santa cruz

Un nuevo cambio retrasa, otra vez, la rehabilitación del Cementerio de San Rafael y San Roque

Un informe de Urbanismo obliga a modificar la propuesta que ya contaba con el visto bueno del Cabildo; el Ayuntamiento afirma que el documento estará este mes y las obras este año
RS120338_sm cementerio san rafael 11_289-scr
RS120338_sm cementerio san rafael 11_289-scr
Cementerio de San Rafael y San Roque. / DA

La rehabilitación del Cementerio de San Rafael y San Roque es uno de esos proyectos que se eternizan en Santa Cruz. Desde que en 1992 el Cabildo de Tenerife convocara un concurso de ideas para recuperar este Bien de Interés Cultural (BIC), adjudicado al arquitecto Juan Antonio Pinto, la puesta en marcha de las obras del camposanto se han retrasado una y otra vez, acometiéndose modificaciones sobre modificaciones para conseguir la aprobación de las distintas administraciones públicas implicadas en su rehabilitación.

Cuando todo parecía estar listo para aprobar de manera definitiva el proyecto que se lleva revisando casi dos años, una nueva modificación ha frenado una aprobación que parecía inmediata. Sin embargo, un informe, esta vez de los técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo de Santa Cruz, ha obligado a frenar de nuevo el proceso. Según confirmó a DIARIO DE AVISOS el concejal de Infraestructuras, José Alberto Díaz-Estébanez (CC), “el proyecto está redactado y se ha adaptado a todos los requerimientos de Patrimonio Histórico. Eso ha sido un proceso bastante complejo, y cuando ya habíamos conseguido ese visto bueno del Cabildo, resulta que surgió una discrepancia con el informe de Urbanismo sobre una unidad de actuación dentro del ámbito del cementerio, precisamente donde se planteaba poner los baños”.

Recuerda el edil que la intención es que este espacio sea transitable para los visitantes, por lo que debe cumplir con los criterios de accesibilidad y disponer de los servicios necesarios para quienes visiten el cementerio de San Rafael y San Roque. La actuación que se ha de realizar es sobre lo que Urbanismo plantea sus dudas, “y si eso se podía considerar como rehabilitación propiamente dicha”, explica. Detalla el concejal que para salvar ese apunte hecho por los técnicos se plantean dos alternativas. La primera es “anular esa unidad de obra, con lo que no habría que modificar en nada el proyecto y no requeriría nuevos informes”, mientras que la segunda “es hacer esa pequeña modificación de adaptación de criterio (en realidad, una justificación del concepto) para obtener el informe favorable de Urbanismo”, explica Díaz-Estébanez. “Hemos optado por lo segundo-continúa el edil- y el redactor está en esa adaptación”. Según Díaz-Estébanez, se confía en que “podamos aprobar definitivamente el proyecto este mismo mes de abril, de manera que se pueda licitar, adjudicar y comenzar las obras este mismo año”.

Según ha podido saber DIARIO DE AVISOS, la intervención a la que hace referencia el concejal afecta a una de las estructuras que se encuentran dentro del cementerio y en la que se pretendía instalar los baños, además de una oficina de información. El estado constructivo del citado espacio es muy malo, por lo que la opción inicial era derribarlo y reconstruirlo de nuevo. Ahí es donde Urbanismo entiende que, si se vuelve a construir no se puede considerar como rehabilitación. La estructura data de los años 80, por lo que no pertenece a la estructura original del cementerio y rehabilitarla dispararía los costes.

Lo que se ha decidido es reubicar los baños y la oficina de información que se había localizado en este espacio en otros puntos del camposanto y derribar la estructura por su mal estado de conservación. De esta forma se salvarían las objeciones de la propia Gerencia de Urbanismo y se podría aprobar el proyecto y licitar las obras.

TE PUEDE INTERESAR