el jardín

Mario no aguanta más y rompe su silencio tras tirar la nevera por el barranco: “No soy un asesino”

Padece episodios de ansiedad porque, a raíz de las mencionadas grabaciones, que se han hecho virales, la Benemérita ha levantado un acta por una presunta vulneración de la ley de residuos y suelos contaminados
Mario tirando la nevera. El Español
Mario tirando la nevera. El Español
Mario tirando la nevera. El Español

La vida de Mario, de 25 años, ha dado un giro de 180 grados después de ser grabado mientras tiraba una nevera por un barranco en Almería. Había dejado atrás ocho meses en el paro cuando fue contratado como repartidor, por las mañanas, y mozo de almacén, por las tardes, en el Centro Comercial Almanzora de Olula del Río, en Almería.

El joven fue despedido durante su periodo de prueba porque a su jefe y a la Guardia Civil le llegaron unos vídeos en los que aparece lanzando electrodomésticos por la ladera de una montaña. “Estoy muy arrepentido de esto porque ha conllevado la perdida de mi trabajo y se han acentuado mis problemas de ansiedad”, rompe su silencio Mario a EL ESPAÑOL. “Lo único que quiero es que pase ya el boom que se le está dando a esto, por mi familia, por mi novia y por último por mí”.

Mario padece episodios de ansiedad porque, a raíz de las mencionadas grabaciones, que se han hecho virales, la Benemérita ha levantado un acta por una presunta vulneración de la ley de residuos y suelos contaminados.

Ahora se enfrenta a una multa de entre 900 y 45.000 euros y el Centro Comercial Almanzora a otra sanción de 3.000 a 300.000 euros. “No se trataba de un paraje protegido, pero los enseres que se lanzaron eran residuos”, resumen fuentes del Instituto Armado sobre los motivos por los que la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible de Almería deberá decidir el importe final de la sanción administrativa.

La multa que no es el único quebradero de cabeza de este chico y del gerente del citado establecimiento, puesto que las diligencias de la Guardia Civil también han sido notificadas a los juzgados para esclarecer si existen responsabilidades penales por un supuesto delito contra el medio ambiente. “Solo quiero mostrar mi arrepentimiento y que la gente no se quede solo con esa imagen mía, como si fuese un asesino”, insiste este almeriense sobre los motivos por los que ha accedido a atender al citado medio: disculparse públicamente y tratar de limpiar su imagen.

Puedes leer esta noticia completa en El Español.

TE RECOMENDAMOS