X
    Secciones: Política

Miquel Iceta: “A Coalición Canaria le interesa mantener la tensión con Madrid, como hacía Pujol en Cataluña”

Miquel Iceta, secretario general del PSC. / DA

La visita a Tenerife del secretario general del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), Miquel Iceta (Barcelona, 17 de agosto de 1960), se produjo el pasado viernes, justo el día en el que el Gobierno de Pedro Sánchez rompía las negociaciones con los independentistas catalanes. Su estancia en la Isla tenía un motivo: el IV Galardón Guindaste, premio que le concedió la Agrupación Socialista de Los Realejos. Entre otros aspectos, con esa distinción, los socialistas realejeros le reconocían a Iceta su apuesta por el diálogo y su altura de miras en el momento tan convulso que vive su tierra. El líder de los socialistas catalanes atendió al DIARIO el pasado sábado, jornada de reflexión y análisis, tras la “locura” informativa del día 8.

-¿Qué valoración hace 24 horas después de la ruptura de las negociaciones con los independentistas?
“Nos ha parecido muy bien el esfuerzo del Gobierno en intentar el diálogo con el independentismo. Es conocida qué propuesta hizo el Ejecutivo y el independentismo no la ha aceptado, les corresponde a ellos explicar el porqué no. De todas maneras, todos sabemos que tarde o temprano habrá que hablar y habrá que acordarlo. No hay una solución fuera de esa vía de diálogo, negociación y pacto. Hasta que no haya transcurrido el juicio, se haya dictado sentencia y el independentismo haya enfocado la siguiente etapa política, no se dan las condiciones, de verdad, para iniciar un diálogo de fondo”.

-Con lo cual, ¿fue precipitado intentar dialogar antes del juicio?
“El diálogo es necesario siempre. Lo que pasa es que, objetivamente, el juicio es un obstáculo. Hemos llegado a un juicio por el fracaso de la política y ahora, puede suceder, que el juicio dificulte hacer política. Por lo tanto, estamos en ese momento. Tenemos la suerte de contar con el documento que el Gobierno planteó y que, por desgracia, el independentismo rechazó y, en fin, como me ha pillado aquí, no sé exactamente el porqué de ese rechazo”.

-¿Ha hablado usted con el presidente Sánchez en las últimas horas?
“Sí, ayer (por el viernes), pero fue para comentar cómo iban las cosas. No fue una conversación con muchas novedades”.

-¿Tiene que ver la ruptura con los independentistas con la manifestación de PP, Cs y Vox de mañana?
“No lo creo. Considero que la derecha, por desgracia, va a intentar obstaculizar cualquier movimiento en favor del diálogo. Lo que pasa es que a mí, hasta cierto punto, me sorprende y me indigna que se pretenda decir que el Gobierno del PSOE es el que pone en riesgo la unidad de España. Porque claro, ¿quién gobernaba cuando se aprobó en el Parlament la ley fundamental de la República?; ¿quién gobernaba cuando se hizo un referéndum ilegal?; ¿quién gobernaba cuando se proclamó la independencia? Gobernaba el PP. Por lo tanto, la unidad de España ha estado puesta en peligro cuando gobernaba el PP, no ahora que gobierna el PSOE. Creo que una vez conocida la propuesta del Gobierno, algunas expresiones furibundas desde la derecha son muy chocantes y solo se explican desde una estrategia partidista de desgaste al Gobierno”.

-Sin embargo, voces discrepantes también hay en el PSOE.
“Toda negociación tiene fases de discreción. Entonces, no se conoce realmente el contenido. Pero, en el PSOE hay un consenso amplísimo en la idea que fijó el presidente Sánchez: vamos a buscar un diálogo dentro de la ley, y en eso estamos todos de acuerdo. Y creo que cuando hoy, todo el mundo ha podido leer el documento, verá que el presidente Sánchez se ciñó a su propio guión y estaba buscando un diálogo dentro de la ley”.

-Pero, las voces discordantes también le han llegado desde su propia formación política.
“Como llevo mucho tiempo en política, he dicho primero que en el PSOE, y afortunadamente, hay diversidad de opiniones y, por lo tanto, es lógico que no todo el mundo diga que sí a todo por sistema. Y, en segundo lugar, el propio carácter de esas negociaciones, la discreción en la que se desarrollaron, hasta que llegó el desenlace pues, favorecía a que se dieran malas interpretaciones, incluso, hasta suspicacias”.

-Hoy (por el sábado) las portadas apuntan a la convocatoria de elecciones, ¿es el momento?
“Me perdonará, pero eso lo debe decidir el presidente, tal y como recoge la Constitución”.

-No utilice el manual. Ante la situación política actual, junto a la no aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ¿debería el presidente convocar elecciones?
“Los presupuestos se votan el miércoles”.

-¿Cree que se aprobarán los PGE?
“No lo sé. Lo que digo es que las decisiones hay que tomarlas momento a momento y las tiene que tomar aquel que puede hacerlo. Es verdad que la oposición quería hacer cuanto más corta esta legislatura, mejor, pero tuvieron la oportunidad de hacerlo. Recuerdo que el presidente le ofreció a Cs, a cambio de que Cs apoyara la moción de censura, la fecha electoral y, Cs no quiso. Quizá, luego, se han arrepentido, y se les esté haciendo demasiado largo”.

-¿Qué opinión tiene sobre convocar todas las elecciones juntas el 26 de mayo?
“No se puede descartar ninguna fecha. La concentración de todas las elecciones en una puede tener alguna ventaja, pero también algunos inconvenientes”.

-¿Ventajas y desventajas?
“Una ventaja sería el gasto, aunque considero un inconveniente el poder diluir la importancia de las elecciones autonómicas y locales. Muchos alcaldes me han dicho que lo que quieren es que se hable de su pueblo, de lo que hemos hecho o, de lo que hemos criticado, si estamos en la oposición. Si se concentran, ese debate puede quedar diluido en lo que realmente es el centro de atención de unas elecciones municipales y autonómicas”.

-¿Cómo se explica que el miércoles pasado la vicepresidenta, Carmen Calvo, asegurara que no se estaba negociando y, el viernes ya se dice que las negociaciones están rotas.
“Cuando se negocia, hay elementos que se producen con discreción, por lo tanto, no son conocidos. Eso se presta, a veces, a malentendidos o incluso, a alguna suspicacia. Al final, todos acabamos sabiéndolo todo. Afortunadamente, en este caso, el Gobierno planteó su propuesta en un documento escrito y creo que eso es muy importante ya que todos los ciudadanos pueden juzgar qué es lo que el Gobierno proponía, si les parece bien o les parece mal y, en este caso, los independentistas tienen la oportunidad de decir, por qué no lo aceptaron. Se pasó, se puede decir, una semana con incertidumbre, pero como pasa en toda negociación de cierto calado. Nadie duda de que el problema catalán es uno de los problemas más importantes a los que nos enfrentamos. Probablemente, desde el punto de vista de crisis constitucional, es el más importante desde el 23F. Que hay en Cataluña dos millones de personas que han dado su apoyo a partidos independentistas; que el independentismo cometió el grave error de saltarse la ley y que, reconducir todo eso a un terreno razonable de discusión, va a costar mucho tiempo. Y si encima, añadimos un juicio, que en breve comenzará, creo que es una mezcla muy muy compleja y que, por lo tanto, nadie puede esperar en soluciones mágicas o rápida”.

-¿Quién iba a ser el relator?
“No tengo ni idea”.

-¿Ni siquiera propuso usted un nombre?
“No. En el documento del Gobierno se explica, claramente, qué se esperaba de esa persona, alguien que pudiera concitar la confianza de todos”.

-¿Pablo Iglesias hubiese podido ser un buen candidato?
“Creo que no pensaban en un político en activo”.

-Cambiemos de tercio. En Canarias ha habido mucha polémica por la posible huida de fondos para las Islas hacia Cataluña ¿Cómo lo ve usted? ¿Llegó a Cataluña la polémica?
“Como allí tenemos los problemas que tenemos, esas cosas llegan muy de lejos. Desde el punto de vista porcentual, que es lo que nos permite comparar, Canarias está por delante de Cataluña. Lo entiendo, en el sentido del carácter ultraperiférico del Archipiélago, la insularidad, requiere de un tratamiento específico, de eso no hay ninguna duda. Desde luego, no solo no lo discuto, sino que creo y, visitando un poco las Islas se ve, que se ha intentado aprovechar muy bien esa posibilidad, pero porque cuesta mucho la prestación de servicios públicos en un panorama, digamos, que de dispersión tan grande como el que supone a Canarias. Por lo tanto, se suele discutir poco cuando este Archipiélago recibe, en cierta medida, un trato especial, porque su situación es, evidentemente, especial”.

-¿Ha entendido esa polémica?
“El estado de las Autonomías, ya en su concepción, implica, de vez en cuando, tensiones territoriales y es lógico que los gobiernos autonómicos intenten estirar más la manta hacia su terreno. Afortunadamente, el proyecto de PGE es un documento escrito, uno puede ver, exactamente, qué es lo que hay y lo que no hay, y creo que, desde este punto de vista, la gente de Canarias puede estar muy tranquila. Probablemente, CC, que está gobernando desde hace tantos y tantos años aquí, necesita mantener esa tensión, con todos los respetos, muy parecida a la que hacía Pujol en Cataluña”.

-Han desempolvado el “Madrid nos maltrata”.
“Hay una cosa que siempre me ha sorprendido, pero no solo en el caso de Canarias, también en el caso de Cataluña, que nos fijamos mucho en lo que son las cifras de la inversión territorializada, y, a veces, olvidamos los temas más importantes. Desde mi punto de vista, me interesa mucho más el aumento del salario mínimo; el poder adquisitivo de las pensiones o la reducción significativa del copago farmacéutico porque eso afecta a todos los ciudadanos, más que la discusión de las partidas que van a uno u otro territorio. No digo que no sean importantes, pero no perdamos de vista lo otro”.

-Ha venido a Tenerife para recibir el IV Galardón Guindaste, que le han concedido en la Agrupación Socialista de Los Realejos.
“Cuando te entregan un premio que también ha recibido Pedro Zerolo, María Teresa Fernández de la Vega o Jesús Caldera, uno se pregunta si está a la altura. No sé si estoy en esa liga, pero lo agradecí muchísimo. En Los Realejos me sentí como en casa y muy querido. La verdad, estoy muy feliz”.

Te puede interesar