LA PALMA

Hernández Zapata: “Queremos el TMT en La Palma, y vamos a darlo todo para que así sea”

Reeditando el pacto de 2013 con los socialistas, Mariano Hernández Zapata (Los Llanos de Aridane, 1982) lidia ahora con las obligaciones propias de tal responsabilidad, que compatibiliza con tareas municipales en su municipio natal, y los problemas derivados de la insólita política que la dirección estatal de su partido, el PP

Si algo no se le puede negar es que ha llegado a la Presidencia del Cabildo de La Palma con ganas, y la mejor muestra es la celeridad con la que se han logrado aprobar los Presupuestos insulares para este año. Reeditando el pacto de 2013 con los socialistas, Mariano Hernández Zapata (Los Llanos de Aridane, 1982) lidia ahora con las obligaciones propias de tal responsabilidad, que compatibiliza con tareas municipales en su municipio natal, y los problemas derivados de la insólita política que la dirección estatal de su partido, el PP, pretende llevar a cabo en las Islas, claramente perjudicial a sus intereses y que tanto beneficia a Coalición Canaria.

-Tenemos Presupuestos insulares, a pesar de ser agosto y de las reticencias del anterior equipo de gobierno.
“Así es. El pasado martes tuvimos la comisión de Hacienda y ayer [el pasado miércoles para el lector] tuvimos el pleno de los Presupuestos. Sin duda es una alegría, pero no del todo, porque estamos en agosto, pero hay quienes han tenido responsabilidades y no fueron capaces de aprobarlos”.

-No deja de llamar la atención que el anterior equipo de gobierno, liderado por CC, manifestase públicamente su desinterés por aprobar los Presupuestos de este año. ¿A qué entiende usted que se debiera?
“El Gobierno formado por PSOE y CC intentó aprobarlo en mayo, pero finalmente no lo hicieron dado que estábamos en plenas elecciones y nosotros, es la verdad, tampoco estábamos de acuerdo en que fuera el momento adecuado. Aun así, sí que aprobaron una modificación de remanente ante la que nos abstuvimos, por mucho que éticamente no nos pareciera correcto por esa cercanía con las elecciones. Pero lo cierto es que ahora hemos demostrado lo que dijimos en campaña: que venimos a gobernar, a dejarnos la piel y a ir a por todas. Entendemos que siempre es mejor que la Administración cuente con unos presupuestos, y en apenas 10 días nos hemos organizado para que estemos ya con unos en el Pleno. Y tenemos además el firme objetivo de que en septiembre podamos empezar a trabajar en los Presupuestos de 2020, y que estén en el Pleno el próximo noviembre o diciembre”.

-¿Por qué resulta una novedad de este año que se haya escuchado al Consejo Económico y Social, cuando en realidad así lo estipula la normativa?
“No se cumplía, es cierto, pero a pesar de la prisa con la que hemos tenido que trabajar este año les enviamos el borrador en cuanto pudimos y han podido incluso presentar alguna enmienda, en este caso por parte del que fue presidente del Cabildo durante muchos años, José Luis Perestelo, y que, por cierto, hemos asumido. Cuando nos reunimos les hemos pedido disculpas por tanta prisa, pero también les comunicamos que ya hay que empezar a trabajar con vistas a los Presupuestos del año que viene”.

-Cabe suponer que, dada esa premura, estemos hablando de unos presupuestos, los de este 2019, de carácter continuista.
“Es verdad. Ciertamente, son continuistas, dado que, al fin y al cabo, tenemos un pacto de gobierno con los socialistas, que llevan en el Gobierno insular durante los últimos ocho años. Pero también hemos dejado nuestra impronta, la del Partido Popular, con la introducción de determinadas enmiendas por un valor cercano a los ocho millones de euros para un total de casi 130 millones. Si se quita el capítulo uno (personal), hemos modificado aproximadamente el 11% del Presupuesto. No se puede hacer más en tan poco tiempo, pero seguimos teniendo como objetivo generar ilusión, mover la Isla, porque hay mucha gente esperando por este presupuesto, a tal punto que, incluso, algunos servicios del Cabildo iban a tener dificultades para finalizar el año si no lo aprobábamos, y eso clamaba al cielo. En realidad, nunca entendimos las declaraciones que hizo la anterior presidenta de que no hacía falta aprobar los Presupuestos de 2019, porque tenían los apoyos suficientes, como tampoco entendemos que ahora nos ataquen duramente y hayan presentado enmiendas que ellos no metieron durante el mes que han gobernado durante este mandato”.

-En la misma semana coge impulso el Plan General de Ordenación de Los Llanos de Aridane. Estaremos en agosto, pero en La Palma están pasando cosas importantes este mes, sin duda.
“Como sabe, también soy concejal en Los Llanos y, la verdad, estamos orgullosos de ser el primer ayuntamiento capaz de haber sacado a concurso público el plan de ordenamiento, y que, dentro de los plazos, estemos cumpliendo con lo establecido. Es el fruto de un trabajo liderado por la alcaldesa, Noelia García, y de Manuel Perera, el concejal de Urbanismo, que es de aplaudir y que, como usted me dice, demuestra que en La Palma están pasando cosas y que se está poniendo toda la carne en el asador desde los distintos gobiernos para que la Isla avance”.

-Aun así, queda mucho por hacer. ¿Algún día dejará de ser algo extraordinario aparcar sin dificultades en Santa Cruz de La Palma?
“[Sonríe] Es cierto que Santa Cruz de La Palma tiene un problema importante con los aparcamientos, y desde el Cabildo vamos a colaborar con el Ayuntamiento para ponerle remedio. Esta misma semana hemos contratado la modificación del proyecto del Intercambiador de guaguas, que va situado a la entrada de la ciudad, y que supondrá más de 700 plazas de aparcamiento. Es un proyecto que se lleva gestando unos 20 años, y que tenemos el firme compromiso de que en 2020 esté dicho proyecto contratado y se ejecute. Pero además está previsto que, con el Consejo Insular de Aguas, se pueda cubrir el barranco de Las Nieves para establecer otra plataforma de aparcamientos, con lo que así tendríamos soluciones para quien llegue a la ciudad tanto por el norte como por el sur”.

-Permítame la broma, pero es imposible no fijarse en las calles abiertas por toda la capital. ¿Estamos cerca de encontrar el tesoro que seguramente se está buscando con tanto denuedo?
“[Acepta la chanza con humor y ríe abiertamente] El problema radica en que se contrataron estas obras sin tener en cuenta el saneamiento y los servicios, porque venía de un proyecto para zonas comerciales abiertas, lo que solo permitía que el 3% de la ejecución fuera subterránea, así que, claro, hubo que llevar a cabo este modificado para introducir el agua, la luz, la fibra óptica… En resumen, que estas obras se hagan con todas las de la ley y esperemos que terminen según el plazo establecido y, al menos, parece que marchan a buen ritmo. Con estas obras, como con todas las del Cabildo, tenemos que estar en contacto permanente con los vecinos, con los empresarios de cada zona, para que tengan información de primera mano de cómo van los trabajos, de los avances logrados y de cualquier vicisitud que pueda surgir”.

-Cambiando del tercio institucional al partidista, cuesta explicar lo que pasa con el PP de La Palma, que tras las recientes elecciones locales lidera el Cabildo y los dos ayuntamientos más importantes. Todo ello, un mes después de los peores resultados estatales en la historia del PP.
“Y mantenemos la mayoría absoluta en Los Llanos, como ha dicho, pero también en Barlovento y Breña Baja, además de entrar en los gobiernos de Garafía y Mazo”.

-Es decir, los mejores resultados en la historia del PP palmero, incluso superiores a los de los años noventa.

“Sí, así es. Con otro dato: el Partido Popular de La Palma fue el único que creció en votos de todas las islas”.

-Y, sin embargo, la dirección estatal de su partido lo ha expulsado a usted y a sus compañeros de la Corporación insular. ¿Me ayuda a entenderlo?
“[Medita unos segundos la respuesta] Es muy complicado. La verdad es que hemos pasado meses muy duros. Nosotros entendemos que la premisa, siempre, del PP es gobernar, porque somos un partido de gobierno, y ahora mismo me siento tan del Partido Popular o más que antes de las elecciones. Creo que teníamos una oportunidad de poder optar a la Presidencia del Cabildo de La Palma después de 28 años y, escúcheme bien, ¡hacía 28 años que el PP no presidía el Cabildo de La Palma! Nosotros vivimos la experiencia de darle la Presidencia a Anselmo Pestana (PSOE) en 2013, a pesar de tener más votos que ellos, y luego lo que pasó es que se reforzaron los socialistas en parte con nuestro trabajo. Porque estando en la Presidencia es como se pueden ver las políticas, ahora las del Partido Popular, y esta era la única opción de cambio que tenía la isla de La Palma. De esos 28 años, solo hemos estado en el Gobierno insular año y medio. Ahora que hemos logrado la Presidencia, nos llega esta expulsión que entendemos injusta, pero, por supuesto, respetamos los órganos del partido y esperamos que, entre todos, seamos capaces de tender puentes para el entendimiento y podamos volver a la que es nuestra casa”.

-¿Puede ayudar el paso al costado del hasta hace poco presidente del PP canario, Asier Antona, que se ha marchado al Senado?
“El presidente Antona ha demostrado que ama a este partido y, a pesar de que yo pueda compartir o no las decisiones adoptadas a nivel nacional respecto a mi presidente, entiendo su gesto político con toda la organización de Canarias. Sí me gustaría dejar claro que la situación de La Palma poco o nada ha tenido que ver con la que ha tenido que vivir, a mi entender de forma injusta, Asier Antona. Porque fue negociando un posible Gobierno de Canarias donde llegó a ponerse su cabeza encima de la mesa antes de que pasara nada en La Palma. De cualquier modo, todo mi cariño para Asier Antona, que ahora desempeña unas responsabilidades que no son baladíes, dado que es miembro de la dirección nacional del partido y es viceportavoz en el Senado”.

-¿Entiende que lo sucedido obedece a la incapacidad para comprender que las siglas PP y PSOE significan algo distinto en La Palma, donde incluso ya tenían una experiencia de gobierno anterior, de lo que pueda suceder en Madrid?
“En La Palma o en Lanzarote, donde también tenemos un acuerdo de gobierno entre ambos partidos. Pero hay que pensar en que aquí vivimos en una isla con 80.000 habitantes donde nos conocemos todos, y para nosotros era muy difícil salir a la calle y explicar que íbamos a mantener en el gobierno del Cabildo, cuatro años más, a Coalición Canaria. Porque no pasa por estar en la oposición, como hemos estado nosotros, pero es sano airear, refrescar con personas nuevas los gobiernos. Aquí llegó un punto en que parecía que CC era dueño y señor de las instituciones y no es así. Ya demostramos en su día que, con el PSOE, podíamos traer cosas buenas para La Palma, y le puedo asegurar que todavía estamos recogiendo frutos de ese año y medio”.

-¿Me pone algún ejemplo?
“El Roque de los Muchachos. En una acción de valentía, aquel equipo de gobierno fue valiente y aprobó lo necesario para que el centro de visitantes saliera adelante. Pero también políticas turísticas, ya que entonces estábamos hundidos en la miseria respecto a dicho sector, y con el trabajo de Raúl Camacho y de la mano con los socialistas pusimos las bases para que hoy sigamos mejorando nuestras cifras, aunque sabemos que estamos en una situación difícil para toda Canarias. La gente se quedó con un buen sabor de boca de aquel Gobierno, y queremos retomarlo con más tiempo de duración, claro”.

-Esta misma semana han tenido una reunión por el nuevo telescopio, el TMT. ¿Cómo marcha la negociación? ¿Es posible que venga finalmente para La Palma?
“Como sabe, se han dirigido a nosotros para llevar a cabo una reunión en septiembre. Nos han pedido que en esa reunión estén presentes determinadas personalidades, y nosotros hemos puesto todo por nuestra parte para que todas las licencias estén a punto antes de que termine septiembre. Vamos a darlo todo, porque queremos ese telescopio en La Palma, aunque siempre recuerdo que no nos alegramos de que fracasen proyectos de este calibre en otros lugares, como es Hawái en este caso”.

-¿Hay garantías de que el TMT acabará en La Palma?
“No, no es seguro, porque tampoco depende todo de si finalmente se pone o no en Hawái, dado que habrá que ver si quienes financian el telescopio siguen adelante con su inversión en nuestra isla. Pero sí quiero alabar el trabajo realizado por el Instituto de Astrofísica de Canarias, que están siempre ahí y nos han tenido informados en todo momento. Como también es de agradecer el apoyo que nos presta tanto el Gobierno de España como el de Canarias. Insisto, queremos el telescopio en La Palma, concretamente en Puntagorda, y por nosotros no va a quedar”.