superconfidencial

95 años de honradez

La única ideología que sostiene a Coalición Canaria, cuyo origen fue muy local y hasta suburbial, es la que le aporta el PNC, Partido Nacionalista Canario, que hoy cumple 95 años de honradez. Lo van a celebrar esta tarde en el Círculo de Amistad XII de Enero los militantes de un partido en cuya historia […]

La única ideología que sostiene a Coalición Canaria, cuyo origen fue muy local y hasta suburbial, es la que le aporta el PNC, Partido Nacionalista Canario, que hoy cumple 95 años de honradez. Lo van a celebrar esta tarde en el Círculo de Amistad XII de Enero los militantes de un partido en cuya historia están Secundino Delgado, José Cabrera, Bernardo Cabrera, José Diego Guigou, Juan Pedro Dávila (padre), Juan-Manuel García Ramos y otros muchos que han dado su vida y su tiempo por un partido limpio y con una trayectoria que honra a los denostados nacionalismos. Una historia plagada de sensatez y de amor a la tierra, sin estridencias y con una carga muy grande de sentido común y de compromiso en la defensa de sus islas. Aliado electoral de Coalición Canaria, que debería llevar sus siglas, no siempre ha sido bien tratado por esta formación. El PNC es la parte honrada de un nacionalismo canario propenso a los vaivenes ideológicos y acomodaticio, tantas veces vendido a Madrid. Es el aliado sensato y cabal, que aporta ideología y coherencia. Y hace falta porque ya se sabe cómo actúan los partidos sucursales del centralismo de Madrid en Canarias, que son capaces hasta de justificar con idioteces que este Gobierno errático y provisional de Pedro Sánchez se olvide del Estatuto de Autonomía y del REF en la elaboración de los presupuestos de este año. Y entre sus testaferros locales esto no encuentra sino una respuesta tímida y en ocasiones inexistente. Miedo y subordinación a Madrid se llama eso, desafiando privilegios que nos vienen desde los Reyes Católicos. Hoy hace 95 años que existe el PNC y no existe ningún partido que pueda celebrar tantos años defendiendo Canarias. Por eso me parece justo que la fecha no pase desapercibida.