Tribunales

El medallista olímpico Antonio Peñalver declarará como testigo en un juicio por abusos a menores en Tenerife

El medalla de plata en Barcelona 92, que declaró a la Policía haber sufrido los excesos del encausado MIllán, vendrá a la Isla, pero el histórico expresidente de la Federación española de Atletimso, José María Odriozola, intervendrá por videoconferencia

El decatleta Antonio Peñalver, tras ganar la medalla olímpica en Barcelona 92. Europa Press

El medallista de plata en las exigentes pruebas de decathlon durante los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, Antonio Peñalver, y el histórico expresidente de la Federación Española de Atletismo José María Odriozola serán dos de los testigos más relevantes que prestarán declaración durante el juicio por abusos sexuales a menores, cuya celebración está prevista a partir del próximo día 22. Mientras Peñalver se desplazará a la Isla, Odriozola ha solicitado recurrir a la videoconferencia.

Durante la vista, será la Audiencia Provincial tinerfeña la que juzgará como presunto autor de dos delitos de abusos sexuales a otros tantos menores de edad al entrenador de atletismo y exseleccionador nacional de pruebas combinadas Miguel Ángel Millán Sagrera.

Aunque el juicio versará sobre unos hechos acaecidos en Tenerife y que fueron denunciados por unos chicos que entonces tenían 14 y 15 años, el primero, y 16 y 17 años de edad, el segundo, lo cierto es que en el proceso figura de forma destacada lo acaecido en Murcia hace unos 25 años, donde Millán entrenaba a un selecto grupo de atletas entre los que se encontraba Peñalver, quien, como adelantó en su día DIARIO DE AVISOS, ya declaró a la Policía Nacional que, cuando era joven, también fue víctima de los excesos de quien fue su entrenador y mentor deportivo durante casi toda su exitosa carrera como atleta de élite.

Además de Peñalver, y como consecuencia de las denuncias presentadas en Tenerife en noviembre de 2016, al menos otro cinco exatletas murcianos también han señalado a Millán como presunto autor de otros tantos abusos sexuales, pero, en todo caso, estos hechos solo sirven como referencia, ya que ha prescrito cualquier tipo de responsabilidad que de ellos pudiera ahora derivarse.

Cabe recordar que la Fiscalía pide un total de 12 años de prisión para Millán, al considerar probado que el primer caso se inició entre los años 2010 y 2011, cuando la víctima contaba con entre 13 y 14 años, y que se prolongó hasta marzo de 2013, cuando el chico dejó el equipo, para, años después y siendo mayor de edad, presentó la primera denuncia tinerfeña contra Millán.

El segundo caso supuestamente se produjo en 2015, a raíz de un viaje a Gran Canaria con motivo de una prueba atlética, y que se intensificó cuando el acusado adquirió un piso en la zona del Porís de Abona (municipio de Arico).