política

Primera ‘guerra’ entre el Gobierno y CC por el agujero presupuestario ‘heredado’

Nueva Canarias, formación política que gestiona el área de Hacienda del Ejecutivo regional, critica el intento de Coalición Canaria de echar “balones fuera” y eludir “responsabilidades” respecto a las cuentas de 2019
El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez (NC). Fran Pallero
El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez (NC). Fran Pallero
El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez (NC). Fran Pallero

No han pasado los 100 días de gracia para que el nuevo Gobierno de Canarias, al menos , el partido que ostenta el área de Hacienda, Nueva Canarias (NC), reciba las primeras críticas del principal partido de la oposición, Coalición Canaria (CC), formación política que gobernó las Islas desde 1993.

Los nacionalistas de progreso denunciaron ayer el intento de CC de eludir sus responsabilidades en el agujero presupuestario de 2019. Coalición negó, por su parte, que las cuentas heredadas por el nuevo Gobierno no estén saneadas, que no haya liquidez ni que carezcan de créditos suficientes.

Los diputados de NC Luis Campos y Esther González criticaron que las “cortinas de humo” de CC quedan desmontadas por los informes del Ministerio de Hacienda, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) y los propios técnicos de la Consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias.

Según NC, “si Canarias incumple la regla de gasto, tiene un desfase en los ingresos y, desde mayo, por primera vez en muchos años, ya está sin superávit y con déficit de 80 millones de euros, es por las decisiones y nefasta gestión del Ejecutivo de CC en la anterior legislatura”.

Luis Campos, portavoz parlamentario de NC, lamentó el intento de CC de “echar balones fuera sobre las importantes secuelas derivadas de sus irresponsables decisiones” presupuestarias, como las rebajas fiscales y otras medidas incluidas en la ley de presupuestos de 2019, los últimos del Ejecutivo presidido por Fernando Clavijo. “No es cierto que la disminución de los ingresos del IGIC se deba exclusivamente al enfriamiento económico”, afirmó, y opinó que el principal problema es que el Gobierno presupuestó mal el impacto de la bajada de los impuestos porque es “mayor” que los 120 millones de euros recogidos en la ley de 2019.

Campos hizo hincapié en que la reclamación a Madrid de la deuda de los 500 millones de euros de la sentencia judicial correspondiente al anterior convenio de carreteras, “bajo ningún concepto, es una demanda a la que vaya a renunciar” el Gobierno del cuatripartito.

Si el Archipiélago tampoco ha recibido aún los 230 millones de euros de las entregas a cuenta de la financiación autonómica, según ambos portavoces, CC tiene una responsabilidad “más directa aún” al votar en contra de que hubiera unos presupuestos estatales para 2019.

Asimismo, NC denunció medidas electoralistas de CC, como la reducción de las horas lectivas a 18 de los profesores y la recuperación de la jornada laboral de 35 horas en el ámbito sanitario, que se pusieron en marcha “incumpliendo” la ley estatal de estabilidad y la ley de los presupuestos canarios de 2019.

“No hubo autorización estatal y se hizo el gasto que no estaba presupuestado” y “ahora corresponderá al Gobierno del cuatripartito tomar medidas por la herencia recibida, es decir, por la nefasta planificación presupuestaria, peor gestión y medidas electoralistas de CC”, agregaron.

Andanada de CC

Por su parte, CC acusó ayer al Gobierno de Canarias de planear subidas de impuestos y recortes en servicios públicos, así como de buscar excusas para incumplir su programa social, solamente para no molestar a Pedro Sánchez y no exigir al ejecutivo central los fondos que corresponden a Canarias.

El portavoz de CC en el Parlamento de Canarias, José Miguel Barragán, y la diputada Rosa Dávila, que fue consejera de Hacienda en el anterior ejecutivo autonómico, aseguró que no es cierto que las cuentas heredadas por el nuevo Gobierno no estén saneadas, que no haya liquidez ni que carezcan de créditos suficientes. Todo esto son “excusas” para proceder a subir impuestos, a realizar recortes y a retrasar o incumplir sus compromisos de gastos sociales, afirmó Dávila.

El Estado tiene dos partidas que corresponden a Canarias, que suman 723 millones de euros, que hacen “totalmente innecesario” cualquier recorte, pero que el Gobierno central pretende bloquear para compensar su propio incumplimiento del déficit y el de otras comunidades autónomas, según aseguró. Se trata de los 500 millones de euros que corresponden a Canarias por la sentencia judicial por el incumplimiento del anterior convenio de carreteras, que se están computando como superávit, y de 223 millones de euros adeudados por las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica. “Parece que el Gobierno de Canarias ha renunciado a esos fondos para no molestar a Pedro Sánchez y prefiere aplicar recortes que afectarán a los ciudadanos”, denunciaron los representantes de CC.

Rosa Dávila negó que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) haya advertido a la Comunidad Autónoma de un déficit excesivo, puesto que Canarias y Euskadi son las dos únicas comunidades que tienen “altas probabilidades de cumplir”. Sí reconoció que la Airef apunta a un posible incumplimiento de la regla de gasto por el uso del superávit de los 500 millones de euros de carreteras, a los que “parece que renuncia” el nuevo ejecutivo. La exconsejera de Hacienda negó además ninguna relación entre las rebajas fiscales aprobadas en 2019, entre ellas el IGIC, y el descenso en la recaudación con respecto a 2018.

TE PUEDE INTERESAR