política

“Prometer a última hora, como ha hecho el Gobierno de Canarias, lo que no has hecho en cuatro años es tomarle el pelo a la gente”

Manuel Domínguez, candidato del Partido Popular al Parlamento de Canarias por Tenerife
El presidente del PP de Tenerife, Manuel Domínguez / Fran Pallero

Sin duda, es una de las bazas ganadoras del Partido Popular (PP) de Canarias con vistas a la inminente cita electoral del próximo día 26, dado que cuenta con el plus que le otorga su condición de alcalde de Los Realejos, donde también aspira a ser reelegido. Tras su paso por el Cabildo Insular de Tenerife, Manuel Domínguez (Caracas, 1974) da el salto ahora a la política regional en un momento clave para la suerte de su partido en las Islas, que puede ser clave a la hora de formar el próximo Gobierno en un Parlamento autonómico que se adivina especialmente fragmentado durante los próximos cuatro años.

-La semana pasada arrancaba la campaña con esa previa que siempre supone la última entrega del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que no ha sido particularmente favorable a su partido. ¿Cómo reciben en el PP este sondeo?
“La verdad es que el CIS ha demostrado tanto que en algún momento ha acertado como en otros no, así que lo único que está claro es que resulta incierto, y las elecciones municipales y autonómicas son absolutamente distintas. El día 26 tendremos cinco urnas de las que saldrán resultados distintos, aunque se trate de la misma mesa electoral, con lo cual creo que, en esta ocasión, las encuestas van a ofrecer unos pronósticos dispares respecto a lo que va a darnos la realidad”.

-¿Cómo afronta esta campaña, cuando quedan menos de dos semanas? ¿Cree que la gente está saturada de política tras la cita de las generales, tan recientes?
“Lo estamos nosotros, que hemos pasado de precampaña a campaña, luego otra precampaña y ahora de nuevo en campaña, así que seguro que la ciudadanía también. Pero es lo que toca, lo que nos han marcado. Hubiera preferido que las elecciones se hubiesen celebrado juntas para así molestar menos a la gente, o lo menos posible, pero no nos queda otra”.

-Citaba antes las cinco urnas que nos esperan a los canarios el próximo día 26. ¿Le llama la atención que desde el Gobierno de Canarias no se impulse una campaña institucional para informar a la ciudadanía sobre los cambios en el sistema electoral, especialmente acerca de la novedosa lista regional al Parlamento autonómico?
“Desde que se tomó la decisión de aprobar esta nueva ley electoral canaria hasta su necesaria explicación a la ciudadanía la gestión ha sido muy mala. Desde mi punto de vista, se está confundiendo a la ciudadanía, no hay esa pedagogía. A alguien le interesa que sea así, seguro, porque, si no, se habría hecho de otra forma”.

-¿No hay que dar por hecho que las administraciones públicas están obligadas a informar de algo tan esencial en democracia como un cambio en las normas electorales?
“Es lo que se supone, sí, y así lo intentamos desde las instituciones en las que el Partido Popular tiene representación, pero el que tiene que tomar esa decisión es el Gobierno de Canarias, y no lo ha hecho. Estoy de acuerdo, es la primera vez que se va a votar de esta forma y hasta algún compañero de mi partido me reconocía que tenía alguna duda. Si eso pasa con políticos activos, imaginemos lo que puede estar pasando con la ciudadanía de a pie”.

-¿Sigue pensando, como expresó el pasado febrero en DIARIO DE AVISOS, que el PSOE debe tener altura de miras a la hora de llegar a pactos de gobierno después del día 26, si es que se da la posibilidad?
“Es verdad que lo dije, como es verdad que lo sigo pensando, pero ya he visto al PSOE explicando que su pacto preferido es con partidos de izquierda, con Nueva Canarias, Podemos y la Agrupación Socialista Gomera. Por lo tanto, y por lo que a esto respecta, resulta evidente que los socialistas dibujan líneas rojas desde que los ciudadanos toman sus decisiones. La conclusión es que votar al PSOE y votar a Podemos es lo mismo, al menos en esta ocasión”.

-¿Y cuáles son las líneas rojas para llegar a un acuerdo postelectoral?
“El Partido Popular ha demostrado en esta última legislatura que no tiene líneas rojas. Ha apoyado los Presupuestos, como lo hizo con la Ley de Servicios Sociales. Indistintamente de los colores, siempre hemos velado por que salgan adelante las soluciones a los problemas de nuestra tierra, y así vamos a seguir haciéndolo. Cosa distinta es la posibilidad de pactar con formaciones como Podemos, y quiero dejar claro que una cosa son pactos concretos y otra, bien distinta, acuerdos para toda una legislatura”.

-¿Cómo valora que el Gobierno de Canarias realice una batería de promesas tan llamativa justo antes de las elecciones, cuando el partido gubernamental, Coalición Canaria, lleva más de 25 años en el poder?
“Yo gestiono una administración local, y soy de los que cree, y así lo hice en el pasado mandato como he vuelto a repetir en este, que acelerar la maquinaria en el último momento es tomarle el pelo a la gente. Te puede quedar pendiente alguna cosita, como terminar un asfaltado, pero lo que no puede ser es que, ahora, llegadas estas fechas tan cercanas a las elecciones, aceleres la máquina y quieras hacer todo lo que no has hecho en estos cuatro años. Desde mi punto de vista, ya la ciudadanía tiene una madurez democrática importante, y sabe perfectamente cuándo trabajas con el ritmo correcto y cuándo pretendes tomarle el pelo a la gente”.

-Usted hace doblete en Los Realejos y el Parlamento de Canarias. ¿Por qué es bueno para Los Realejos que su alcalde esté en el Parlamento y en qué se beneficia el Parlamento de que sea diputado un alcalde?
“Estoy absolutamente convencido de que al Parlamento de Canarias le falta una inyección de municipalismo. Los alcaldes, los concejales, tenemos al fin y al cabo el pulso real de lo que está sucediendo en la calle, porque los ciudadanos no entienden de si la competencia es local, estatal, insular o autonómica, y siempre acuden a la puerta de los ayuntamientos. Es ahí donde piden una vivienda, que no es competencia local, donde piden un empleo, que tampoco, donde piden una ayuda social, que sí lo puede ser, pero la de la dependencia no. Pero así sabemos, en los ayuntamientos, lo que se necesita, y eso le hace falta al Parlamento de Canarias en la toma de decisiones sobre determinados asuntos en los que, desde mi punto de vista, insisto, se ha quedado fuera de la realidad. En cuanto a Los Realejos, es bueno para el municipio que su alcalde esté representándoles en otras administraciones públicas, porque cada vez que lo ha hecho ha conseguido que haya una mayor y mejor atención. Así fue cuando fui diputado nacional y cuando he sido consejero del Cabildo, como espero que vuelva a ocurrir ahora como diputado del Parlamento de Canarias”.

-Canarias ha vivido en las últimas décadas los periodos de mayor bonanza económica de su historia, pero no ha sido igual para todos sus territorios, como, por ejemplo, el norte de Tenerife. ¿Ha salido perdiendo?
“Para mí, el norte de Tenerife es el jardín de la Isla, y ha sido dejado de regar hace mucho tiempo. El jardinero, que en este caso es tanto el Cabildo de Tenerife como el Gobierno de Canarias, siempre en manos de Coalición Canaria en los dos casos, ha dejado abandonado este precioso jardín donde no tenemos un hospital como merecemos, ni hay unas carreteras como se merecen, ni unos servicios de atención a la dependencia como deberían, donde no se han construido en los últimos siete u ocho años una sola vivienda social. Donde, en definitiva, han creído que el Norte no es necesario atenderlo. Y es un agravio comparativo. Recuerdo que cuando se empezó a hablar de la Carretera de La Aldea, en Gran Canaria, también se hablaba de la TF-5, la autopista del Norte. Se decía, por aquel entonces, que eran dos proyectos paralelos, pero ya estamos en la segunda fase de La Aldea, y no hemos decidido, siquiera, qué es lo que se quiere hacer en la TF-5. No lo digo con envidia rabiosa, sino sana. Me alegro de que allí se esté avanzando, pero me parece un olvido absoluto lo que no se ha hecho aquí”.

-Usted es un buen ejemplo de que en el norte de Tenerife ha cuajado la implantación electoral del PP. ¿Confía en que, ahora que vienen curvas, siga siendo un fortín de votos para su partido?
“Entiendo que el ciudadano del Norte se ha dado cuenta de que solo el Partido Popular le ha ayudado, aunque fuera desde la oposición en las administraciones supramunicipales, para que se les escuche un poquito más. Creo que gracias a nosotros, como, por ejemplo, mi compañero Lope Afonso o yo mismo, se ha logrado que la voz del norte de Tenerife se alce un poco para que sea escuchada, al menos en determinados asuntos. Por eso creo que ha llegado la oportunidad para demostrar a todos que, con su apoyo, tenemos una representación importante y, de una vez por todas, se empiece a hacer justicia con esta deuda histórica que existe con el norte de Tenerife.

-¿Apela al voto útil de la derecha?
“Por supuesto que sí. Cuanto más se divida el voto de la derecha, y más teniendo en cuenta que el PSOE de Canarias ha dejado claro que su pacto es con Podemos y Nueva Canarias, más perderán todos los que piensan votar al Partido Popular, a Ciudadanos o a Vox. Hay que tener claro que, ese voto, dividido, va a ser favorable a la izquierda, como se ha demostrado a nivel nacional en las recientes elecciones generales. Por ejemplo, esos 60.000 votos que se fueron para Vox y no sirvieron absolutamente para nada”.

TE PUEDE INTERESAR