La Palma

El jefe de Neumología se rinde a la “pasividad” de la gestión sanitaria y abandona La Palma después de 13 años

El Hospital General de La Palma pierde a un nuevo especialista, uno más de los facultativos que ha intentado permanecer en la Isla y dar una coberturara sanitaria de calidad a sus pacientes, pero que finalmente ha cedido ante lo que se califica como "pasividad" de los administradores del centro

Imagen de archivo del Hospital General de La Palma. | DA

El Hospital General de La Palma perderá a un nuevo especialista, uno más de los facultativos que ha intentado permanecer en la Isla y dar una cobertura sanitaria de calidad a sus pacientes, pero que finalmente ha cedido ante lo que se califica como “pasividad” de los administradores del centro, dependiente del Servicio Canario de Salud, con la prestación de un servicio de Neumología para la población palmera “que es propio del año 2000, no del año 2019 en el que nos encontramos”.

Preguntado al respecto de los motivos de su marcha, José María Hernández, recientemente galardonado con el Premio Extraordinario de Doctorado de la Universidad de La Laguna tras una investigación sobre una enfermedad congénita con especial prevalencia entre la población palmera, expresa su negativa a entrar en un enfrentamiento estéril después de haber intentado “infructuosamente” y durante años “mejorar el servicio para prestar a los pacientes una cobertura de calidad y adaptada a los nuevos tiempos”.

La gerencia del Hospital, con la que este periódico ha intentado sin éxito contactar para recoger su posición acerca de este asunto, a desoído de forma reiterada según Hernández, con una actitud de extremada pasividad, las alternativas, planteamientos y recomendaciones del que durante los últimos 13 años ha sido coordinador del Servicio de Neumología del centro sanitario insular, tarea que, sorprendentemente, ha desarrollado sin la contraprestación económica que debía haber recibido y descartándosele en su promoción para ascender.

Compañeros de otros servicios, ex facultativos del centro y varios miembros del personal sanitario del Hospital consultados por este periódico, reconocen que era cuestión de tiempo que llegara la decisión de Hernández, que lleva años intentando mejorar la atención de los pacientes de neumología, la coordinación y agilización de pruebas diagnósticas claves para pautar un tratamiento y mejorar su calidad de vida.

Meses atrás el Hospital palmero ya perdió a un neurólogo palmero, un joven que inició su trabajo en el Hospital con la intención de quedarse de forma indefinida, pero que en cuestión de un año había “tirado la toalla” por similares situaciones y falta de incentivos para desarrollar su trabajo, una situación que derivó en las circunstancias actuales de ese servicio, que cuenta con un solo facultativo. Los pacientes en esta lista de espera en esta especialidad, están siendo atendidos en virtud del contrato a otros profesionales que cada semana se trasladan desde Tenerife y Gran Canaria, una medida que aún siendo suficiente para evitar un aumento de la lista de espera, no exime de carencias a la hora de que se atiendas las guardias y la atención a las urgencias.

Desilusión

En el caso de Hernández, al que le apena abandonar la Isla y especialmente a sus pacientes, ha decidido apostar por un concurso de traslado a otro centro hospitalario después de que ver frustrados intentos como disponer de una hora a la semana para dedicarla a la formación de médicos residentes, algo que redundaría en la calidad del servicio a los pacientes a corto, medio y largo plazo, o de solicitar la compra de modernos sistemas con los que sí cuentan, por ejemplo, centros de salud de la vecina isla de Tenerife. Tanto es así, que “desde el año 2008 no se renueva el aparataje de nuestras consultas”. Para Hernández, más allá de la satisfacción del trabajo por sus pacientes palmeros durante 13 años en el ejercicio de su profesión en la sanidad palmera, le quedan, a la hora de valorar a la gerencia sentimientos de “desilusión y tristeza”. Aunque desde el Servicio Canario de Salud y desde la gerencia del Hospital, se insiste de forma reiterada a la hora de señalar la falta de especialistas como un problema generalizado en todo el territorio nacional, un sector de los facultativos señalan la falta de incentivos, la alta tasa de interinidad y la pasividad a la hora de afrontar mejoras y dinamizar determinados servicios.