educación

Pino Caballero: “La caída de alumnos y el envejecimiento de la plantilla nos ponen en peligro”

El próximo 13 de mayo se celebrarán las elecciones a Rectora de la Universidad de La Laguna en la que concurren tres candidatas. Pino Caballero Gil, catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, lleva 30 años vinculada a la ULL. Aboga por la mejora de la oferta de titulaciones de grados y postgrados, presenciales como online, así como bilingües y dobles titulaciones, así como una gestión eficiente y sostenible

La catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de La Laguna Pino Caballero Gil. | Fran Pallero
La catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de La Laguna Pino Caballero Gil. | Fran Pallero

El próximo 13 de mayo se celebrarán las elecciones a Rectora de la Universidad de La Laguna en la que concurren tres candidatas. Pino Caballero Gil, catedrática de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, lleva 30 años vinculada a la ULL. Aboga por la mejora de la oferta de titulaciones de grados y postgrados, presenciales como online, así como bilingües y dobles titulaciones, así como una gestión eficiente y sostenible, y evitar la burocracia y apostar por la digitalización.

-¿Qué valoración realiza de estos días de campaña?
“Está siendo una experiencia muy satisfactoria. La gente nos ha contado sus problemas y nos ha sugerido soluciones. Solo el haber tenido la oportunidad de conocerlos es un premio”.

¿Pertenecer al Claustro le da una visión más amplia de la realidad universitaria?
“Sí, proporciona una visión bastante completa. Llevo casi 30 años vinculada como profesora, también he estado involucrada en la docencia en varios centros, y también en investigación liderando varios proyectos. Además he estado en diversos cargos no solo en la Facultad, y llevo 20 años formando parte del Claustro”.

-¿Cuáles son a su parecer los problemas más acuciantes y que deberá acometer prioritariamente si resulta elegida?
“Hay un gran problema de burocracia. Todos los colectivos estamos enterrados en papeles, y creo que hay que digitalizar la universidad y dotar al Personal de Administración y de Servicios (PAS) de más medios técnicos y humanos. Luego, tenemos que afrontar el envejecimiento de la plantilla, tanto del profesorado como del PAS. Hay que hacer una planificación urgente y consensuada para dar entrada a esos jóvenes investigadores que esperan una oportunidad, y contemplando las preferencias del personal que está a punto de jubilarse. También considero que hay que abordar la preocupante ciada del número de alumnos, ahí hay que prestar atención en la captación de alumnado, mejorando la oferta de titulaciones y su empleabilidad, así como mejorar las condiciones de estudio. Otro grave problema que hay que afrontar son las infraestructuras. Para resolver esta cuestión también dependeremos de la voluntad y el trabajo, que pondremos desde mi equipo, y la financiación que habrá que conseguir”.

-Los estudiantes cuentan con muchas opciones públicas y privadas. ¿Cómo pretende incentivarlos para que elijan la ULL?
“Me preocupa la proliferación de las universidades privadas en Canarias. Tenemos claro que nuestro papel es el de ofrecer igualdad de oportunidades a todo el mundo, sin depender de sus medios económicos. Defenderemos que el Gobierno de Canarias tiene que apostar mucho más por las públicas. En cuanto a la captación de nuevo alumnado considero que hay que moverse, pues ahora investiga y busca las opciones dentro de la oferta en línea, dobles titulaciones, titulaciones en otros idiomas, en otros países, grados y postgrados. Considero que en la ULL no podemos ofertar siempre lo mismo y de la misma manera, hay que ampliar y mejorar nuestra oferta, pues sin alumnado no tendremos futuro. Son el centro de la institución. Hay dos cuestiones capitales que nos preocupan y si no las resolvemos estamos en peligro de extinción: la caída en las matriculas y el envejecimiento de la plantilla, ya que en cinco años un tercio del personal se jubilará”.

Pino Caballero Gil se presenta el próximo 13 de mayo a las elecciones a Rectora de la ULL. | Fran Pallero

-¿Y cómo incentivamos a los alumnos para que continúen y se bajen las ratios de abandono?
“Hay que ver las razones y los orígenes que llevan a esos fracasos y abandonos, y resolver los problemas que se detecten. En cada centro puede tener un problema diferente”.

-¿Cómo mejorará la situación en los Campus de La Palma y Adeje?
“En primer lugar hay un problema técnico, que quizás sea el que más fácil se podría resolver; también hay un problema de infraestructuras, sobre todo en La Palma, que son deprimentes y necesitaremos financiación (del Gobierno de Canarias y la implicación de los cabildos y los ayuntamientos); y, por último, hay un problema de presencialidad, que es más complicado y que debemos analizar”.

-¿En investigación y transferencia de conocimiento, le preocupan los pocos recursos que reciben de las administraciones?
“He estado muy volcada en los últimos años en la investigación. Creo que no se valora adecuadamente en nuestra Universidad la investigación y hay que incentivarla. Hay un problema grave en cuanto a los fondos. No podemos ser la región con mayor superávit y la segunda que menos fondos destina a I+D+i”.

-¿Apostará por la internacionalización de la ULL?
“Debemos abrirnos al mundo y ampliar horizontes. También en docencia. Una forma de captar alumnado es atraer estudiantes extranjeros, y con los medios tecnológicos que existen es un tren al que debemos subirnos. Hay que aprovechar nuestra ubicación y las relaciones con Europa, África y América”.

-Esta elección con tres aspirantes a rectora supone romper un techo de cristal y lanzar un mensaje a la sociedad de igualdad.
“Para mí es una satisfacción enorme. Hay que romper los techos de cristal, sobre todo para las chicas jóvenes. El hecho de que una mujer sea rectora, es una oportunidad muy buena para la institución, porque las mujeres tenemos una forma diferente de hacer las cosas”.

-Pidió una campaña limpia tras los ataques que ha sufrido.
“He insistido que quiero unas elecciones limpias y sin agresiones, yo no lo haré y pido al resto de planchas que tampoco lo hagan. Nuestra candidatura no tiene ninguna relación política ni recibe ninguna financiación. Tampoco es continuista, no tiene ninguna relación con el equipo actual, ni con el anterior”.