Economía

“Estamos en un matrimonio con Canarias y por el momento nos queremos y respetamos mucho”

Cuando UniConf (United Confectionary) decidió instalar en Tenerife su fábrica de chocolate, inmediatamente se nos vino a la cabeza la extraordinaria película de Tim Burton Charlie y la fábrica de chocolate

Alexei Krilov, gerente de UniConf. | FOTO: Fran Pallero

Cuando UniConf (United Confectionary) decidió instalar en Tenerife su fábrica de chocolate, inmediatamente se nos vino a la cabeza la extraordinaria película de Tim Burton Charlie y la fábrica de chocolate, en la que un niño pobre y cuatro jóvenes ricos ganan una visita a una empresa que fabrica chucherías y chocolates. El sueño de todo niño, y adulto también. Es probable que la fábrica no tenga ninguna similitud con la de Charlie, pero lo cierto es que este nuevo negocio abierto en la capital, en la Dársena Pesquera, abrazado por la Zona Franca, ha venido para quedarse e introducir sus golosinas, caramelos de toffee y bombones en el mercado canario y europeo.

-¿Por qué Canarias?

“Bueno, es verdad que una de las principales razones es el beneficio fiscal, pero también hay otras de carácter estratégico para nuestra expansión a cualquier parte del mundo, ya sea África, América Latina o Europa. Es un archipiélago que está bien ubicado para crear todo un sistema logístico de crecimiento. Además, el carácter de la gente canaria y lo abierta que es para colaborar y ayudar ha sido una motivación importante. Todo esto nos ha hecho pensar que aquí podíamos empezar un nuevo negocio con empleados canarios y pagando los impuestos en Canarias, como cualquier empresa de aquí”.

-¿El Archipiélago puede ser un auténtico trampolín de cara a negocios en otros lados del continente?

“Efectivamente, nos interesa tanto el mercado canario como el europeo. Nuestra intención es expandir la marca no solo en Canarias, sino también en el mercado peninsular. Ya estamos en la mayor parte de las grandes cadenas de distribución de España. La gente ya nos conoce y este es nuestro primer objetivo”.

-¿Qué productos tiene la marca además de los bombones tradicionales?

“Tenemos una gama bastante amplia de productos. De momento, vamos a producir bombones y golosinas cubiertas de chocolate, entre otros productos, porque hemos investigado el mercado y los gustos del consumidor local, tanto de Canarias como de la Península, y ya sabemos más o menos lo que les gusta. Utilizamos una maquinaria muy moderna que prácticamente te permite producir una amplia gama de productos confiteros y te posibilita, además, hacer tus propios ajustes”.

-¿Cómo es una fábrica de chocolate por dentro?

“Para mí, una fábrica de chocolate es una obra de arte, es gente, es maquinaria… Pero a lo mejor es más fácil preguntarle a alguien que venga de visita, porque yo lo veo desde otro punto de vista: la confitería es un arte. Es un sistema muy bien organizado, con mediciones muy exactas, y todo esto garantizando la calidad del producto”.

-¿Qué tienen sus chocolates que no tienen los demás? ¿Qué los diferencia?

“Pues tenemos una línea dentro de la marca que se puede considerar completamente sana porque es para los veganos. No lleva nada artificial. Aromas totalmente naturales y con una gama de sabores interesantes”.

-¿Golosinas sanas?

“Así es. Sé que puede sonar un poco raro, pero esa es nuestra diferencia. Hacer llegar un producto de tradición y mucho consumo, como son los chocolates y las golosinas, pero sano. Nuestra intención es combinar estas dos cosas y dar a la gente esta opción. No solo para los golosos y los que han consumido golosinas toda su vida, sino también para los que quieren comer un producto sano y no comen golosinas porque tienen mucha azúcar. Pues nosotros, en ese sentido, ofrecemos algo diferente”.

Alexei Krilov, gerente de UniConf. | FOTO: Fran Pallero

-¿Cuántos empleados tiene actualmente la fábrica?

“Ahora mismo tenemos ya más de 50 empleados y nuestra intención es crear más empleo con las futuras ampliaciones que tenemos en previsión”.

-¿Cómo está el tema de la formación, teniendo en cuenta que para trabajar en la fábrica entiendo que hay que tener una formación específica?

“Depende, porque hay algunos campos, como los departamentos financieros o de logística, en los que ya tienen la formación, pero sí que es cierto que en la producción, sobre todo, porque nuestra maquinaria es muy moderna y compleja, damos formación no solo en España, sino también los mandamos fuera para que visiten otras fábricas de confitería para ver un poco cómo funcionan. Tenga usted en cuenta que no existe ninguna otra fábrica de chocolates en el mundo que posea en estos momentos la maquinaria tan moderna que tenemos nosotros aquí en Tenerife”.

-¿Como se han sentido en Canarias? Se que lo pongo en un aprieto, pero ¿se han encontrado con dificultades, sobre todo administrativas y burocráticas, a la hora de instalarse en la Isla?

“Se que ha sido un proceso difícil, pero no peor que para cualquier marca que entra en un mercado nuevo. Pero al final, ya la gente nos conoce. No podemos decir que dominamos el mercado, pero ya nos conocen. Nuestro objetivo ahora es ir desarrollando esta relación tanto con el mercado como con el consumidor y no perder la confianza”.

-No se encontró con problemas, entonces.

“No mucho más que en otros países. Cada uno tiene su propia burocracia y, en cierta manera, es lógico, porque hay que tener un sistema regulatorio. Pero, desde el punto de vista de nuestra fábrica yo solo puedo confirmar lo que dijimos en la ceremonia de inauguración. No hemos tenido ningún problema con la administración en Canarias a pesar de la legislación y la normativa. A grandes rasgos, la Administración siempre ha sido cordial con nosotros. Desde el Cabildo, el Gobierno y la Autoridad Portuaria de Santa Cruz hasta la propia Zona Franca. Y esto es lo que nos ha hecho comprender que hemos hecho bien al optar por Tenerife para instalar nuestra fábrica. La disponibilidad y la actitud colaboradora de las administraciones ha sido estupenda. No podemos sino agradecer a la gente y a las autoridades de la Isla su buena acogida y colaboración. Al final somos socios comunes y a ambos nos interesa. Estamos en un matrimonio con Canarias y por el momento las partes se respetan y se quieren mucho. El objetivo es seguir así”.