Santiago del Teide

El oleaje impide la reparación del emisario en Santiago del Teide

Entre seis y diez metros de la canalización submarina se han roto, y el Ayuntamiento ha cerrado por precaución Las Conchas y Playa Chica; la mejora del mar, clave para el arreglo

El alcalde, Emilio Navarro, junto al ingeniero de la obra y el gerente de la empresa Prosub. DA
El alcalde, Emilio Navarro, junto al ingeniero de la obra y el gerente de la empresa Prosub. DA

El alcalde de Santiago del Teide, Emilio Navarro, manifestó ayer que los trabajos de “emergencia municipal” para acabar con los vertidos provenientes de un emisario submarino en la playa de Las Conchas, en la zona de Neptuno, y en Playa Chica, en Puerto de Santiago, ambas cerradas, no se han podido ejecutar de manera continuada debido al estado de la mar, ya que, según explicó, en esa zona de rompiente, en la cota -1, las obras previstas no se pueden acometer si el mar no está en calma. El alcalde recordó que tras producirse la rotura en noviembre se firmó un decreto de emergencia municipal determinando una serie de trabajos de ingeniería para poner remedio a esta situación, que repercute negativamente entre los vecinos, turistas y los establecimientos de la zona.

El ingeniero de la obra, Humberto Hernández, señaló que “lo primero que se hizo tras el temporal fue una obra para desviar la tubería y alejarla un poco más para poder inspeccionarla. Una vez realizada esta tarea se ha visto que se han roto entre 6 y 10 metros de emisario en la zona de rompiente por lo que la dificultad es máxima. Si la rotura se hubiese producido a cinco metros de profundidad o en tierra se hubiese tardado una semana en arreglarlo, pero en la zona de rompiente es necesario que los buzos puedan estar de pie para realizar los trabajos”, indicó el ingeniero, que insistió en que los trabajos son relativamente sencillos, pero es necesario un buen estado del mar. Por su parte, Carlos Imaz, gerente de la empresa Prosub, indicó que “llevamos desde noviembre intentando solucionar este problema, pero apenas hemos podido inspeccionar por arriba el problema, dado que el mar no nos deja y a tanta poca profundidad menos. Indicó que desde que el mar nos permita adentrarnos en él vamos a acabar con este problema que tanta preocupación está generando”. Finalmente, Emilio Navarro indicó que mantiene un contacto directo con la Consejería de Sanidad y que “a pesar de que las aguas de Playa Chica y de Neptuno tienen calidad óptima para el baño vamos a seguir con el cierre de las mismas más que nada por seguridad hasta que se encuentre reparado el emisario en su totalidad. Lo que deseamos es que cuanto antes el estado del mar nos permita realizar esos trabajos. Si hubiese sido cualquier otra circunstancia esta obra ya estaría solucionada pero nos debemos al mar y a su estado”.