Política

Coalición Canaria sí usó los tribunales de Justicia con evidentes fines partidistas

La Justicia rechaza de plano las denuncias que presentó CC contra Torres (PSOE) justo después de que Fernando Clavijo declarase como imputado y en plena negociación del nuevo Gobierno autonómico

El expresidente del Gobierno de Canarias y hoy senador autonómico, Fernando Clavijo. / Fran Pallero

El Juzgado de Instrucción Número Uno de Gran Canaria ha puesto en evidencia las maniobras de Coalición Canaria para utilizar de forma partidista la Justicia contra un rival político, el hoy presidente autonómico, Ángel Víctor Torres (PSOE), al que denunciaron falsamente (como se demuestra con el archivo de estas diligencias) justo después de que Fernando Clavijo (CC) declarase como imputado por el caso Grúas y en plena negociación para la composición del Gobierno de Canarias surgido tras las pasadas elecciones regionales y que, como es sabido, se saldaron con la mayor debacle institucional en la historia de CC.

Precisamente desde Coalición siempre se acusó a otros partidos políticos (en concreto, a Unidas Podemos y Avante La Laguna) de judicializar la política, asegurando que el caso Grúas (donde los dos partidos citados ejercen sendas acciones populares) solo era fruto del interés partidista.

Pero los hechos son tozudos. Tanto la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife como la Fiscalía Anticorrupción han detectado indicios delictivos suficientes como para proseguir con la investigación judicial abierta en un juzgado lagunero contra Clavijo, y que tiene relación con tres delitos relacionados con la corrupción (prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias). Basta con esos indicios delictivos para justificar las acusaciones ejercidas por Unidas Podemos y Avante La Laguna, ya que todos los ciudadanos (más aun si ejercen cargos públicos, como es el caso) tienen la obligación de poner en conocimiento de los juzgados si entienden que se ha podido cometer algún delito.

Con Torres no solo no hay indicios de irregularidad alguna (como se recoge en el auto dictado por el juzgado grancanario) sino que, además, el juez sostiene que el socialista mejoró los controles en la gestión del dinero del Instituto Insular de Deportes grancanario.

Sobre las intenciones reales de Coalición Canaria a la hora de presentar las dos denuncias contra Torres, es menester revisar las fechas en que fueron presentadas. La primera fue el 23 de abril de 2019, unos días después de que declarase Clavijo como imputado en el caso Grúas (18 de abril) y poco antes de celebrarse las elecciones generales (28 de abril). El segundo escrito llegó el 8 de junio, cuando se negociaba el nuevo Gobierno de Canarias, que Coalición no pudo mantener, en buena medida, por la condición como imputado de Clavijo, que impedía un acuerdo con partidos como Ciudadanos. Si Torres hubiera sido igualmente investigado, Podemos no habría podido llegar a ningún acuerdo con el PSOE.