internacional

“Está viva”: su marido lo descubre tres días después de que declaren su muerte

"El estado de mi esposa es grave y no creo que pueda curarse. Pero todavía estaba viva, no era su momento para morir", indicó el hombre a medios locales
Funeral. Pixabay
Funeral. Pixabay
Funeral. Pixabay

Los médicos certificaron hace unos días el fallecimiento de la mujer tailandesa, Phinij Sopajorn, de 70 años, tras una larga enfermedad. Su familia decidió darle el funeral budista que había soñado, por lo que su cuerpo pasó tres días en un ataúd. El día de la ceremonia, su marido pasó junto al féretro y le limpio la cara con un pañuelo húmedo para limpiarla, como manda la tradición. En ese preciso momento, se quedó en shock al ver que su mujer respiraba y abría los ojos intermitentemente. “Después de dejar de respirar la metimos en el ataúd, pero me pareció extraño que su cuerpo no estuviera rígido. La bañé y su cuerpo aún se movía”, relató el hombre a medios locales.

Varios médicos acudieron a la llamada de auxilio del esposo de la supuesta fallecida y le practicaron la correspondiente maniobra de reanimación cardiopulmonar. “Está viva”, confirmaron los facultativos, si bien, su vida pende ahora de un hilo.

La familia traslado a la mujer a su casa y trataron de subir su temperatura corporal con botellas de agua caliente sobre el pecho. “El estado de mi esposa es grave y no creo que pueda curarse. Pero todavía estaba viva, no era su momento para morir“, indicó el hombre a medios locales.

 

TE PUEDE INTERESAR