Educación

María José Guerra: “Esta consejería tiene otras prioridades antes que potenciar los ‘e-sports”

La consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes responde a los asuntos más polémicos que rodearon al área que gestiona en los últimos años

La consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, María José Guerra. Sergio Méndez
La consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, María José Guerra. Sergio Méndez

En la segunda entrega de la entrevista de DIARIO DE AVISOS con la consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, María José Guerra (San Cristóbal de La Laguna, 1962), responde a los asuntos más polémicos que rodearon al área que gestiona en los últimos años, como el proyecto piloto de los e-sports que implantó el anterior Gobierno canario, los últimos casos de acoso sexista en la Universidad de La Laguna (ULL), la desigualdad de género existente en el deporte y el tan cuestionado nivel de la prueba de acceso a la universidad en Canarias. Guerra es doctora en Filosofía, es docente desde los 23 años y antes de ser nombrada consejera era catedrática de Filosofía Moral en la ULL. Cuenta con numerosos estudios sobre feminismo y política ecológica. Además, fue directora del Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres y del Centro de Estudios Ecosociales de la institución lagunera.

-¿Qué opina sobre destinar horas lectivas a los e-sports?
“Hay otras prioridades. Estoy muy preocupada, porque creo que se debería analizar la relación que estos videojuegos pueden tener con la expansión de las apuestas deportivas. Esto hay que analizarlo, porque además tenemos un problema enorme de sedentarismo y hay preocupación por parte de las familias y los docentes de que los chicos dediquen muchas horas a estos juegos, algo que les puede restar tiempo para hacer otro tipo de actividades”.

-Entonces… ¿esta consejería no va a continuar con dicho proyecto?
“Creo que sí hay que integrar la tecnología en los procesos educativos, pero yo en principio quiero ejercer una suerte de cautela crítica antes de hacer grandes inversiones en proyectos en los que no hay un consenso en la comunidad educativa y creo que, por las polémicas del pasado, ese consenso no existe en este asunto. Ni siquiera me gusta el nombre (e-sports), porque para todo la Real Academia Española recomienda poner un nombre en castellano y lo adecuado sería llamarlo videojuegos competitivos, decirlo en inglés parece que le da un aura de glamour. Además, creo que es un tema que necesita mucho estudio, es muy complicado y yo no voy a hacer nada de manera precipitada. También pienso que hay un gran incentivo económico para desarrollar todo esto y ese es el problema”.

-¿Habría que analizar también la imagen que estos videojuegos dan de las mujeres y los valores bélicos que difunden?…
“Parece que en el pasado no se hizo una evaluación desde el punto de vista de la igualdad y seguramente tampoco respecto a otro tipo de valores cívicos. Si hablamos de género, es un sector muy masculinizado, de hecho las mujeres y chicas en el sector de los videojuegos sufren acoso y ciberviolencia”.

-A raíz de los casos de acoso en la ULL, ¿cree que hace falta más información sobre igualdad en las universidades canarias?
“En la ULL se ha llegado a acuerdos sobre este tema, se hizo un claustro monográfico, se ha mejorado mucho el protocolo de acoso, las directrices y el acompañamiento a las víctimas. Una medida que se planteó es hacer referencia al protocolo por acoso el mismo día en el que se recibe a los alumnos de primero, para que sepan a dónde recurrir si tienen un problema y a quién plantearlo.

-¿Se abordó la cuestión de forma correcta en la ULL?
“Creo que en la universidad hemos hecho un aprendizaje colectivo como institución y que los grupos claustrales plantearon cómo mejorar el protocolo. También hubo compañeras de la Unidad de Igualdad que se implicaron mucho y esa era la forma adecuada de abordar este tipo de problemáticas, no ocultarla, ponerla encima de la mesa. En el contexto de las universidades españolas se ha hecho un trabajo muy bueno”.

-Otra de las eternas polémicas es el nivel de la prueba de acceso a la universidad en Canarias. ¿Qué opina de este asunto?
“Yo creo que es una polémica inflada. Siempre me ha resultado extremadamente desagradable el enfrentamiento entre territorios. Además, la movilidad en la etapa universitaria yo creo que es muy positiva. Quizás el programa de movilidad más exitoso que haya sea el Erasmus. Así que para mí no tiene sentido alimentar este tipo de debates. Y la actual prueba de acceso a la universidad, la EBAU, es heredada de la última ley educativa, la Lomce”.

-¿Considera que la Lomce ha planteado de forma incorrecta la actual prueba de acceso?
“El modelo está mal diseñado porque cada universidad da unas puntuaciones y hay una gran fragmentación. El sistema que emana de la Lomce ha supuesto un paso atrás, así que espero que la nueva ley educativa, que ya el Gobierno socialista ha puesto encima de la mesa, plantee alguna mejora en el acceso a la universidad y que sea lo más racional posible”.

-Entonces, ¿no cree que a los canarios se les sube la nota en la prueba de acceso a la universidad?
“Me da la sensación de que se ha jugado a buscar cómo hacer que la gente se sienta ofendida a base de titulares. Yo creo en la igualdad de oportunidades de todas las personas, independientemente del territorio en el que vivan”.

-Con la proliferación de noticias sobre violencia sexual, parece que no es adecuada la información que reciben los jóvenes sobre estos asuntos…
“Cuando yo fui profesora de instituto, sé que hubo programas relacionados con la educación para la convivencia y la ética. Es un asunto fundamental hoy en día, con la irrupción de todo tipo de mensajes y el acceso sin filtros a la pornografía, que cada vez es más violenta y dura. También creo que ha habido un retroceso en todo lo relacionado con la prevención y el sexo seguro, así que habrá que estudiar cómo ha sido la trayectoria de la información que se ha dado y ver dónde se ha fallado”.

-Por tanto… ¿planea la Consejería implantar un plan sobre educación afectivo-sexual?
“Esta es una parte importantísima de la vida y es crucial en la adolescencia, así que creo que hay verdaderos motivos para abordar esta cuestión. El Instituto Canario de Igualdad, dependiente de la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, es el encargado de este tipo de políticas transversales, pero también podemos trabajar conjuntamente diversos sectores. Revisaremos todo lo que ya se ha hecho porque (la sexualidad) es una dimensión de la vida humana que no se puede soslayar. Los valores de respeto y de dignidad de las personas tienen que estar presentes frente a toda hipersexualización y mercantilización de las imágenes”.

-También es más importante ahora educar en el respeto a la diversidad, con la proliferación de los discursos de odio…
“Efectivamente. Tenemos un problema con el ascenso de la ultraderecha, que básicamente promueve la misoginia, la homofobia, la transfobia… es un gran problema político. Yo creo que la década pasada la sociedad española hizo este tipo de aprendizajes, somos uno de esos países con una ley de matrimonio igualitario pionera, es decir, hay hecho un largo recorrido. Hay valores que son fundamentales, como los principios de igualdad, tanto de oportunidades como de trato a todas las personas, las políticas antidiscriminatorias, además de la lucha contra la marginación, la discriminación, y el maltrato”.

-Respecto al área de Deportes, también de su competencia, ¿está al corriente de la desigualdad de género en este ámbito?
“Justo esta tarde (miércoles de la pasada semana para el lector) iré a El Médano porque es la presentación de la Unión Deportiva Granadilla Tenerife Egatesa, un equipo femenino de campeonas. Este es otro tema en el que trabajar, porque es evidente que hay unas desigualdades enormes tanto el ámbito del deporte como en la repercusión que el deporte femenino tiene en los medios de comunicación. Y también es un problema de brecha salarial, porque en este sector es incluso más acentuada que en otros. Está claro que hacen falta políticas de igualdad en este sentido”.

-¿Va a tratar de corregir esa desigualdad con políticas específicas?
“Las políticas que hagamos tendrán que ir paralelas a este problema. Creo que hay mucho por hacer y por supuesto que se revisará el presupuesto para dar un impulso al deporte femenino, es una reivindicanción que ha estado presente desde hace mucho tiempo y consideramos que es un asunto de justicia”.

-La Ley Canaria del Deporte recibió críticas de los colectivos de personas con discapacidad… ¿Piensa hacer algún cambio?
“Pues este será un aspecto a considerar, desde luego. Aún tengo que reunirme con el director general de Deportes, Manolo López, pero todo esto tiene que ver con el igual acceso de todas las personas a ese bien básico, que es el deporte, y más a las personas con discapacidad. También hay mucho que trabajar en todas las esferas del deporte paralímpico”.