sucesos

La suiza fallecida en Icod murió desnutrida y sufrió agresiones anteriores a su muerte

A la espera de concretarse la causa exacta del óbito de la mujer, una suiza de 62 años, el juzgado deja libre al marido con un cargo por posible homicidio imprudente o por omisión
El cadáver fue encontrado en la vivienda de la mujer| LOS DRAGOS

La mujer de 62 años de edad y nacionalidad suiza cuyo cadáver fue encontrado el pasado viernes en su domicilio de Icod de los Vinos murió desnutrida, deshidratada y anémica.

Así lo recoge el auto dictado hoy lunes por el Juzgado de Instrucción Número 1 de la referida localidad norteña, por el cual se acordó que el marido de la fallecida, también suizo, de 64 años e identificado por las iniciales H.V., queda en libertad con cargos por un posible homicidio imprudente o cometido por omisión, tal y como informa el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Se da la circunstancia de que el cadáver presenta evidencias de que la mujer había sufrido varias agresiones, aunque ninguna fue la causa directa de la muerte, que sigue sin concretarse a la espera de que continúen los trabajos propios de la autopsia.

En concreto, en el auto se detalla que el cuerpo sin vida presenta “múltiples hematomas en cráneo, cara y cuello, tórax y abdomen y extremidades”, y que dichas lesiones se produjeron en distintas fechas, pero que no son recientes (“días o semanas”, detalla el auto).

Es más, el informe preliminar de la autopsia sí descarta que la causa de la muerte tuviera un origen traumático, lo que por ahora impide sostener una acusación por un presunto homicidio doloso (intencionado).

Así las cosas, el juzgado, que ha desechado la solicitud de la Fiscalía para que se decretase la prisión provisional al encausado, ha dictado varias medidas para garantizar que no pueda eludir la acción de la Justicia, tales como la retirada del pasaporte o la prohibición de que pueda salir de la Isla de Tenerife, además de tener que comparecer semanalmente en sede judicial.

Fue el propio marido quien alertó a las autoridades el pasado viernes del fallecimiento de su mujer. Cuando la Guardia Civil llegó al domicilio del Camino de las Charnecas, observó que ya presentaba rigor mortis (había muerto entre 24 y 48 horas antes) y señales de posibles agresiones, activándose el protocolo ante un posible caso de violencia de género con resultado de muerte.

Un dato más. La Guardia Civil detectó un episodio de violencia entre la pareja a mediados del año pasado, pero la mujer ni denunció ni se dejó examinar por los médicos.

En Urgencias el pasado día 1 con el húmero roto y muchos golpes

La ahora fallecida ingresó en Urgencias el pasado día 1 del mes en curso con una fractura de húmero (que estaba infectada cuando falleció), así como un traumatismo craneal y policontusiones. En el parte se adujo como posibles causas una caída bajo los efectos del alcohol o una agresión, pero no violencia de género.

TE PUEDE INTERESAR