Sucesos

Una familia de Anaga sigue viviendo con el miedo a más derrumbes en su casa

Hace más de una semana que varias rocas de gran tamaño cayeron sobre la vivienda, pero Candelaria y los suyos siguen sin noticias de las autoridades

Rocas como la de la imagen siguen amenazando con caer al interior de la vivienda de Anaga. Cedida

La familia residente en el Parque Natural de Anaga que la semana pasada vivió con angustia cómo varias rocas de gran tamaño caían sobre el tejado de su casa sigue, una semana después, viviendo con el temor de que nuevos derrumbes terminen por provocar una tragedia que se antoja anunciada.

“Ha pasado una semana y aquí nadie ha hecho nada ni tenemos ninguna comunicación”, explicó ayer a DIARIO DE AVISOS Candelaria, conocida por sus allegados como Caya y que vive junto a su marido y uno de sus hijos en el número 52 de la calle Degollada de las Hijas, en las Casas de la Cumbre.

Fue durante la madrugada del pasado sábado día 3 cuando varias rocas cayeron sobre una de las dependencias de la vivienda, causando notables daños en el tejado y en uno de los vehículos de la familia.

El episodio, lejos de resultar aislado, no es más que otro a sumar en una relación de hechos similares, y que la familia denuncia, al menos, desde hace once años, y que pudo herir a una repartidora del pan, como se recoge en escritos oficiales dirigidos tanto al Cabildo como al Ayuntamiento.

“Ese día [tras el derrumbe de la semana pasada] vinieron a casa y estuvieron muy amables, y se supone que el lunes siguiente estuvieron aquí los bomberos, pero nosotros estábamos trabajando. Lo cierto es que, una semana después, todo está igual y no nos han dicho si nos van a ayudar o van a poner algo para evitar que caigan más piedras sobre la casa”, denuncia ahora Candelaria.