tenerife

“Hay 20.000 argentinos censados en Canarias, aunque la cifra real puede llegar a 30.000”

Lleva desde el verano pasado al frente del Consulado de la República Argentina en Canarias, después de ejercer esta responsabilidad en Seúl (Corea del Sur), su primer destino, durante más de tres años
Tomás Domínguez Murray,
cónsul de la República
Argentina en Canarias. | FOTO: Fran Pallero

Lleva desde el verano pasado al frente del Consulado de la República Argentina en Canarias, después de ejercer esta responsabilidad en Seúl (Corea del Sur), su primer destino, durante más de tres años. “El cambio fue radical, pero la adaptación también fue rápida. Acá, la población es muy amigable, el clima es perfecto, los servicios funcionan… esto es un golazo”, exclama Juan Tomás Domínguez Murray, de 34 años, para definir el giro que ha experimentado su vida al dejar atrás una ciudad de 25 millones de habitantes y aterrizar en otra de poco más de 220.000 residentes. “Allá, el ritmo es frenético, no se parece nada a la forma de vivir acá, ni a Buenos Aires, con sus 14 millones de personas, así que tuve que bajar un poco los decibelios”, explica este joven amante del fútbol e hincha de Independiente, que representa a un país con grandes lazos históricos con la tierra que ahora le acoge. “Aunque Montevideo y Canelone, en Uruguay, son los ejemplos más evidentes, la huella canaria en Argentina es notable, hay varias casas canarias en Buenos Aires, Quilmes, Rosario, San Martín, Mar del Plata… La presencia isleña está bastante desparramada por todo el territorio”, describe.

Nos recibe en su despacho, en pleno centro de Santa Cruz, con privilegiadas vistas a la plaza de la Candelaria y al mar. A sus espaldas, colgado en la pared, un gran mapa de las Islas Canarias junto a la bandera nacional azul celeste y blanca con el Sol de Mayo, el símbolo de la revolución de 1810, “y del primer Gobierno patrio”, apostilla, que se conmemoró precisamente en la jornada de ayer.

-La figura de un cónsul se suele asociar a una cierta edad, no es su caso…
“Es cierto, hay una imagen en el colectivo social de que un cónsul es una persona de edad un tanto avanzada y que se comporta de determinada manera. La gente ve la vida a través de sus expectativas y de lo que conoce. Mi predecesor ya estaba en los 50 años, el predecesor de mi predecesor estaba en los 56, pero tampoco es tan raro. En la cancillería argentina tengo compañeros cónsules incluso más jóvenes que yo”.

-¿Cómo ve a su país desde la distancia, en las vísperas de unas elecciones decisivas y en una delicada situación económica?
“Estamos en un parate, esperando a ver qué pasa con las elecciones en octubre. Como en todos los países, los años electorales son muy particulares y en este momento inversores, empresarios y todo el mundo espera saber qué va a pasar. Todavía no está muy claro quiénes van a ser los candidatos y puedo asegurar que mantenerte al tanto de todo lo que rodea al proceso electoral consume mucha energía. Además, venimos de un 2018 que fue muy duro”.

-Un año en el que la economía volvió a desplomarse y ahora las esperanzas están puestas en una reactivación…
“Exactamente, aunque este año será difícil porque la plata está esperando a ver qué pasa”.

-¿Cuántos ciudadanos argentinos residen oficialmente en Canarias?
“Tenemos 20.000 argentinos censados en las Islas, de ellos 9.000 acá, en Tenerife, la mayoría en el Sur. Lo que ocurre con los argentinos es que más de la mitad están con pasaportes italianos y españoles, entonces no pasan por el Consulado, pero en algún momento los terminamos censando. Creemos que pueden haber unos 10.000 más, pero son estimaciones”.

-¿Se ha incrementado el flujo de llegadas en los últimos años o al revés, retornan en mayor número desde las Islas a su país?
“Siempre hay gente que viene y gente que vuelve. Hubo dos momentos en los que llegaron muchísimos argentinos, en los años 70, con el proceso militar, y después con la crisis del 2001. Esos fueron los dos grandes contingentes. En medio de esos dos tiempos siguieron viniendo argentinos aunque de una forma más atenuada. Ahora bien, desde el 2008 empezaron a volver muchos de ellos cuando estalló la crisis económica acá. En este momento, se está manteniendo la población, es decir, prácticamente viene la misma cantidad de personas que se va”.

Tomás Domínguez Murray,
cónsul de la República
Argentina en Canarias. | FOTO: Fran Pallero

-¿Qué perfil de ciudadano argentino abunda más entre los que eligen Canarias en busca de una oportunidad?
“Es variado. Como anécdota te puedo contar que hay muchos surferos, más de lo que uno se podría imaginar. Nos damos cuenta porque la mayoría proceden de la ciudad de Mar del Plata y cuando le preguntamos a qué se dedican nos dicen que son profesores de surf. Pero también hay muchos profesionales, trabajadores de la construcción, familias enteras, jubilados… hay de todo y está bien”.

-¿Por qué eligen Canarias?
“Muchos de los que vinieron después de la crisis de 2001 se encontraron acá con el boom de la construcción. Llegaban porque las opciones de conseguir un trabajo eran altas y tenían buenas remuneraciones. Hubo un efecto llamada, quienes venían comunicaban que acá estaban bien, que la gente era buena y que había trabajo… Con esa impresión la familia no se iba a ir a otro lugar. A eso hay que unir que desde los años 70 ya hubo argentinos en Canarias, lo que ha provocado que cada vez llegaran más”.

-¿Cómo es la relación del Consulado con las instituciones públicas canarias? ¿Se sienten plenamente integrados o echan en falta más acciones conjuntas?
“Con las autoridades locales, en general, nunca tuve ningún problema. Cada vez que necesitamos asistencia para algún ciudadano argentino, levantamos el teléfono y siempre hay una voz que me da una respuesta. Así que la respuesta es óptima”.

-¿Y cuáles son los trámites más frecuentes que se realizan en el Consulado?
“Por un lado, la fe de vida, porque todo aquel que cobre una jubilación en Argentina necesita demostrar periódicamente que sigue con vida. Después tenemos el DNI argentino, lo que viene a ser el cambio de domicilio que se necesita para regularizar la situación en Argentina, pasaportes, antecedentes penales y aptitud matrimonial. Esos serían los más abundantes. Pero también damos visas, algún poder, opciones de nacionalidad…”

-¿Opciones de nacionalidad?
“En mi país no se es argentino solo por el mero hecho de ser hijo de argentinos, a diferencia de otros países. Para hacer argentino a un hijo hay que ir al consulado a manifestar la voluntad, lo que debe contar con el acuerdo de los padres. Ese trámite es de los más lindos que tenemos, porque es mucho más emotivo que hacer un pasaporte, y convierte al nene o al adulto en argentino”.

-¿Celebran o apoyan actividades sociales que contribuyan a difundir la cultura de Argentina en las Islas?
Sí, claro. El día 31 celebraremos en Adeje un gran acto para conmemorar el Día Nacional de Argentina. Ayer mismo tuvimos en la Feria del Libro de Santa Cruz un estand abierto en horas de la mañana en el que distintos escritores argentinos asentados en la Isla presentaron sus libros, también hicimos un show de folclore y por la noche, un baile de tango en el Hotel Escuela. Para junio ya estamos organizando un torneo de pádel. La verdad es que hay mucha actividad argentina que apoyamos desde el Consulado”.

-El tango siempre presente, esa gran seña de identidad musical argentina en todo el planeta…
“Sí, pero no todos los argentinos bailamos tango, creo que el porcentaje no debe ir más allá del 10%. Yo mismo no lo bailo, ni tango ni nada, juego al fútbol, que es mi cuota de argentinidad” (sonríe).

-Pues me deja el balón botando para preguntarle por Messi. ¿Es el mejor jugador del mundo o de la historia?
“Por favor, de la historia, sin duda. No ha habido nadie que lleve la cantidad de años al nivel que juega Messi, con tanto partido por temporada. Es impresionante”.

-¿Mejor que Maradona?
“Maradona fue otro grande, era otro fútbol, y tuvo cosas muy positivas, pero también muy negativas. Yo, que he estado en Asia y la he recorrido bastante, te aseguro que la imagen que proyecta Messi de Argentina es inmensa y muy positiva. Siento que le ha hecho un bien increíble a mi país como embajador alrededor del mundo”.

TE PUEDE INTERESAR