economía

Pepe Álvarez: “Sacar el miedo de otra crisis es favorecer a los que se forraron en la anterior”

Regresa a la Isla para participar en la elección de la nueva gestora en funciones que dirigirá Victoria Francisco González, hasta ahora vicesecretaria general de UGT Canarias
Pepe Álvarez. Sergio Méndez
Pepe Álvarez. Sergio Méndez
Pepe Álvarez. Sergio Méndez

Una vez recuperado del shock que supuso el abandono de Gustavo Santana de la secretaría general de UGT para marcharse al Gobierno de Canarias como viceconsejero de Empleo, Pepe Álvarez regresa a la Isla para participar en la elección de la nueva gestora en funciones que dirigirá Victoria Francisco González, hasta ahora vicesecretaria general de UGT Canarias. Esta nueva gestora dirigirá el sindicato hasta la celebración del Congreso Regional en 2020, que será, con toda probabilidad en el mes de junio. Álvarez reconoció en una entrevista con DIARIO DE AVISOS que la marcha de Gustavo Santana al Gobierno regional le pilló por sorpresa y espera que en el otro lado “siga reivindicando los derechos de los trabajadores; si no, nos encontrará de frente”.

-Nuevas elecciones el día 10 de noviembre ¿qué prevé que puede ocurrir?
“No lo sé, pero los trabajadores tenemos que ser conscientes de que hay que acudir a votar porque lo peor que puede pasar es que las fuerzas de la derecha se hagan con la mayoría. Necesitamos un gobierno que reparta la riqueza, que devuelva derechos, que derogue la reforma laboral y afronte el problema de las pensiones. Todo esto no se va a conseguir quedándose en casa. Y a los partidos les pido claridad para que los ciudadanos sepamos lo que van a hacer con nuestro voto”.

-Si estos mismos políticos hubieran negociado la transición…
“Bueno, hoy, afortunadamente no tenemos sables que nos obliguen a sentarnos. Es muy fácil para los que no nos dedicamos a la política criticar. Mire, hay una cosa clara, y es que la derecha de este país se resiste a que pueda haber una mayoría de izquierdas que de forma moderada gire la situación económica con un buen reparto de la riqueza y una política fiscal que suba los impuestos”.

-¿Cree que la subida de impuestos es la mejor opción ahora que todos los indicadores apuntan hacia una desaceleración económica?
“Mire, pretender otra vez sacar el miedo de la crisis solo tiene un objetivo, que es favorecer a los que se han forrado durante la crisis. Y este es un juego en el que yo no voy a entrar. La crisis económica que hemos vivido tenía un origen con un sistema financiero trinchado y una burbuja inmobiliaria terrible. Esto no se va a producir en los próximos meses. Lo que hay es una situación de inestabilidad internacional importante que repercutirá en España, pero no por su situación, sino por lo que ocurre fuera. Y ante esta situación valoramos mucho la subida del SMI…”

-Le iba a preguntar ahora justamente por eso, ¿cree que esta subida brutal del 22% está repercutiendo en el empleo? Organismos como el BBVA dicen que sí.
“Si no se hubiera subido habría gente que viviría mucho peor de lo que está viviendo actualmente. La seguridad social estaría recaudando menos dinero y habría menos empleo. No sé a qué se refieren cuando hablan de menos empleo. Un país que consolida empleos de explotación no se le saca de arriba. Es aquel en el que hay una parte de ciudadanos que vive muy bien, otra que vive meridianamente bien, otra peor y otra que no vive. Lo que pasa es que parece que a determinados organismos no les gusta. Mire, yo animo al próximo Gobierno a que lo suba a 1.000, y le aseguro que no va a pasar nada. La economía se saneará, e iremos cambiando empleo de menor valor añadido por empleo de más valor añadido. Somos un país que tiene que competir con Alemania no con Marruecos”.

-Otra de las medidas implantadas es el registro horario, ¿cree que puede ser un arma de doble filo?
“Para nada, será un problema para las empresas que quieren perpetuar la situación del empleado que sabe cuando entra, pero no cuando sale; o de contratar a alguien 4 horas para que trabaje 8. Mire, en el siglo XXI y en la era de la digitalización el registro horario no tiene que generar ningún problema técnico. Se está aplicando poco y hay un intento maquiavélico de culpar a los sindicatos. Lo que tienen que tener claro los trabajadores es que la inspección sancionará a la empresa por estar de más en su puesto de trabajo, no de menos. Y lo que tienen que tener claro las empresas es que esta medida no ha venido para no quedarse, más tarde o más temprano se incorporará en los convenios colectivos y, mire, el que cumple, no va a tener ningún problema”.

-Ha venido usted a Tenerife porque su anterior secretario general y competidor con usted a la secretaría general del sindicato a nivel nacional, Gustavo Santana, se ha pasado al otro lado, ¿le pilló por sorpresa?
“A mí, personalmente sí. No me lo esperaba. Mire, cada uno es libre de hacer lo que crea oportuno. Yo tengo 63 años y he tenido muchas responsabilidades en el sindicato y momentos en los que pude pasar a la política, y no lo hice. Creo que es un tema de dónde siente uno más su utilidad. Yo, por ejemplo, me siento más útil en el sindicato que gestionando. Pero respeto mucho la decisión de Gustavo. Y si me duele es porque perdemos un buen secretario general en UGT. En compensación creo que Canarias gana un gran viceconsejero. Es una persona que ha demostrado su valía y su independencia, y eso lo hará en la política”.

-Sí, pero claro, en la posición en la que está tendrá que mediar tanto para el empleado como para el empleador.
“Yo espero que el Gobierno de Canarias, que es un Gobierno de izquierdas, defienda al empleado. Y que conste que esto no queire decir ir en contra del empleador. Creo que esta pequeña batalla la vamos a ganar y, si no es así, Gustavo sabe perfectamente que va a encontrar de frente al sindicato. Tan real como la vida misma. Y vamos a mantener nuestra posición esté quien esté en el Gobierno. Estoy convencido de que la administración no lo va a absorber”.

-Los sindicatos han salido algo ‘tocados’ de la crisis, ¿cómo piensan recuperarse y ganar afiliados?
“Mire, si España perdió 6 millones de empleos durante la crisis, los sindicatos estamos en el corazón de los trabajadores, y por eso tuvimos enormes consecuencias. Ha habido en ese proceso un desgaste de prestigio muy importante. Las razones podemos analizarlas en otro momento, pero ahora estamos en un proceso de recuperación de afiliación y de jóvenes con plataformas digitales”.

TE RECOMENDAMOS