Política

Santiago Pérez: “El de las autonomías es el mejor sistema de convivencia”

El político y profesor de Derecho Constitucional analiza en un libro la gestación del conflicto catalán, “culminación de una crisis” en un modelo que a él le parece “el más adecuado”

La presentación del libro tuvo lugar ayer en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. DA
La presentación del libro tuvo lugar ayer en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. DA

Por Ana santana

La gestación de una crisis es un conjunto de artículos en los que el político Santiago Pérez aborda el conflicto catalán, que, en su opinión, tiene “mal pronóstico”, porque el nacionalismo de Cataluña es difícilmente conciliable con el modelo de convivencia de la Constitución de 1978. Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de La Laguna durante 30 años, Santiago Pérez explica a Efe su posición sobre la crisis catalana ahora plasmada en Estudios sobre Cataluña y España, editado por el Centro de la Cultura Popular Canaria y que se presentó anoche en la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Se trata de 25 artículos publicados entre 2010 y 2018 en prensa nacional y local en los que aborda asuntos como “la deconstrucción de España”, el “estado de excepción autonómico”, “¿cómo hemos llegado a esta situación?” y “Artur Mas: el nacionalismo como coartada”, entre otras cuestiones. El exdiputado autonómico y exsenador por Tenerife señala que los conflictos políticos e institucionales que ha vivido España en los dos últimos siglos proceden de la discusión sobre la diversidad del país, pese a que, en su opinión, el “Estado de las autonomías” resolvió bien “esta ecuación”. Sin embargo, cree que este sistema ha entrado en una situación de crisis que ha culminado con “el vigente conflicto en Cataluña”, pese a que, recuerda, fue en esta comunidad donde más respaldo obtuvo la Constitución en 1978. Por el contrario, Santiago Pérez se muestra partidario de la España de las autonomías, que, a su juicio, es el mejor sistema de convivencia de un país, incluida Canarias. “Me parece una pena poner en juego un sistema de convivencia entre las personas y los pueblos de España que se ha mostrado el más adecuado a este país, de historia antigua y turbulenta”, precisó.