Sociedad

La protagonista de una de las fotos más tiernas de la revista ‘Life’ es canaria

La inquietud de una editora gráfica de Vanity Fair ha destapado lo que probablemente muchos canarios desconocían acerca de una de las nadadoras más reconocidas del Archipiélago

Imagen captada por George Silk para la revista ‘Life’ en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960. | Vanity Fair

La inquietud de una editora gráfica de Vanity Fair ha destapado lo que probablemente muchos canarios desconocían acerca de una de las nadadoras más reconocidas del Archipiélago en el panorama internacional. Y es que una tierna fotografía que plasma a dos adolescentes en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 despertó la curiosidad de esta revista.

Sonrisas y miradas de complicidad, belleza juvenil… Se trata de Rita Pulido y Julio Cabrera Balsa, ambos referentes de la natación canaria que participaron en la citada competición internacional. El objetivo de George Silk, fotógrafo de Life, captó la mirada entre ambos jóvenes minutos antes de una prueba deportiva. “Cuando vi la foto publicada me puse a llorar. Rompí en cachitos pequeños todos los ejemplares que cayeron en mis manos de la revista”, reconoce a la revista la nadadora grancanaria, ahora con 74 años. “Julio era como un hermano y sigue siendo un buen amigo, pero en aquel momento José Manuel [su marido] y yo ya habíamos empezado a salir, y no me hizo ninguna gracia que esa imagen se hiciera pública”, asegura en una entrevista telefónica.

Pulido fue, junto a la catalana Isabel Castañé, la primera nadadora olímpica española. Es campeona, plusmarquista de España en estilo libre y además madre de la también nadadora olímpica Natalia Pulido. En febrero de 1966, con tan solo 20 años, puso fin a su carrera deportiva tras casarse con Juan Manuel Pulido -también nadador-, ya que seguir compitiendo no era compatible con ser madre de familia numerosa.

Por su parte, la versión del varón es más agradable: “Nos dimos cuenta de que un fotógrafo nos había hecho una foto, pero nosotros estábamos a lo nuestro viendo las competiciones. Luego apareció publicada en aquella revista tan buena con Gina Lollobrigida en la portada que vendían en un bazar de la calle Triana y todo el mundo la compró para vernos”.