los llanos de aridane

“Félix Francisco Casanova fue un genio de la literatura en el sentido auténtico”

El escritor vasco Fernando Aramburu destaca la “gracia especial” del malogrado autor palmero, en el II Festival Hispanoamericano

El escritor vasco Fernando Aramburu considera que parte de la obra del malogrado poetapalmero Félix Francisco Casanova “tiene vigencia”. “Fue un genio de la literatura en el sentido auténtico. Era -agregó- un tipo inocente que no se tomaba en serio y que hiciera lo que hiciera tenía una gracia especial”.

El autor de Patria hizo esta declaración en el II Festival Hispanoamericano de Escritores que se desarrolla hasta hoy en Los Llanos de Aridane, dentro de la mesa redonda que llevó por título Elogio de Félix Francisco Casanova (literatura de los autores canarios), en la que intervinieron además la profesora emérita Yolanda Arencibia, el profesor Domingo Luis Hernández y los escritores y poetas Emilio González Déniz y Antonio Jiménez Paz, bajo la moderación de Santiago Gil.

Fernando Aramburu dijo que no había conocido personalmente al poeta canario aunque reveló que “el mito Casanova intervino en mí”. Para el escritor vasco, fue un creador joven que falleció demasiado pronto y explicó que llegó a tener conocimiento de la existencia de su obra poco tiempo después de su muerte a través de su amigo Francisco Javier Irazoki, ya que ambos, Félix Francisco e Irazoki, publicaban textos en una revista musical a finales de los años setenta.

Jóvenes provocadores

Al final, destacó, “lo adoptamos dentro del grupo Cloc, que fue paralelo al que fundó Félix junto a su amigo Ángel Mollá llamado Hovno, una palabra checa que en español quiere decir mierda”, apuntó el profesor Domingo Luis Hernández.

“Éramos jóvenes provocadores y lúdicos, no éramos escritores de escritorios”, explicó Aramburu, quien recordó que fue el padre del poeta, el también escritor Félix Casanova de Ayala, quien mantuvo viva la memoria literaria de su hijo.

Según el poeta Antonio Jiménez Paz, el verdadero Félix Francisco está detrás del personaje prefabricado, mientras que para Yolanda Arencibia su obra es resultado de una tradición que “supera” a la literatura canaria y cuya repentina muerte lo adentró en la leyenda.

Respecto a los textos que recomendarían del escritor y poeta canario, los participantes en la mesa redonda destacaron sus diarios, algunos de sus poemas y su primera y última novela, El don de Vorace.

TE RECOMENDAMOS