familia e infancia

Cuatro juegos ideales para compartir con nuestros hijos

Tipos de juegos ideales para compartir con nuestros hijos y disfrutar de momentos imaginativos y emocionantes

Grupo de jugadores de mesa

Los juegos de mesa llevan años en constante evolución, dejando atrás aquellos en los que sólo había azar, como La Oca, que resultaban tremendamente tediosos o en los que un jugador podía quedar eliminado antes de la conclusión del juego. En la actualidad, la gran mayoría de juegos buscan que la experiencia sea altamente gratificante para cada uno de los participantes, incluso aunque resulten perdedores.

En medio de este entorno en expansión y adaptación, hay un tipo de juegos que ha destacado sobre el resto, ya que se ha convertido en una demanda de la comunidad de jugadores, que al ampliarse, se ha transformado en un grupo tremendamente heterodoxo en el que se mezclan jugadores veteranos, casuales, adultos, infantiles, recurrentes y ocasionales, entre otros muchos.

Nos estamos refiriendo a los denominados juegos cooperativos.

 

Los juegos cooperativos

 

Frente al esquema de juego clásico en el que una persona se proclama ganadora, en solitario o equipo frente a otros, en los juegos cooperativos todos los jugadores ganan o pierden, siendo el rival a batir el propio juego, generando una experiencia totalmente nueva. Esto hace posible que jugadores muy distintos, como pueden ser padres que quieran compartir un momento lúdico con sus hijos, trabajen juntos en pos de la victoria.

Conscientes del éxito que los juegos cooperativos iban cosechando entre jugadores y especialmente en ambientes familiares, que buscaban huir de la competición o rivalidad, los diseñadores han ido ampliando el abanico de posibilidades. Bien transformando los superventas como Pandemic en versiones más enfocadas a la familia como La Isla Prohibida o inventando dinámicas completamente novedosas como en Time Stories o Robinson Crusoe, la cantidad de juegos cooperativos disponibles se ha incrementado de sobremanera en temáticas y formas de jugar.

 

¿Qué ofrece un juego cooperativo?

 

El colaborar en busca de un fin común permite no sólo que podamos compartir momentos con jugadores menos habituados a las mecánicas de los juegos de mesa, como nuestros hijos, sino que genera dinámicas de grupo y consigue que se reparta la sensación de éxito o la frustración de la derrota. En ocasiones, resulta tan divertido vencer al juego como compartir el fracaso y posibilita a los padres el gestionar esas sensaciones, ya que las están compartiendo de tú a tú.

En los juegos cooperativos actuales se nos presenta un entorno, habitualmente muy imaginativo, en el que debemos superar una serie de desafíos para lo que es imprescindible que los jugadores actúen en equipo. Lo más normal es que la eliminación de cualquiera de los jugadores no sea posible o que en caso de ocurrir, suponga la derrota de todos.

Estos rasgos hacen que este tipo de juegos sean ideales para compartir con nuestros hijos. Podemos disfrutar de un momento imaginativo y emocionante en el que, dependiendo del juego, podemos además cultivar la lógica, desarrollar habilidades sociales o hacer cálculos. Además, los juegos están diseñados para ser interesantes más allá de las diferencias de edad o cultura, lo que los hace ideales para familias y grupos de amigos.

Como muestra, vamos a recomendar algunos de los juegos cooperativos más interesantes del panorama actual.

La Isla Prohibida

La Isla Prohibida fue desarrollada por Matt Leacock en el 2010 como una forma de acercar uno de los juegos cooperativos más famosos, llamado Pandemic, a un público más infantil / juvenil. Desde su salida en España, lo considero una de las mejores formas de compartir un buen momento lúdico entre padres e hijos, no sólo atendiendo a mi experiencia personal, sino a los comentarios que me han hecho, tras probarlo en eventos multitudinarios o en su propio hogar.

En La Isla Prohibida, desde un jugador hasta cuatro, escogen los roles de diferentes aventureros, moviéndose alrededor de una isla misteriosa en busca de tesoros ocultos, mientras la isla se hunde a su alrededor. Todos los jugadores ganan si encuentran y recuperan todos los tesoros ocultos, escapando luego en un helicóptero y pierden si no lo consiguen.

Con un nivel de dificultad ajustable, precio adecuado, componentes atractivos, sencillez fascinante y una presentación muy vistosa en caja de metal con relieve, sigue siendo mi primera recomendación para aquellos padres que quieran jugar con sus hijos.

Leyendas de Andor

Leyendas de Andor es una proposición muy imaginativa que mezcla una aventura con la esencia de El Señor de los Anillos, con un sistema narrativo que nos permite contar una emocionante historia a medida que avanzamos en el juego, resolviendo puzles lógicos y dilemas con un fondo matemático. Tal fue el éxito del juego que en la actualidad cuenta con numerosas ampliaciones que han ido añadiendo nuevas historias y retos.

En Leyendas de Andor, de uno a cuatro jugadores se ponen en la piel de cuatro héroes que deben trabajar juntos para defender el reino fantástico de Andor de unas hordas invasoras. Para proteger las fronteras de Andor, los campeones se embarcarán en peligrosas búsquedas a lo largo de cinco escenarios únicos, mientras contienen a los seres monstruosos que tratan de destruir el castillo, con lo que deben equilibrar sus prioridades y tácticas, cuidadosamente.

El alma de este juego es un sistema narrativo único que nos va contando una historia a medida que avanzamos, en la que los jugadores son los protagonistas, en pos de alcanzar un final feliz en este épico relato fantástico.

Purple / White Stories

Aunque el formato original de este juego se llama Black Stories, su éxito ha llevado a la edición de dos modalidades infantiles. En el juego original, los jugadores tenían que resolver todo tipo de crímenes y situaciones horribles, simplemente preguntando al narrador, que es ayudado por el juego. Ahora, una serie de misterios dedicados a los más pequeños de la casa, permiten conservar la esencia del juego, pero sin los detalles más macabros.

En el juego, uno de los participantes selecciona uno de los misterios disponibles y lo lee, enseñando la parte delantera de la carta al resto de jugadores, en la que se indica el misterio a resolver. A partir de ese momento, cada persona puede ir haciendo preguntas hasta esclarecer el suceso, pero el Narrador sólo puede responder “Sí”, “No” o “No lo sé”.

El Gran libro de la Locura

Aunque bastante más complicado que los anteriores, El Gran Libro de la Locura ha tenido un éxito importante por su temática, que enlaza con las historia infantiles y juveniles acerca de magos, tan populares a día de hoy. Desde Fantasía o La Bruja Novata a Harry Potter, las historias de magos y los divertidos problemas que suceden a su alrededor siempre han resultado fascinantes y, en este juego, podemos ser parte de ello.

En El Gran Libro de la Locura, de dos a cuatro jugadores encarnan el papel de jóvenes hechiceros intentando cerrar un libro maldito del que se han escapado numerosos monstruos. En cada turno los jugadores tendrán que aprender hechizos, utilizar su magia y evitar la locura, con el fin de devolver a las criaturas de pesadilla al libro y poderlo cerrar.

Este juego representa un desafío por sus dinámicas de juego, pero sus tres niveles de dificultad ayudan a que cualquier jugador pueda encontrar un reto a su altura.

Espero que este breve resumen acerca de los juegos cooperativos sirva para que algunos padres se atrevan a jugar con sus hijos, de forma que ambos compartan estrategias, victorias y derrotas, más allá del tedio que suponían los juegos de antaño, recuperando esas experiencias que muchos habíamos olvidado. Más allá de la victoria o la derrota, el momento que compartimos es lo verdaderamente importante de cualquier juego.

Por Roberto Gutiérrez Albertos
www.comicsymazmorras.com
www.facebook.com/comicsymazmorras