seccion empresario relevante

Alberto Villalobos: “Para acabar con la economía sumergida hay que rebajar la presión fiscal”

Villalobos cuenta con más de 30 años de experiencia empresarial, especialmente en el sector TIC, donde fue presidente de Asinte. Es administrador y gerente de la empresa Sotesa y licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales.
Alberto Villalobos, presidente de Femete. / DA

Villalobos cuenta con más de 30 años de experiencia empresarial, especialmente en el sector TIC, donde fue presidente de Asinte. Es administrador y gerente de la empresa Sotesa y licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales. En 2015 llegó a la presidencia de la Federación Provincial del Metal y de las Nuevas Tecnologías (Femete) en sustitución de José Luis García, que ocupó este cargo durante 20 años. Especializado en todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías y las TIC, asegura que el principal reto del sector es gestionar bien el big data para que las empresas sean más competitivas. Espera que el nuevo Gobierno regional que en breve se pondrá a trabajar por Canarias se lleve bien con los empresarios y trabaje en la línea de apostar por las nuevas tecnologías y desarrollo económico, “sin la necesidad de subir más aún los impuestos”.

-¿Cómo llegó a la presidencia de Femete?
“Llevo perteneciendo y participando en esta organización desde al año 1991. La conozco bastante bien. La valoro muchísimo y es un honor poderla presidir. En realidad, lo que me motivó a presentarme como candidato fue más una invitación del anterior presidente, José Luis Martín, y de su Junta Directiva. Provengo de una empresa tecnológica (Sotesa) que fundé en el año 1988. En esa época se trataba de un sector nuevo. Comenzamos a hacer cosas importantes en el mundo empresarial, y en el año 1991 Femete nos ofreció entrar en la Federación y para ello creamos una asociación, Asinte, que aglutinaba a todas las empresas del sector de la tecnología. Un poco más tarde nos incorporamos a Femete”.

-¿Cómo ha cambiado el sector de las nuevas tecnologías?
“Uff…muchísimo. Ahora lo es todo. Se trata de un sector transversal que influye en todas las empresas, sean del sector que sean. Las nuevas tecnologías se necesitan para generar procesos más eficientes y ser más competitivos. Ahora más que nunca, las empresas necesitan ser viables y competitivas, y sin las nuevas tecnologías no lo podrán hacer. Sotesa también ha tenido que cambiar después de 31 años para dar soluciones de alto valor añadido a las empresas asociadas. Estamos en la época de eso que, seguramente usted habrá oído hablar, que es la transformación digital. Todos los procesos productivos que usamos son digitales. Cualquier empresa, grande o pequeña, necesita en sus procesos productivos la digitalización”.

-¿Y cómo están las empresas canarias en este proceso?
“Estamos en un momento en el que hay una verdadera concienciación de que o te digitalizas o mueres. Las empresas saben que, o te modernizas y apuestas por las nuevas tecnologías, o te mueres. Pero es que, además de este reto, hay otro muy importante que es todo lo relacionado con el big data, que son millones de datos y de información sobre los gustos de los usuarios. Al final esto es información disponible que, si la sabes analizar es una ventaja más para la empresa. Pero es que esto es algo que no solo lo deben usar las grandes empresas, sino las pymes. Se trata de tener información de manera más asequible que permita a la empresa conocer a su cliente y, por tanto, ser mucho más competitivo. En estos momentos es una herramienta fundamental, y quien no la use estará en absoluta desventaja en el mercado porque le faltará información para la toma de decisiones. Le insisto, es un punto clave que las pequeñas empresas tienen que empezar a abordar. Paralelamente a esto, es cierto que las empresas deben también implantar importantes sistemas de seguridad para que no les roben esa información puesto que estará expuesta. Es muy importante que se invierta en seguridad porque esta información está en internet, y si no la proteges, será cuestión de tiempo que sea robada”.

-¿Cómo afrontó el sector la tremenda crisis de 2008?
“Pues muy mal, como todas las empresas. Fue muy duro, porque ni en nuestros peores sueños nos imaginábamos que la situación fuera a llegar a donde llegó. Ha sido una crisis profunda y larga. En Femete tuvimos un 30% de bajas porque o muchas empresas quisieron ahorrar (aunque la cuota es pequeña) o las empresas quebraron. Fue triste. Las empresas estaban vendiendo la mitad de lo que vendían antes de 2008, lo que provocó un agujero importante en las empresas que tuvieron que endeudarse para poder hacer frente a los pagos. Ahora estamos empezando a ver la luz, pero ¿qué ocurre? que todas esas empresas que tuvieron que endeudarse, están ahora pagando esas deudas, por lo que los beneficios no son tan positivos como debieran. Además, la competencia viene por todos los lados, y esto nos obliga a tener precios muy ajustados para poder competir en igualdad de condiciones”.

-Pues se avecina otra desaceleración en las Islas…
“Si. Y el problema es que las empresas, como le dije, están pagando esas deudas y no están teniendo una cuenta de resultados positiva, y esto merma la inversión de las empresas”.

-Tanto el sector de las nuevas tecnologías como el de la reparaciones navales es clave para que, en un momento de desaceleración económica, puedan aportar empleo estable y bien remunerado ¿qué es lo que falta a su juicio para que estos sectores arranquen y empiecen a tirar de la economía de las Islas, más allá del turismo?
“Pues efectivamente nuestro sector parece que va más lento que el del turismo. Una Formación Profesional excelente ayudaría a que los jóvenes entren en este sector que, además, aportan trabajo estable y bien remunerado. Por ejemplo, el sector de la reparación naval está cobrando ahora especial relevancia con la llegada de Tenerife Shipyards al puerto capitalino. La marcha de los anteriores astilleros había dejado a la Isla huérfana en este sector y ahora se está empezando a reactivar. Este tipo de empleos, que requieren de una alta cualificación y formación, están muy muy bien remunerados, pero no solo en la reparación naval. El sector industrial tiene un salario que ronda, en Canarias, los 20.000 euros de media, unos 26.000 en el conjunto nacional, pero es que en el sector turístico, que es nuestro sector estrella, el sueldo medio es de 14.000 euros al año de media. Pero es que además, hay otros sectores a los que también hay que darle importancia como es la economía circular, donde hay importantes ayudas por parte de la Unión Europea, que está muy concienciada con este asunto, así como la economía azul”.

-Otro reto para el sector es acabar con la lastra de la economía sumergida que tanto les perjudica.
“Éste es un mal que nos afecta a todos y que está muy ligado con el nivel de paro existente, ya que la gente desempleada se busca la vida como puede, y la de trabajar en negro es una opción. Acabar con esta práctica es una labor de pico y pala nuestra, a través de la concienciación, pero muy especialmente de la administración que tiene que fomentar la inspección laboral. Pero le digo una cosa, hasta que no se rebaje la presión fiscal seguirá habiendo economía sumergida. La presión fiscal y la economía sumergida están ligadas, porque es tanto lo que tienen que pagar las empresas que les sale mejor estar en esa situación de ilegalidad. En España la presión fiscal está entorno al 48%. Esto significa que de 100 euros que gana el empresario, 48 se los lleva el Estado. Esto desincentiva mucho toda la actividad. Países como Inglaterra o Francia, su presión fiscal está en torno al 32% y son mucho mas ricos pér capita que nosotros. La media Europea está en el 41% y la de la OCDE, que son los países más desarrollados, en el 39%. Ya me dira. Así es imposible”.

-¿Teme que el nuevo Gobierno, muy a favor de subir impuestos, los suba?
“Estoy de acuerdo en que con el pago de los impuestos hay que pagar los servicios públicos para poder mantener el Estado de Bienestar. De esto, somos todos conscientes, pero no creo que se consiga lastrando al sector privado con más impuestos. Hay que tener en cuenta que si se bajan los ingresos podrán venir de la mano de mayor generación de empleo y mas actividad económica. Es verdad que la izquierda siempre ha tenido tendencia a subir los impuestos para mejorar el Estado de Bienestar y la derecha bajarlos para incentivar la economía. Lo ideal es llegar a un punto de equilibrio. Una subida de impuestos ahora, con una desaceleración de frente, sería insoportable. La escasez de ingresos se recupera por otro lado”.

TE PUEDE INTERESAR