Artes Marciales

Creer para crear, la filosofía que reúne en el T3 a 150 alumnos en un seminario internacional de defensa personal

El maestro Martín Luna dirigió en Adeje unas jornadas de trabajo donde se dieron cita alumnos de diferentes artes marciales para aprender técnicas de defensa personal policial y militar

La foto de familia de los participantes en las jornadas. / DA

No hay nada que las artes marciales no puedan unir… ni resolver. En estos días se ha venido celebrando en las instalaciones del Tenerife Top Training (T3) de Adeje un seminario internacional dirigido por el maestro e instructor Martín Luna, creador de la línea TML de Krav Maga, sistema de defensa personal.

Junto a Luna estuvieron dos instructores más TML, Steve Coster y Jessica Hartman, que le dieron consistencia a infraestructura a un evento multitudinario donde se le dio la posibilidad a otros estilos y otros maestros de mostrar su trabajo. El encuentro fue una gran puesta en común donde los participantes y los instructores pudieron intercambiar ideas y opiniones, además de entrenar de forma mixta tanto alumnos como practicantes de diferentes escuelas y todos bajo el mismo denominador común, tener la mente abierta y la pasión por las artes marciales y/o los sistemas de defensa personal tanto policial como militar.

Creer para crear fue el lema de este macro encuentro de practicantes de diferentes especialidades y deportes de contacto que trabajaron bajo la supervisión de Luna, Coster y Hartman, además de otros ocho instructores que colaboraron en un evento realizado en un lugar privilegiado, con instalaciones de última generación, pioneras en Tenerife y utilizadas por muchos deportistas de élite a nivel mundial en sus diferentes especialidades.

Además de la línea de trabajo trazada por la organización para las jornadas de convivencia, se añadieron actividades paralelas como la exhibición y duelo de Capoeira que llevó a cabo la escuela Camugeré, que se encargó de amenizar el evento recargando de energía y entusiasmo a los participantes y mostrando esa destreza, habilidad y alegría tan particular de esta especialidad tan arraigada en Brasil que se ha ido extendiendo por todo el mundo.

Martín Luna, durante una de las técnicas que explicó en el seminario. / DA

Las jornadas sirvieron para dejar patente que “la unión hace la fuerza” como destacaba Martín Luna que agradeció “la enorme convocatoria de participantes” y la posibilidad de poder trabajar con once instructores “de distintas líneas de Krav Maga”, algo que se da en pocos lugares.

El nivel ofrecido por el grupo de instructores encabezado por Martín Luna fue el principal reclamo de unas jornadas donde se dieron cita más de 150 participantes llegados desde todas las Islas Canarias, además de diferentes rincones de la geografía nacional como Toledo, Marbella, Madrid, Murcia, Barcelona o provincias gallegas y de países como Italia, Portugal, Inglaterra o Francia. Todos disfrutaron de unas jornadas de trabajo y formación personal.