seccion empresario relevante

Óscar Izquierdo: “No podemos quedarnos igual que antes de las elecciones. Se necesita un cambio, con el pacto que sea”

El presidente de la Federación Provincial de Empresarios de la Construcción (Fepeco) es también licenciado con grado en Ciencias Políticas y uno de los máximos especialistas en España de la Teoría de la organización y estructuras organizacionales
Óscar Izquierdo, presidente de Fepeco./ Fran Pallero.

-¿Cómo pasa uno de ser asesor de la presidencia del Gobierno a dirigir una organización empresarial?
“Pues no sé. Tras mi paso por el Gobierno de Canarias como asesor y jefe de Gabinete, los empresarios de la construcción me pidieron que organizara y modernizara Fepeco para convertirla en una organización empresarial reivindicativa y eficiente y así fue. Aquí llevo ya 27 años”.

-Y así ha sido, porque vamos, no ha parado, sobre todo en los últimos meses, de criticar duramente al Gobierno regional y el Cabildo de Tenerife por sus políticas de infraestructuras y carreteras?
“Es que no puede ser. Lo que está ocurriendo en Tenerife clama al cielo. Hay obras que están esperando por hacerse desde años. Los ciudadanos tienen que saber que el problema más grave que tiene Tenerife son sus carreteras porque incide en todo lo demás, especialmente en la cohesión de la sociedad. Y este problema, el de las colas, tiene nombre y apellidos y es consecuencia de los responsables públicos que, en los últimos 30 años, por cobardía, han sido incapaces de acometer las obras que hacen falta. Las colas se han convertido en una enfermedad crónica de la Isla y, lo peor, es que los ciudadanos se han acostumbrado a tener esta enfermedad. Y la curación va por la vía de exigir. Por eso, le exijo a los nuevos gobiernos que se conformen ahora altitud de miras, y que antepongan los intereses de la Isla por encima de los intereses partidistas e ideológicos”.

-Por lo pronto la sociedad ha reaccionado y ha exigido un cambio, otra cosa es la aritmética de los pactos.
“Mire, en Tenerife hay una necesidad imperiosa de acabar con los atascos, no sólo viarios, sino también administrativos y burocráticos y solucionar esto pasa por encima de ideologías e intereses partidistas. Tenerife tiene que primar en cualquier acuerdo que se adopte. Si lo hacemos así, empezaremos a caminar en buen sentido. No podemos quedarnos igual que antes de las elecciones. Se necesita un cambio, con el pacto que sea”.

-¿Cuál sería su pacto ideal?
“Me da igual. El que sea, pero con personas competentes. Lo que sí le digo es que no podemos seguir con las personas que han demostrado falta de gestión y eficiencia. Necesitamos personas en la gestión pública que sepan empezar y terminas las obras; poner la primera y la última piedra, en definitiva, personas que no gobiernen a golpe de ocurrencia y que se crean más inteligentes o estudiadas que los demás. Políticos humildes y no vanidosos, que antepongan siempre los intereses de Tenerife por encima de los suyos propios o los partidistas. Ahora lo que toca son gobiernos competentes y eficaces que destierren las ocurrencias que han propiciado las colas y los atascos continuos”.

-¿Cree que los políticos actuales, los que han gobernado y los que aspiran a hacerlo, tienen ese perfil?.
“Unos más que otros, pero lo que está claro es que los resultados electorales del pasado 26 de mayo exigen, porque así lo ha decidido la ciudadanía, una nueva forma de hacer política en Canarias, porque exceptuando a los que han obtenido la mayoría absoluta, no han sido unos resultados espectaculares para ninguno. Ni los que han ganado lo han hecho de forma holgada, ni los que han perdido, menos Podemos, lo han hecho de manera catastrófica. Por lo que tienen que captar el mensaje de la ciudadanía que no es otro que hay que llegar a acuerdos y reinventar el consenso. Además, de cambiar esa forma de hacer política tan alejada de la realidad basada, como le insisto, en ocurrencias y promesas incumplidas que tanto daño nos ha hecho. Ahora toca de pasar de las palabras a los hechos y hacer todo lo que queda pendiente”.

-¿Qué es lo que falta?
“Pues mire, falta una planificación de carreteras por parte del Gobierno de Canarias. De la mayoría de las obras recogidas en el convenio de carreteras, no existen los proyectos constructivos redactados. Tampoco hay fijadas prioridades de actuación, ni programación alguna y, encima, la gran mayoría de las obras no tienen cobertura presupuestaria. Mire, Fepeco no es partidaria de llenar la Isla de carreteras, porque sería un grave error, ni de que cada año se construya un carril nuevo. Lo que queremos, simplemente, es que se hagan las carreteras básicas y estructurales para tener una red viaria segura, eficiente y sostenible y que, a su vez, nos permita hacer unos planes de movilidad efectivos, pero primero se tienen que hacer las infraestructuras”.

-¿Tanto cuesta, y no me refiero al dinero, hacer estas infraestructuras?
“No. Basta con hacer los proyectos que no están hechos. Tenerife es la única Isla donde no se han ejecutado las obras del convenio de carreteras, pero no el de este último, el de ninguno. ¿Sabe cuál es el problema? La falta de valentía política. Lo he dicho en muchas ocasiones, en Tenerife tenemos unos políticos muy cobardes que se pliegan a los noistas para no acometer las obras”.

-En Las Palmas de Gran Canaria parecen más valientes ¿no?
“Mucho más, así han conseguido lo que han conseguido. Mucho de esto se debe a la actuación de sus organizaciones empresariales que son más activas, no tiene más que leer las últimas declaraciones del presidente de la Confederación Canaria de Empresarios que para criticar al presidente del Cabildo de Gran Canaria, alabó a su homólogo en Tenerife diciendo que la Isla, económicamente está mucho mejor”.

-¿Y es así?
“Ni mucho menos. Tenerife no solo está en colas, sino a la cola de Canarias porque en los últimos tiempos hemos asistido a lo que yo llamo el silencio sonoro en todos los ámbitos de la sociedad civil. Mire, una sociedad subvencionada es una sociedad boba. Cuanta más subvención, más silencio. Las organizaciones empresariales tenemos que ser reivindicativas. Es es nuestra misión. No podemos ser seguidistas de los políticos, ni estar a sus órdenes. Tenemos que levantar la voz para defender al sector al que representamos, les guste o no a los políticos, porque ese es nuestro objetivo. Esta es nuestra diferencia con las organizaciones de la provincia oriental”.

-Esa era casi su misión cuando llego a Fepeco ¿no? ¿Parece que lo ha conseguido o lo que ha provocado es que tenga más enemigos?
“Bueno, más o menos. Mi misión es que la organización no sea dependiente de ningún partido polítco. Los políticos están para cumplir un servicio público y por ello tienen que estar dispuestos a asumir todas las críticas y sugerencias que sean necesarias, sobre todo de los que somos capaces de crear empleo y generar actividad económica. Los políticos no crean empleo somos los empresarios y por eso nos tienen que oír”.

TE PUEDE INTERESAR