María Carcedo, sobre el brote de listeriosis: “Si se hubieran cumplido los requisitos, no habría crisis”

La ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, y los consejeros de Salud de las comunidades autónomas se reunieron ayer para intercambiar información sobre el brote de listeriosis y las medidas que están adoptando. Carcedo celebró el descenso de nuevos contagios de listeriosis por consumo de carne La Mechá: “La evolución del brote está descendiendo en número de casos”, apuntó, y esperó que “sea el indicador de que está controlado el brote y, por tanto, la aparición de nuevos casos”, agregó.

La ministra recordó que el brote, “según las normas europeas de vigilancia” de la seguridad alimentaria, “no debería de haberse producido si se hubieran cumplido todos los requisitos de los productos que no llevan calentamiento en el hogar o restaurantes, puesto que son listos para el consumo y requieren unos mayores controles”. “Algo está fallando cuando se produce el brote, eso habrá que analizarlo más tranquilamente. Ahora se trata de contener el brote y atender perfectamente a las personas afectadas, así como hacer el seguimiento epidemiológico para conocer cómo se comporta la bacteria con precisión. Algo ha fallado en este proceso de puesta a la venta del producto”.

La ministra en funciones defendió que “están funcionando todas las redes de coordinación”. “Todo es mejorable, pero están funcionando con una transferencia de información casi inmediata”, agregó. En cuanto a los protocolos de seguridad, insistió en que responden a directivas europeas, que “se han reforzado mucho desde el caso de las vacas locas”, y afirmó que España entregó la “información necesaria a nivel internacional para prevenir nuevos casos”. España realiza controles de seguridad alimentaria para estos productos. “Están funcionando de forma normalizada absolutamente todos los controles”.

600.000 Inspecciones

Las comunidades realizan al año “cerca de 600.000 inspecciones para garantizar la seguridad alimentaria. En el caso de productos cárnicos, en torno a 113.000 controles analíticos. Hay una potente red de control de vigilancia de la seguridad alimentaria”, defendió Carcedo.

En la misma línea que el consejero de Sanidad de la Junta de Andalucía, la ministra incidió en que “los productos de carne mechada de Comercial Martínez León”, que utilizaban carne directamente de La Mechá “no son de marca blanca. Es una marca concreta de una empresa concreta, cuyo problema es que su etiquetado es inexistente en cuanto a los requisitos exigibles. Se produce una venta sin los requisitos exigibles de etiquetado de seguridad alimentaria”.

TE PUEDE INTERESAR