política

Pedro Fernández: “En ocho años no se ha hecho nada relevante para definir el futuro de Santa Cruz; uno busca y no encuentra nada”

Candidato de Sí se puede a la Alcaldía de Santa Cruz
Pedro Fernández Arcila. / Mario González
Pedro Fernández Arcila. / Mario González
Pedro Fernández Arcila. / Mario González

En las últimas elecciones municipales, los vecinos de Santa Cruz premiaron la labor de Sí se puede, permitiendo que duplicara su representación en el pleno del Ayuntamiento capitalino, pasando de dos a cuatro concejales. Su portavoz y candidato a la Alcaldía, Pedro Fernández Arcila (Santa Cruz, 1962), confía en que los chicharreros vuelvan a premiar la labor de su partido y consiga aumentar su representación el próximo 26 de mayo. Pide al resto de fuerzas de izquierdas que “hagan su trabajo” para que haya un cambio real en el Consistorio, en el que, asegura, “en estos ocho años no se ha hecho nada relevante para definir el futuro de Santa Cruz”. “Uno busca y no encuentra nada”, apostilla.

-Esta la tercera vez que concurre a unas elecciones como candidato a la Alcaldía de Santa Cruz, ¿por qué quiere ser alcalde?
“Porque tengo la sensación de que el proyecto con el que nos presentamos ha ido creciendo y recibiendo más apoyo y creemos que tiene mucho futuro. También hemos consolidado algo fundamental y es que en los barrios se empieza a concebir la potencialidad de Santa Cruz a través de la transformación social, urbanística, medioambiental y democrática gracias a la participación de los barrios. Creo que ha ido calando en estos ocho años”.

-¿Cómo valora el trabajo de su formación en estos ocho años de presencia municipal?
“Sí se puede se inició con un carácter muy acentuado en aspectos ambientales, que no lo ha perdido, pero al que ha ido incorporando algunas otras líneas, como es todo lo que tiene que ver con servicios sociales y los procesos urbanísticos de renovación urbana. Eso también tiene mucho qué ver con las personas que se han ido incorporando al proyecto”.

-Se refiere a los nuevos concejales Yaiza Afonso y Eligio Hernández…
“Sí, pero también a Asun Frías, que ha puesto en primera linea de trabajo todo lo que tiene que ver con los servicios sociales. Y sí, en este último mandato cada concejal ha incorporado a nuestro grupo una nueva visión para el proyecto de Sí se puede. Lo hace Yaiza, con todo lo que tiene que ver con el feminismo o cultura, y lo hace Eligio, con la movilidad sostenible o la protección del urbanismo histórico. Son bagajes que vamos metiendo en el proyecto político que creo que hace más interesante a nuestra formación. Así que pienso que nadie puede decir que es un proyecto agotado”.

-¿Y al trabajo de CC, tanto en este mandato como en el anterior, qué nota le pone?
“Me gustaría decir algo sobre lo que han hecho, pero lamentablemente estos ocho años van a pasar como una especie de paréntesis en la gestión municipal, en los que no se ha hecho nada, o si se prefiere de puntos suspensivos. No se ha hecho nada relevante para definir el futuro de Santa Cruz, nada en grandes proyectos, pero tampoco en recuperar para la sociedad todas esas familias que están en riesgo de exclusión social, nada en materia de vivienda, nada o muy poco en transparencia democrática, ni en movilidad sostenible o accesibilidad. Me hubiera gustado que la ciudadanía de Santa Cruz vinculara al que ha sido alcalde en estos dos mandatos (José Manuel Bermúdez) con actuaciones concretas que le hayan dado sentido al proyecto concreto del que ha estado gobernando y, lo cierto, es que uno busca y no encuentra absolutamente nada. Los dos equipos de gobierno han sido personas que han tenido una enorme habilidad para mantenerse en la hola, como un surfero, pero sin arriesgarse, sin establecer un criterio de lo que piensan como ciudad, simplemente rellenar días sin mucho contenido”.

-Sin embargo, son numerosos los proyectos que se anuncian…
“En eso son tremendos, en hacer anuncios. Cuando los oyes hablar por enésima vez de la rehabilitación del Templo Masónico la verdad es que resulta de guasa, cuando en todo lo que tiene que ver con patrimonio histórico lo único que han hecho es demoler bienes con valores históricos según dice el Cabildo. Gracias a la oposición se ha reconocido el valor de esos 500 inmuebles, a base de exigir, presionar, de tener contra las cuerdas al concejal de Urbanismo, porque el concepto que ellos tienen de patrimonio histórico es que es una carga, en vez de ser uno de los grandes valores de Santa Cruz. Su única solución es demoler”.

-¿Y qué priorizaría Pedro Fernández Arcila si fuera alcalde?
“Lo primero que tenemos que atender es todo el aspecto que tiene que ver con los servicios sociales. Debería incrementarse el personal que atienda a las personas y familias que están en riesgo de exclusión social por justicia elemental, debe ser una de las primeras acciones a acometer y que no solo sea una labor de dar ayudas sino también de establecer labores de prevención. Otro tema esencial es el de la vivienda. No solo el Ayuntamiento de Santa Cruz tiene que trabajar en esto, también otras administraciones tienen que implicarse con la cocapital de Canarias, implicarse con todo lo que tiene que ver con vivienda pública y poder atender la demanda existente y así poder intervenir en el mercado de las rentas sociales. Otro aspecto fundamental que nos debe dar el sello distintivo con respecto a otra capital debe ser las sostenibilidad. Tenemos que enfrentarnos al conductor privado, aburrirlo, hacer una política de transporte público solvente, para vernos con capacidad de, en determinadas zonas, ir eliminando el transporte privado, que es algo que se está haciendo en las grandes ciudades y aquí, tarde o temprano, nos tenemos que enfrentar a esta situación. La mejora del entorno urbano de los barrios es también esencial junto a la reactivación económica. La mayoría de los barrios de Santa Cruz son un auténtico desierto en lo que a actividades económicas se refiere y eso debe revertirlo la Sociedad de Desarrollo”.

-Ustedes llevan ocho años acudiendo a los barrios, ¿qué se están encontrando?
“Lo que más nos trasladan los vecinos es el deseo de cambio en el Ayuntamiento, no en clave política, sino desde la perspectiva de que para que haya cambio tienen que dejar de estar en el gobierno CC y PP. Ese es el mensaje más claro, y en ese deseo de cambio hay propuestas concretas como la mejora del entorno más inmediato o la mejora en la atención a las personas ancianas. En muchos de los barrios hay un sector muy anciano al que se le debe dar una asistencia muy concreta, muchas propuestas urbanísticas deben ir enfocadas hacia esa realidad, en dar más accesibilidad y no solo en las calles, sino en los inmuebles en los que no hay ascensores y que provocan aislamientos muy graves. La organización política que sea capaz o seamos capaces de interpretar esos deseos de cambio y trasladarlo en un voto, será quien gane las elecciones”.

-¿Qué políticas de pactos maneja Sí se puede?
“Nosotros intentaremos incrementar el nivel de apoyo, eso supondrá contar con más de cuatro concejales, y esperamos que sean cinco o seis. Con esa cifra se abre un montón de expectativas entre las opciones de izquierda, incluyendo al PSOE, de tener una mayoría suficiente como para ser equipo de gobierno. Nuestro deseo era acudir conjuntamente con IU y Podemos, no ha sido así. Creemos que nuestro trabajo está muy asentado en determinadas zonas de Santa Cruz, y eso se va a reflejar en un incremento de votos. Lo que pedimos a las otras fuerzas políticas es que también hagan su trabajo para poder lograr una mayoría suficiente y cambiar las políticas que ha venido sufriendo Santa Cruz desde hace 30 años”.

-¿Qué le parece que el alcalde (José Manuel Bermúdez) diga que no le gusta pactar con los extremos y coloque ahí a Sí se puede?
“Lo que me alarma es que no tenga problemas en pactar con Vox. Nuestro discurso político es el de la sensatez y el de establecer argumentos y razones para luego formular la propuesta política que sea. Pero me ha parecido altamente preocupante que por el deseo de permanecer en el poder no tiene problema para pactar con partidos como Vox”.

-¿En su caso, cuáles son las líneas rojas?
“Nosotros no pactaríamos con quien ha hecho estas políticas que hemos criticado, con ellos (CC-PP) no pactaríamos. Nuestro deseo es llevar a cabo en los próximos años una transformación en la política municipal, y no es que no deseemos pactar con otros partidos, sino que son esas otras formaciones las que no van a querer pactar un programa político de transformación social como el que defendemos, y no vamos a traicionar el programa político”.

-¿Cuál sería su primera medida como alcalde?
“Propondríamos reconocer a Pía Oramas lo que no fue capaz de reconocerle Bermúdez y su equipo. Una funcionaria ejemplar que contra viento y marea y algunos responsables políticos, supo defender su criterio. Eso nos ha permitido recuperar una cantidad ingente de dinero, mantener la titularidad de las parcelas y obligarnos a revisar el planeamiento del Valle de Las Huertas, sería una primera medida simbólica”.

TE PUEDE INTERESAR