CONVERSACIONES EN LOS LIMONEROS

Jorge Marichal: “Tenemos la mejor planta alojativa del mundo, pero nuestro problema es la conectividad aérea”

El presidente de Ashotel es hijo de un gran emprendedor, Agustín Marichal, que comenzó a hacerse empresario luego de aprender en la escuela de la vida: de albañil a inversor de éxito

JORGE MARICHAL ENTREVISTA LIMONEROS
Jorge Marichal González, presidente de Ashotel. FRAN PALLERO

Estudió bachillerato, como cualquier niño del sur de Tenerife, en un Instituto del Valle de San Lorenzo. Más tarde, su padre lo mandó a la European Business School y completó su formación en las facultades de Londres, Munich y Madrid, hasta licenciarse. Jorge Marichal González es hijo de un gran emprendedor, Agustín Marichal, que comenzó a hacerse empresario luego de aprender en la escuela de la vida: de albañil a inversor de éxito. Ha sufrido esta familia los embates de la crisis y de la envidia, pero lo cierto es que Jorge, con sólo 37 años entonces, fue nombrado presidente de Ashotel y reelegido más tarde para un nuevo mandato, por aclamación.

Nació en Tenerife, en 1973 –yo siempre creí que era gomero-. Hoy regenta una empresa familiar que va desde hoteles a hospitales. ¿Su última locura?: El hotel Atlantic Mirage, en el Puerto de la Cruz, un modelo de minimalismo como concepto, un hotel sin niños y un remanso de paz. Tiene el establecimiento, además, un restaurante delicioso, el Cumai, que regentan Curro y María.

La primera entrevista periodística se la hice a Jorge, allá por 2011, en El Día TV, y entonces me confesó que iba acojonado, debido a mi fama de mala leche. Hoy estaba relajado y ambos dimos cuenta –la voy a poner de moda, Mariano- de un arroz a la cubana, en Los Limoneros. Llegó en un Porsche Carrera 911, uno de los coches de mis sueños.

-Hay que tener huevos para invertir en el Puerto de la Cruz.

“Y tanto yo como mis socios estamos muy contentos de haberlo hecho. Y personalmente me siento honrado de ayudar al Consorcio. El Puerto se puede salvar. Sólo depende de que la gente le ponga ganas. El Atlantic Mirage, nuestro nuevo hotel, es sólo el comienzo. Queremos hacer más cosas en el Puerto”.

-Ya ustedes son una cadena importante. Varios hoteles y edificios de apartamentos y ahora otro de cinco estrellas en Los Cristianos, en ciernes. ¿Tienen nombre?

“Si te digo la verdad, hemos pensado en varios nombres pero no nos hemos decidido todavía por ninguno. Lo estamos meditando”.

-Falta ocio, Jorge.

“Sí, falta ocio. No tenemos otro remedio que competir para dejar de ser un destino senior, un destino que estaba como asustado, anquilosado, agotado. Las cosas hace algún tiempo que están cambiando. Y aquí hay que conceder el mérito que tienen a personas como Wolfgang Kiessling, que ha creado un ocio de gran categoría, no sólo en Tenerife, sino también ahora en Gran Canaria”.

-Estamos, parece, creciendo en esa oferta complementaria.

“Sí, el sur de Tenerife, por ejemplo, cuenta ahora con el Siam Park, del grupo Loro Parque. Existe un antes y un después tras la creación de ese parque. Hay puertos deportivos de calidad y hacen falta algunos más. Y centros comerciales de gran categoría. Tenemos una de las mejores plantas alojativas del mundo y proyectos inmediatos de nuevos paquetes de ocio, como la iniciativa Volcanic Hall, en las Pirámides de Arona, con más de 200 actos culturales de gran envergadura programados de cara a los próximos meses”.

-¿Te sientes solo o te ayuda tu junta directiva, sobre todo en momentos posteriores a la quiebra de Thomas Cook?

“No, no me siento solo en Ashotel. Colabora conmigo un montón de gente muy valiosa: directivos y asesores. De lo contrario, no podríamos ayudar a los miles de turistas que llegan a Canarias a que se sientan más cómodos y a ofrecerles más calidad y, por supuesto, a los empresarios del sector”.

(Ashotel, Asociación Hotelera y Extra Hotelera de Tenerife, La Palma, la Gomera y El Hierro representa a unas 100.000 camas turísticas. Es la patronal turística por excelencia. Jorge Marichal pertenece también a la Cámara de Comercio y a la CEOE, en razón de su cargo. Y a las sociedades públicas Hecansa y Promotur. Tiene poco tiempo libre, por lo que veo).

-Hablemos de Thomas Cook. Es inevitable.

“Yo creo que todo parte de las maniobras de un fondo chino, con el objetivo de enriquecerse. Es todo muy complicado. No se explica que la parte nórdica de Thomas Cook haya tenido un 8% de rentabilidad y que las delegaciones de Reino Unido, Alemania, Holanda, Polonia y Bélgica hayan instado quiebra. Supongo que todo se normalizará, más tarde o más temprano”.

-¿Se sienten ustedes amparados por el Gobierno de Madrid?

“Bien, se ha creado la Comisión Interministerial para tomar medidas en torno a la crisis de Cook y las primeras ya están tomadas: un fondo destinado a paliar sus efectos, moratorias para el pago de cuotas de la Seguridad Social, reducciones en el pago de determinados impuestos. Ya veremos. Se trata de crear entre todos una agrupación de interés económico que nos defienda a los inversores turísticos canarios. Falta que AENA, cuya parte pública es el 51,49%, rebaje o exima de las tasas aeroportuarias a las compañías que operan en nuestros aeropuertos. Lograr el atractivo suficiente para que empresas aéreas que ahora no están, vengan a las islas. Ofrecerles –a todas, a las que están y a las nuevas- incentivos para que no tengan miedo de mover sus aviones hacia Canarias”.

-Porque estamos muy lejos de los mercados naturales de estas islas. A cuatro horas y media de la mayoría de ellos.

“Y porque somos, quizá por ello, una colonia en conectividad internacional. Dependemos hasta de turoperadores radicados en Turquía, que es una estación rival de la nuestra, nuestra competencia directa. Esto es un auténtico disparate. Desde hace años vengo clamando por una compañía aérea canaria. Que llegado el momento no nos quedemos sin conexiones aéreas”.

-Mira, ahí tienes a Binter, con ese cerebrito que se llama Rodolfo Núñez al frente. Se están forrando.

“Binter lo ha hecho muy bien. No sólo explota las rutas canarias y ha dejado atrás a todos los competidores, sino que ha visto dónde estaba el negocio nacional e internacional y lo está aprovechando. Deberíamos aprender de esta compañía, pero el libro de la conectividad aérea no se ha empezado a escribir. Se lo he planteado a la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, que me parece una mujer competente, rápida e inteligente. Estuvo muy dura frente a la ministra de Turismo y le pidió con energía soluciones. Yo había lanzado la voz en 2014. Hubo empresarios, como Amid Achí y otros pocos, que me ofrecieron su colaboración. Amid es muy inteligente y sabía lo que se nos venía encima. Ahora todo depende de nosotros mismos, de la iniciativa privada y de nuestro Gobierno de Canarias”.

-¿Cuántos trabajadores se pueden ir a la calle en Canarias si no se actúa con rapidez?

“Unos 22.000, pero yo confío que esto no ocurra. Date cuenta de que Thomas Cook traía 3,5 millones de turistas a Canarias, propios o en régimen de carrier, y eso es una cuota importante del total. Se trata de una situación delicada. Y existen amenazas de cierre de bases en las islas de otras compañías y de reducción de vuelos en empresas aéreas tan importantes como Ryanair o Norwegian. Hace falta mucho diálogo y algunos incentivos que animen a estas y a otras empresas para que no se vayan”.

JORGE MARICHAL ENTREVISTA LIMONEROS
Jorge Marichal González, presidente de Ashotel. FRAN PALLERO

-¿Y el brexit? ¿Cuál será su alcance?

“Es que no sabemos en qué términos se va a ejecutar esa desconexión. Nadie lo sabe. Pero, haya o no haya Brexit duro, tendremos que tomar medidas, las adecuadas a cada momento”.

-¿Están invirtiendo los hoteleros en renovar establecimientos? Tú sostienes que tenemos la mejor planta alojativa del mundo.

“Lo están haciendo; tanto los empresarios canarios como otros que llevan mucho tiempo aquí y que también los consideramos como tales. Se calcula que unos 1.400 millones de euros se han invertido en cinco años. Esto es mucho dinero”.

-¿Los bancos están ayudando? Porque yo sostengo que sólo se dedican a vender neveras, coches eléctricos y teléfonos móviles.

“Eso que dices es una exageración. Hay bancos más proclives a invertir en el sector y otros menos. Por ejemplo, Cajasiete, que se ha convertido en nuestro único banco, jamás deja tirada a la gente. Ha hecho una labor muy importante, no sólo en el sector turístico, sino en la agricultura y en otros sectores productivos. Se trata de una entidad modelo en el servicio a Canarias. Y como ésta, otras entidades bancarias más”.

-Hombre, este sector recibe a millones de personas. No va a fracasar de golpe.

“Nadie habla de fracasar. Saldremos adelante. Y en cuanto a cifras, son 16 millones de turistas al año, catorce de ellos internacionales y dos nacionales. No está nada mal”.

-En los actuales malos tiempos, ¿qué tal te han tratado los partidos políticos nacionales, cuando les has trasladado las consecuencias de la crisis de Thomas Cook?

“Muy bien. Nosotros tenemos la suerte de contar con gente como Héctor Gómez, una persona muy bien formada, un político socialista que sabe de los problemas del sector y que tiene un recorrido muy grande en la cosa pública. Y mucha influencia. Yo confío mucho en él. Pero también he hablado con Pablo Casado, Asier Antona, Villegas, Melisa Rodríguez. Todos han entendido lo que pasa y han prometido ayudar”.

-¿Y qué esperas del Gobierno de Canarias?

“Pues que reduzca el IGIC turístico y que inicie campañas de marketing y de promoción inteligentes, pero de la mano de los turoperadores. Convencerlos de que es absolutamente necesario incrementar la conectividad aérea con Canarias”.

-¿Estamos a tiempo de que se aporten soluciones?

“La situación es complicada, pero yo creo que sí estamos a tiempo. Si las instituciones se conciencian y nos ayudan hay tiempo de reaccionar. Y, sobre todo, sabemos lo que hay que hacer; así que hagámoslo”.

-Tendremos que seguir hablando, amigo.

(Y se va, en el Porsche 911, el coche de mis sueños, como les dije, a otra reunión. No para. Tiene 45 años, dos hijos, chico y chica, el mayor estudiando en los Estados Unidos. Estas Navidades lo irá a visitar. A su niña también le gusta el arroz a la cubana, como a nosotros. Pues mucha suerte con esas crisis, Jorge).