sociedad

Cristian Sánchez, campeón del mundo de eSports: “En Estados Unidos no saben dónde está El Hierro”

En noviembre de 2018 logró hacerse con el título de mejor jugador de la Clash Royale League 1, competición en la que tomaron parte los mejores de toda Europa y América

Su vida ha cambiado radicalmente en el último año. Sin embargo, su pasión por los videojuegos le viene de cuando apenas iba al colegio. Esa constancia, ese querer cumplir un sueño de niño y unas enormes ganas de convertirse en campeón del mundo, han hecho que el herreño Cristian Sánchez, con tan sólo 21 años, pueda permitirse la satisfacción de poder vivir de los eSports.

Su rendimiento y mejora han quedado patentes en los últimos 250 días. En noviembre de 2018 logró hacerse con el título de mejor jugador de la Clash Royale League 1, competición en la que tomaron parte los mejores de toda Europa y América. Casi ocho meses después, KaNaRiOoo, denominación que utiliza el herreño Cristian Sánchez en la Clash Royale League, se proclama campeón del mundo y lo hace con uno de los mejores clubes del planeta, Team Liquid.

– ¿Dónde nació?
“Nací en Valverde, en El Hierro. De todas formas, donde suelo veranear es en Sabinosa y, siempre que puedo, me vengo a esta zona de la Isla”.

– ¿Se considera más popular que Valentina, la de Sabinosa?
“Ja, ja. No lo creo. Vamos, no creo que sea para tanto. Ella fue una persona muy conocida y que hizo mucho por esta isla. Yo me considero muy normal”.

– ¿Qué tiene El Hierro de emblemático, para ser un lugar donde han nacido muchas personalidades en todos los ámbitos de la sociedad?
“La verdad es que no lo sé. Formamos parte de una isla muy pequeña, con apenas 8 o 9 mil habitantes, y siempre ha salido gente muy importante. Ya sea con la música, con el ejemplo claro de Valentina la de Sabinosa y, ahora, con Don Patricio; o bien con la política. Pienso que estamos teniendo suerte”.

– ¿Es usted hijo único?
“No. Somos tres en total. El mayor tiene 31 años, mi hermana, que tiene 27, y yo”.

– ¿Lo de los videojuegos le viene por tradición familiar?
“Fue algo que ya me vino desde muy pequeño, porque mi hermano jugaba mucho a los videojuegos y yo empecé a hacerlo también. Jugaba con él, me enseñó a jugar a todos los videojuegos”.

– ¿A qué edad fue eso y qué tipo de aparatos fueron los primeros con los que jugaba?
“Tendría 4 o 5 añitos. En esa etapa existía la Nintendo 64 y juegos como Mario Bross o Zelda. También me acuerdo de la Game Boy”.

– ¿A qué colegio fue de pequeño?
“Al Colegio Municipal Elías Garoé, en Valverde”.

– ¿Dónde cursó Bachillerato?
“En el Instituto de Educación Secundaria Elías Garoé, también en Valverde”.

– Entonces, ¿cuál fue su primera noción de lo que era una maquinita de juegos?
“Como te comentaba antes, las imágenes que recuerdo son con unos 3-4 añitos y viendo a mi hermano. Le pedía que me dejara jugar con él y así empezó todo”.

– ¿Se acuerda de la primera vez que jugó?
“Sí, claro. Fue con la Nintendo 64 y el juego era el de Super Mario Bross”.

– ¿Le enganchó desde el primer instante?
“Mis primeros juegos fueron los relacionados con Mario Bross y fue en una Nintendo 64. Además, también llegué a jugar con la Game Boy al juego de Pokémon que todo el mundo conoce. Desde el primer momento, todos los videojuegos me encantaron y sí que me enganché desde el principio. Sabía que me iban a gustar toda la vida”.

– ¿Qué se requiere para ser un buen jugador de eSports: destreza, habilidad, agilidad, preparación física y mental o suerte?
“Te diría que hay que tener todo eso que has comentado. Una fusión de todo, ya que necesitas destreza, necesitas habilidad, hay que ser ágil y no tener nervios, por supuesto. ¿Por qué digo esto último? Porque hay que controlar este aspecto, ya que si tienes nervios, al final te acaba perjudicando. Es muy difícil que, a lo mejor, una persona que empieza con quince años a los videojuegos y tenga nervios en un momento dado, es complicado que llegue lejos. En mi caso llevo jugando desde muy pequeño y siempre he estado ligado a los videojuegos”.

– ¿Qué es el Clash Royale?
“Es un juego de estrategia, en el cual yo tengo tres torres y el rival tiene otras tres torres. Tenemos un tiempo de tres minutos para tumbárnoslas, sin que el otro nos las tumbe a nosotros, claro”.

– ¿Cuántas horas hay que dedicarle al día para ser muy bueno en esto?
“La verdad es que no lo sé, porque todo depende de la persona, pero no sabría decirte. En mi caso, antes de estar compitiendo, yo jugaba al Clash Royale todos los días y le dedicaba unas dos horas cada jornada”.

– ¿En qué momento se dio cuenta de que quería dedicarse a este mundo?
“Fue en el momento en el que salté a Europa. Estaba militando en un equipo español y me quiso fichar un conjunto europeo para la Liga Mundial de Clash Royale. En ese momento me di cuenta que podía hacer grandes cosas en este juego de estrategia”.

– ¿Qué equipo fue el que le fichó?
“Primero estuve en el Arctic. Luego, en el ASUS. De ahí pasé al G2 ESPORTS, para jugar la Clash Royale League, para terminar fichándome el Team Liquid”.

– ¿Cuáles fueron sus primeras ganancias y cuánto se puede llegar a ganar en esta profesión?
“Eso ha variado con el paso del tiempo. Cuando estaba en el equipo Arctic fueron entre 200 y 400 euros. ¿Qué cuánto se puede llegar a ganar? Ni idea. Depende del Club en el que estés fichado, de la política que lleve a cabo en ese aspecto y depende de lo que te quieran pagar”.

– ¿Se puede vivir de esto?
“Sí. Se puede vivir de los eSports. Es evidente que necesitas tener suerte y ser muy bueno, para lograr estar en el grupo de los mejores”.

– ¿Cuánto de riesgo económico existe al encontrarse en un duelo contra otro gamer?
“¿A qué te refieres?”.

– ¿Llegas a perder dinero si te enfrentas a un rival y pierdes con él?
“No, qué va. No es así la competición. Si pierdes, no pierdes nada en sí. Se trata de una competición exactamente igual a lo que puede ser, por ejemplo, la Liga de fútbol. Hay muchos encuentros, los vas afrontando partido a partido y, depende del puesto en el que quedes, ya llega la hora de afrontar los play-off y ahí es donde se decide todo”.

– ¿Por qué y cuándo le surgió la idea de denominarse KaNaRiOoo?
“Antes de entrar en el primer juego, me llamaba Kristian. Entonces, los eSports estaban entrando al Clash Royale y debía tener un nik mejor, no sólo Kristian. Por tal motivo y como no sabía qué nombre ponerme decidí añadirle dos o al nombre que ya tenía mi hermano (KaNaRiO). Esa es la historia. Me puse KaNaRiOoo”.

– ¿Podría resumirnos su palmarés hasta estos momentos? ¿Qué logros importantes ha obtenido?
“Fuimos terceros de la primera Clash Royale League, con G2 eSports, y ahora hemos sido campeones de la C.R.L. y del mundo con Team Liquid”.

– ¿Podría explicarnos qué tipo de competición es la C.R.L.?
“Es la Clash Royale League. La Liga que yo juego es a nivel de toda Europa y América, mientras que también existe otra a nivel de Asia. Entonces, cuando ganamos, los vencedores se enfrentan contra los de la otra región”.

– ¿En una ronda final cuántos jugadores llegan a tomar parte en esta competición?
“Cerca de diez, como mucho. Bueno, diez o veinte dependiendo del formato que se utilice”.

– ¿En qué equipo está militando ahora y qué retos se plantea a corto y medio plazo?
“Ahora mismo pertenezco, como te comenté anteriormente, al Team Liquid. Es un equipo holandés, pero que reside en Los Ángeles. ¿Cuántos somos? En mi equipo somos cuatro jugadores y un entrenador. Hay un holandés (surgical goblin), un inglés (boeufmac), un estadounidense (diegob, de San Francisco, en California) y yo”.

– ¿Se ha planteado ya su futuro y si éste estará lejos de los eSports?
“Uff, buena pregunta. La verdad es que no sé lo que haré en el futuro. De momento seguiré tal y como estoy ahora mismo y, dependiendo de lo que me depare el futuro, ya tomaré decisiones”.

– ¿Cuánto de importante en su carrera profesional ha sido el estar representado por Eduardo Carbonell, gamer de oro?
“Pues la verdad que muchísimo. Me han representado muy bien y no sé hasta qué punto, pero fue llegar al Team Liquid gracias a ellos y quedamos campeones. Han sido decisivos en mi carrera”.

– ¿Qué es la G.L.H.F.?
“Significa Good luck Have fun, algo así como Buena suerte y Pásalo bien. Es una empresa de representación, que lleva diversos asuntos a jugadores como yo. Nos llevan nuestras cosas y demás. Llevo con ellos desde enero de este año”.

– ¿Qué hay de cierto en que un jugador del grupo selecto de los eSports puede llegar a ganar muchísimo dinero?
“Lo que sí está claro es que hay gente que se dedica a esto y que gana muchísimo. Hay personas muy famosas de otros países que, aparte de jugar, son youtubers y por ahí puede influir bastante lo que me comentas”.

– ¿Cómo se le da lo de andar por las redes?
“Me gusta mucho andar por todas las redes sociales. Te hablo de Twitter, Instagram, ahora voy a empezar en Youtube y también estoy en Twitch (plataforma para retransmitir en directo las partidas de videojuegos)”.

– ¿Cuál ha sido el récord de público que ha asistido a una partida suya?
“Ni idea, pero creo que en una ocasión estuvo cerca de las 2.000 personas”.

-¿Dónde y en qué escenario?
“En Gamergy, en las finales de la Superliga Orange (S.L.O.), un evento de eSports que se organiza en Madrid”.

– ¿Y su récord en dinero ganado?
“(Esboza una leve sonrisa de timidez y responde) De eso, sí que no me gusta hablar. Lo siento”.

– ¿Qué tal su dominio del inglés?
“Estoy muy contento. Creo haber aprendido bastante el idioma. Ahora, tras fichar en el Team Liquid y como todos sus componentes hablan en inglés, pues lo domino muy bien. En Los Ángeles puedo seguir perfeccionándolo mucho”.

– En los Estados Unidos, por las veces que ya ha estado allí, ¿conocen dónde está ubicado geográficamente El Hierro?
“Sólo he estado allí en dos ocasiones. Una con el equipo G2 ESPORTS y, la otra, con el Team Liquid. Ahora regresaré de nuevo el día 15 de agosto. La verdad es que no saben dónde está El Hierro. Nadie lo conoce, pero intento explicarles dónde es”.

– ¿Cuántas veces suele visitar su Isla natal?
“Suelo estar en total unos cinco meses al año. Intento ir en navidades, por supuesto, y suelo repartirlo a lo largo del año”.

– ¿Quién ha ganado la batalla, Cristian o Herminio, su padre?
“(Sonríe abiertamente y responde con sinceridad) Pienso que he terminado ganando yo. La verdad es que mi padre siempre me peleaba mucho al principio, ya que jugaba muchísimo a los videojuegos y estaba demasiado enganchado a ellos. Tengo que reconocer que no le hacía caso y, al final, logré alcanzar mi sueño, llegar muy lejos y mi padre se siente feliz y orgulloso”.

TE PUEDE INTERESAR