sociedad

Unas 150 personas reivindican en Santa Cruz los derechos del pueblo saharaui

En el 40 aniversario de ‘Vacaciones en Paz’ apelan a la solidaridad de las familias para acoger a una niña o un niño liberándoles en julio y agosto del intenso calor en los campos de Tinduf
Manifestación Saharaui Santa Cruz 22
Manifestación Saharaui Santa Cruz 22
El Frente Polisario en Canarias se manifestó en Santa Cruz de Tenerife para reivindicar los derechos del pueblo saharaui, protesta coincide con el 40 aniversario de la iniciativa Vacaciones en paz. | DA

Unas 150 personas se manifestaron ayer por las calles de Santa Cruz de Tenerife en la convocatoria organizada por el Frente Polisario en Canarias para reivindicar los derechos del pueblo saharaui. La protesta coincide con el 40 aniversario de la iniciativa Vacaciones en paz, mediante la cual menores saharauis pasan los meses de julio y agosto en España alejados del intenso calor de los campamentos de refugiados de Tinduf, donde en verano se pueden alcanzar los 50 grados a la sombra.

La manifestación partió desde la plaza de Weyler para discurrir por las calles Méndez Núñez y El Pilar hasta finalizar en la plaza del Príncipe, donde un niño leyó un manifiesto. Al frente, 50 menores portaban la bandera saharaui. Durante el camino se gritaron consignas a favor de la autodeterminación saharaui. Recordaron el incumpliendo de las promesas por parte de España, que “de la noche a la mañana nos abandonó, nos traicionó, y nos entregó atados a la invasión marroquí”.

El presidente del Frente Polisario en Canarias, Hamdi Mansour, señaló que los niños reivindicarán “la justicia y el cumplimiento de los derechos humanos”, porque seguimos sufriendo “torturas, represión y persecuciones, ante los que Europa no actúa porque los intereses están por encima de las personas”.

Un total de 4.286 niños y niñas viajaron la pasada semana a España, de los cuáles 146 a Canarias. Los menores también pasarán reconocimientos médicos, mejorarán su alimentación, perfeccionarán su español y se afianzarán los vínculos y lazos que unen a ambos pueblos. Debido a la crisis económica y la falta de subvenciones ha disminuido el número de familias acogentes y, por tanto, hay menores que se han quedado en África. Por ese motivo se apeló “a la solidaridad de más familias” para que todos estos menores puedan pasar un verano lejos del desierto. “Las ilusiones y las sonrisas de los niños y niñas saharauis resisten inocentes y limpias en un lugar inhóspito que no es el suyo”. Desde hace 44 años están en los campamentos de refugiados de Tinduf. Son demasiadas generaciones que no conocen su tierra y que viven una situación muy dura. Ojalá algún día dejemos de acoger a niños y niñas porque significará que el Sáhara Occidental es reconocido como un país libre.

TE PUEDE INTERESAR