La Laguna

La Laguna no ha pagado 1,4 millones a la FEB por el Mundial de Baloncesto

La Federación Española de Baloncesto da el enésimo ultimátum al Ayuntamiento lagunero para que cumpla con sus obligaciones como sede principal de la Copa del Mundo femenina de septiembre

En la imagen, el quinto por la izquierda, el presidente de la FEB, Jorge Garbajosa, junto al alcalde lagunero, José Alberto Díaz (CC), y el resto de altos cargos. DA
En la imagen, el quinto por la izquierda, el presidente de la FEB, Jorge Garbajosa, junto al alcalde lagunero, José Alberto Díaz (CC), y el resto de altos cargos. DA

El Ayuntamiento de La Laguna no ha abonado a la Federación Española de Baloncesto (FEB) la parte que le correspondía por la organización del Mundial Femenino que se celebró en Tenerife el pasado mes de septiembre, cifra que asciende a 1,4 millones de euros, tal y como ha podido confirmar DIARIO DE AVISOS.

Hasta tres instituciones Ayuntamiento de La Laguna, Cabildo de Tenerife y Gobierno de Canarias, se comprometieron a aportar los gastos propiciados por traer la Copa del Mundo a la Isla, pero el Consistorio lagunero no ha cumplido con su deber, pese a los continuos requerimientos de la FEB.

El primer inconveniente surgió con la forma de pago. Mientras el estamento federativo reclamaba un único abono, el Ayuntamiento de Aguere quería fraccionarlo en dos. Por ello, en julio pasado, a menos de dos meses para la celebración de la cita, se convocó una junta extraordinaria del Organismo Autónomo de Deportes (OAD) en la que se comunicó a los diferentes grupos municipales que la FEB había dado un ultimátum para ingresar los citados 1,4 millones de euros. En los últimos meses no se han celebrado juntas ordinarias del citado organismo municipal que gestiona el área de Deportes, pese a que es el foro en el que se presentan los gastos de manera pormenorizada.

La respuesta del Consistorio fue la de fraccionar la cuantía en dos pagos de 700.000 euros cada uno, pero, a día de hoy, ninguno de ellos se ha hecho efectivo. Tal y como ratifican las fuentes consultadas por este periódico, el malestar del ente dirigido por Jorge Garbajosa es tal que, aprovechando la visita a la Isla de la selección absoluta el pasado mes de diciembre para enfrentarse a la de Ucrania, se produjo una reunión para conocer los detalles y motivos del retraso y que se pusiera fin al mismo. El Ayuntamiento lagunero volvió entonces a comprometerse a saldar su deuda en el espacio de tiempo más breve posible.

En la FEB existe gran preocupación, pues deben justificar antes del 31 de este mes al Consejo Superior de Deportes (CSD) su presupuesto, para que este organismo fiscalice sus cuentas y que sean compatibles con la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Se da la circunstancia de que, tras expirar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del pasado año, el plazo para que el Ayuntamiento lagunero realice este pago también finalizaría el 31 de enero, al igual que ocurre con el convenio de Las Chumberas. Cabe recordar que no es la primera ocasión en la que el Consistorio de la Ciudad de los Adelantados ve manchada su credibilidad presupuestaria por incumplir en sus pagos o abonarlos con mucho retraso, a pesar de que ha mejorado en los últimos meses su período medio de pago, tal y como se recoge en la página web municipal.

El Mundial de Baloncesto Femenino Tenerife 2018 fue considerado por el presidente de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), Horacio Muratore, como “el mejor de la historia” por su repercusión mediática, situando a la Isla como aspirante a organizar futuros torneos internacionales. Una imagen que podría verse ahora resentida por el citado retraso en el pago del Consistorio que dirige el alcalde nacionalista José Alberto Díaz y que afecta directamente a la FEB, socio principal de FIBA.

En los próximos días se espera una reacción inmediata por parte del grupo de gobierno de CC para resolver una situación que lleva enquistada desde hace varios meses.

No se llevaron a cabo todos los actos paralelos al Mundial

En un primer momento, FIBA y FEB planificaron varios conciertos y actos conmemorativos paralelos a la celebración de la Copa del Mundo que no pudieron llevarse a cabo por la falta de liquidez, debido a que algunas administraciones públicas canarias no cumplieron con los plazos requeridos en un primer momento.