Internacional

Enterrados los restos de 300 mujeres ejecutadas y utilizadas para investigación por los nazis

Los restos han sido sepultados todos juntos bajo una placa sin nombre a petición de los familiares

El cementerio de Dorotheenstadt. Google
El cementerio de Dorotheenstadt. Google

Este lunes han sido inhumados en el cementerio de Dorotheenstadt de Berlín los restos de tejidos de mujeres disidentes ejecutadas utilizados para experimentación por científicos nazis. Los restos han sido sepultados todos juntos bajo una placa sin nombre a petición de los familiares.

Los portaobjetos con las muestras de tejido de las víctimas fueron entregados a la Facultad de Medicina de Brandeburgo en 2016 por los herederos de un profesor de anatomía, Hermann Stieve, que había investigado con los cuerpos de las mujeres ejecutadas durante el régimen nazi.

Stieve se especializó en el sistema reproductivo femenino durante su estancia en el Hospital Charite en las décadas de 1930 y 1940. Recibió los cuerpos de las mujeres ejecutadas en la prisión de Ploetzensee de Berlín, algunos apenas 30 minutos después de su muerte y utilizó estos cadáveres para investigar los efectos del estrés en la anatomía de la mujer, según las investigaciones historiográficas. Más de 2.800 presos fueron ejecutados en Ploetzensee entre 1933 y 1945. Stieve en cambio falleció de un ataque al corazón en 1952.

Este lunes los restos han sido trasladados en una caja de madera hasta la tumba, ubicada en una parte del cementerio reservada a víctimas del régimen nazi.

“La decisión se ha tomado con familiares de las víctimas de las combatientes por la libertad y creo que es importante enterrarlas simplemente porque en ese momento se les denegó ese derecho”, ha apuntado un portavoz de la Facultad de Medicina de Brandeburgo, Andreas Winkelmann.

“En esto participó Stieve. Colaboró con un sistema de justicia asesino para negarles una tumba a estas personas (…). Hemos decidido enterrarlas aunque normalmente no se entierren las muestras microscópicas”, ha añadido.