Es profesor en la escuela de maquillaje Tenerife Make Up.

– ¿Cuéntanos como fueron tus inicios en el maquillaje?
“Comencé con 17 años. No fue por inspiración de nadie, ni tuve un referente en mi familia, que siempre se ha dedicado a la hostelería. MI motivo lo encontré en las revistas. Las revistas que veía en casa de las amigas de mi madre. Las típicas que veías y leías. Incluso las fotografías familiares, cuando veía esos peinados y el maquillaje que utilizaban. Así me empezó a picar la curiosidad por el mundo de la moda. Empezó cuando yo estaba en el instituto. Tenía amigas que se presentaban a certámenes de belleza y yo, me medio vendí y mentí piadosamente [ríe]. Vendiéndome como maquillador, me dieron la oportunidad de maquillarlas y así comencé a meter un poco el pie en esto del maquillaje y el estilismo. A través de los certámenes de belleza”.

Marc Philguer maquilla a Ariadna Fregel, concursantes de Quiero ser Reina / Foto: Fran Pallero
Marc Philguer maquilla a Ariadna Fregel, concursantes de Quiero ser Reina / Foto: Fran Pallero

– ¿Así que tu pasión por la profesión viene de las revistas?
“Sí, mi pasión por la profesión viene de ver revistas. Pero también me empujó una muñeca, un juguete, la llamada Barbie. Mi madre me llevaba a jugar con una vecina y yo siempre veía esa muñeca maquillada en esa época, era principios de los 90, con todos esos colores y esos peinados tan ostentosos, esa ropa noventera… Me llamó mucho la atención no el juguete en sí, sino el cómo iba arreglada. Un día jugando en el salón de la casa de mi vecina vi en la mesa una revista que ponía Vogue, era la primera vez que veía una Vogue, y era una Vogue América. Recuerdo que en la potada había una chica rubia que me recordó a la Barbie y dije: ¡wow! Fue como si fuese real, y empecé a ojearla. Yo estaba maravillado, fascinado con todo lo que veía, con la moda que había en las páginas. Con la cosmética, lo que se vendía en los anuncios de la época de L’Oréal, Margaret Astor. Ahí empecé a engancharte es esto. Así que también fue, prácticamente, por culpa de aquella muñeca”.

– ¿Qué tipos de maquillajes realizas?
“Prácticamente de todo. Te puedo hacer maquillaje tanto para una pasarela, como para una sesión de fotos, para una reina de Carnaval [risas]”.

– ¿Y cuál es tu especialidad?, ¿dónde estás más cómodo?
“Mi especialidad en el maquillaje diría que está más próxima al mundo de la moda. Seguro. Ya sea un shooting, una pasarela, o maquillar a una modelo para cualquier trabajo… Primero, porque la moda, como todo, es una evolución y yo creo que es una manera que tengo también de reciclarme continuamente, de aprender todo el tiempo y, sobre todo, es muy, muy creativa. Ahí es donde puedo jugar más.”

– ¿Cómo decides dar el salto a Madrid?
“Como dije, con 17 años ya empecé a meter la mano en el tema de los certámenes de belleza, así que con los años me veía un poquito estancado. Entonces empecé a conocer a algunos fotógrafos y modelos y a hacer pequeñas colaboraciones, por lo que me picó la curiosidad de pasar de la belleza y al mundo de la moda. Y decidí, como no, ir a la ‘capital’. Con una maleta, me fui con una mano delante y otra detrás, y para Madrid. Y así inició mi andadura en Madrid”.

Marc Philguer maquilla a Tifany Sánchez, concursantes de Quiero ser Reina / Foto: Fran Pallero
Marc Philguer maquilla a Tifany Sánchez, concursantes de Quiero ser Reina / Foto: Fran Pallero

– ¿Qué es en lo primero en qué te fijas antes de maquillar a alguien?
“Siempre que miro a una persona, siempre que miro un rostro, me suelo fijar en ese punto especial que tiene. Si tiene unos ojos grandes, pequeños, azules, unos labios gruesos… Creo que todas las personas tienen algo especial en su belleza. Además, me fijo en el conjunto y veo qué puedo sacarle, o sea, qué partido le puedo sacar”.

– ¿Cuál es el truco estrella de Marc Philguer?
“Un truco estrella… Yo creo que no hay nada inventado, pero si tuviese algún truco estrella, yo creo que recomendaría una buena alimentación y una buena hidratante… Qué mejor que una piel fresca y sana. Yo creo que ese es el truco.

– Si pudieras escoger a alguien a quien maquillar ¿quién sería?
“A Beyoncé”.

– ¿Y aquí en Canarias, a quién?
“Me gustaría maquillar a Eloísa González. No sé por qué, me parece esa belleza canaria que llama mucho la atención”.

– ¿Qué crees que aporta ‘Quiero ser Reina’ al Carnaval?
“Primero, aparte de que me parece un concurso y un proyecto interesante. Creo que sobre todo a nivel personal, el conocer a artistas, como fotógrafos, diseñadores, toda esa gente creo que va a hacer algo interesante. Creo que va a resultar para mí algo productivo. A la gente le gusta este tipo de concurso, este tipo de certámenes y creo que va a dar mucho juego”.

– ¿Algo que vayan a aprender contigo las concursantes?
“Voy a intentar educarlas en el mundo del maquillaje, porque es bastante importante el tema de educar un poco, el cómo se usa, el por qué y cuándo. Y sobre todo algo de automaquillaje, como sacarse partido… Y algún truquito de belleza”.

Marc Philguer maquilla a Cristina Belda, concursantes de Quiero ser Reina / Foto: Fran Pallero
Marc Philguer maquilla a Cristina Belda, concursantes de Quiero ser Reina / Foto: Fran Pallero

– ¿Qué diferencias hay entre maquillar para la moda y para Reina del Carnaval?
“Las técnicas pueden ser las mismas, pero en la pasarela tienes que regirte a lo que te pide el diseñador o lo que te pide una firma. Cierto es que el mundo de la pasarela es más amplio. Puedes ver una desde cara limpia, un ‘no make up‘ a ver rostros híper, mega maquillados, porque es lo que te exige el diseñador. En cambio, en el Carnaval hay que ser mucho más detallista, hay que ser mucho más cuidadoso. Acompañar el maquillaje con la fantasía, utilizar bien una buena pedrería, la purpurina… Yo creo que hay que ser un poquito más meticuloso en eso y más delicado”.

– ¿Consejos de maquillaje para todos?
“Primero, que menos, es más. Yo creo que eso es algo importante. Una cara fresca es mucho más agradable de ver, y eso que te habla un maquillador. Segundo, cuidarse por dentro, si no, la belleza por fuera no es viable. Y tercero, usar buenos productos. Yo creo que no hay más”.

– ¿Consejos para alguien que quiere empezar en la profesión?
“Mucha constancia y trabajar duro. Obviamente, para conseguir cualquier cosa hay que ser constante, hay que trabajar bastante. Y otro más, sería pensar siempre a lo grande, porque soñar es para todos, aunque marcándote objetivos. Y como no, ser humilde, porque eso lo van a valorar mucho. Sí, en resumen, el trabajo duro, ser humilde y pensar a lo grande, creo que son los mejores consejos.

– ¿Un sueño que cumplir?
“En lo personal, creo que voy alcanzado algunos, pero lo que de verdad me importa es que mi familia y mis amigos estén a mi lado, viendo cómo voy cumpliendo esos sueños. Eso, para mí, es más importante. En lo profesional, me gustaría tocar otras ramas, porque donde tú me ves, me encanta el mundo de la moda y me encantaría sacar una colección propia. Yo creo que sería otro sueño… ¡y tal vez sea pronto! [risas]”.