CONVERSACIONES EN LOS LIMONEROS

Sergio Matos Castro: “En La Palma estamos un poco cansados de la sombra del Teide y de la sombra del Nublo”

Hasta hace unos días senador y ahora de nuevo candidato a la Cámara Alta, nació en Santa Cruz de La Palma, ha pertenecido siempre al PSOE y fue alcalde de su ciudad natal en dos periodos

Me da que Sergio Matos Castro, hasta hace unos días senador y ahora de nuevo candidato a la Cámara Alta, es una buena persona. Nació en Santa Cruz de La Palma en 1976. Ha pertenecido siempre al PSOE y fue alcalde de su ciudad natal en dos periodos, de 2011 a 2013 y de 2015 a 2019. Es licenciado en Ciencias de la Educación, especialidad en Pedagogía Social, por la Universidad de Oviedo. Ha trabajado en una ONG. Y en la pasada legislatura ganó su plaza en el Senado por poco menos de 300 votos. Su máximo rival es ahora el alcalde del PP de Breña Baja, Borja Pérez Sicilia. Y otros más, claro. “Me daría pena quedarme fuera, porque he luchado hasta el final”, me dice Sergio Matos, que tiene la isla en la cabeza. Vive a un paso de la capital palmera con su pareja en un modesto apartamento y en Madrid compartía -y puede que siga compartiendo- piso con algunos amigos. Tiene, desde luego, los pies en el suelo. Y un buen bagaje municipal a sus espaldas.

-Recibiste un ayuntamiento con graves problemas económicos y lo reflotaste.
“No sólo yo, sino también mis compañeros de corporación, los funcionarios y, sobre todo, los ciudadanos. Es cierto, el municipio de Santa Cruz de la Palma arrastraba una deuda de 16 millones de euros y nosotros la dejamos, al marcharnos, en unos tres y medio. Los ciudadanos tienen muchísimo mérito, repito, porque tuvieron que realizar un gran esfuerzo económico a través de los impuestos que pagaron”.

-La labor en el Senado se nota menos. A veces parece que los parlamentarios no existen.
“Hay un proyecto para que todos los parlamentarios canarios tengan más contacto con los ciudadanos, a través de oficinas abiertas en las que escuchemos sus inquietudes y podamos solucionar los problemas, en lo posible”.

-Eso ya lo hizo Dimas en Lanzarote.
“No lo sabía, pero en todo caso a mí el Cabildo de La Palma siempre me ha dado facilidades en el sentido de cederme instalaciones para que yo pueda conocer las demandas de los ciudadanos”.

-Por cierto, he visitado la nueva playa de La Palma y me he quedado gratamente sorprendido, Sergio. Y tú eras el alcalde cuando se terminó.
“Hay obras costosas, pero necesarias y esta es una de ellas. Fue la más cara de toda España, pero ha quedado bien, la verdad”.

-De todas formas, Los Llanos ha echado la pata por encima a Santa Cruz, según dice la gente.
“Cada pueblo tiene sus características. Santa Cruz es la capital, tiene el puerto, tiene el aeropuerto de Mazo al lado, tiene esa playa y las instituciones. Y Los Llanos de Aridane es cierto que ha logrado tomar un gran impulso en los últimos años y ha progresado muchísimo. Yo estoy contento, porque soy palmero y espero representar, desde el Senado, a la isla entera”.

-¿Cuál es tu asignatura pendiente como político en activo?
“Hay muchas. Pero me referiré al sector agrario, que necesita una profunda regeneración. Hay 4.200 plataneros a los que les cuesta llegar a final de mes. Las subvenciones no son suficientes. Es preciso buscar nuevos mercados que consuman nuestra fruta, de una manera especial el plátano, que tiene una calidad excepcional, pero también otros productos”.

-¿Y el tabaco?
“Es un sector más pequeño, que tiene un buen mercado y que se defiende de la competencia como gato panza arriba, pero también ofreciendo productos muy cotizados y valorados en los puntos de comercialización que saben de tabaco”.

-¿Ha perdido habitantes La Palma?
“Ha habido rachas buenas y malas. Censados somos unos 82.000 los palmeros que habitan en la isla. Hay más”.

-Por cierto, hablando del sector primario, los quesos palmeros conquistan el mundo.
“Sí, pero es preciso valorar más a los productores. Y pienso tomar algunas medidas para conseguirlo, si el pueblo de La Palma me otorga su confianza”.

-¿Te preocupa el despoblamiento de algunas zonas rurales?
“Claro que sí. Garafía, por ejemplo, pasó de tener 6.000 habitantes a los 1.500 de ahora. Es un ejemplo sangrante de lo que ocurre. Y eso que Garafía pasó de estar lejos a estar mucho más cerca, en cuanto a comunicaciones. Yo recuerdo tardar seis horas desde Santa Cruz a Garafía; ahora el camino se hace en una hora y media. Pues no es suficiente. Hay que comunicarla mejor”.

-Pero en La Palma se ha hecho un gran esfuerzo inversor en materia de carreteras.
“Cierto, pero la isla posee una morfología muy complicada. Ese dinero ha sido muy bien empleado, pero tampoco ha sido suficiente”.

-¿La llamada “ley verde” la consideras buena para las islas periféricas?
“Por supuesto, ha sido un logro. Pero que no se rompa la sostenibilidad y que vendamos adecuadamente al exterior lo que tenemos. En cuando al turismo sería bueno la construcción de hoteles rurales, hoteles-boutiques, pequeños establecimientos de gran categoría y algún campo de golf. No diez campos de golf, sino estrictamente los que demande un desarrollo sostenible de la isla”.

-¿Te pregunto por lo de Antonio Castro y sus líos judiciales?
“Prefiero que no, es un asunto que le concierne a él”.

-Era la voz de Coalición Canaria. ¿O no?
“Ya te he dicho que prefiero no opinar sobre eso. De todas formas, Coalición Canaria no es la única voz, ni tenía, ni tiene, la exclusiva del cariño a La Palma. Aquí estamos todos para remar a favor de la isla”.

-El PSOE canario es un poder en el Senado.
“Sí, hemos sido, en la reciente legislatura, el cuarto grupo autonómico más numeroso, con nueve senadores entre elegidos por votación popular y designados por el Parlamento de Canarias”.

-¿Has contactado con los ayuntamientos palmeros, en tu corta etapa de senador? ¿Te ha dado tiempo?
“Con los catorce municipios. Era mi obligación. Y tengo un catálogo de sus necesidades. Voy a luchar por todos por igual. El color político me da igual. Todos somos La Palma”.

-Tú eres un hombre casi obsesionado con el cambio climático. Y con la sostenibilidad.
“¿Y quién no?”.

-Pero es que manifiestas muchas veces esa preocupación.
“Porque la siento. China está comprando grandes extensiones en África para proteger su despensa, en caso de catástrofe ecológica. En Canarias consumimos aguas fósiles y está empezando a escasear, incluso en la Isla de La Palma. Somos un territorio sensible que necesita también de medidas sensibles”.

-¿Reivindicas la importancia y las necesidades de las islas llamadas menores?
“Por supuesto. A nosotros nos cansa ya la sombra del Teide y la sombra del Nublo. Que cada cual coja la frase por donde quiera”.

-¿Cómo ha afectado a La Palma la crisis de Thomas Cook?
“Aún lo estamos evaluando. El Gobierno de Canarias, liderado por Ángel Víctor Torres, y el Gobierno de España en funciones, han tomado medidas importantes para amortiguar el duro golpe que ha supuesto la quiebra de esta compañía. Sin aviones no hay turismo. Ahí está la clave del asunto. También estoy de acuerdo con Jorge Marichal, presidente de Ashotel, cuando ha hablado de la necesidad de una gran compañía aérea canaria”.

-¿Binter?
“Sí, ¿por qué no?”.

-¿Y si cae la alemana Condor, que es una filial de Cook?
“Pues para los hoteleros palmeros sería la despedida y cierre. Menos mal que el Gobierno alemán ha puesto dinero para que Condor no sea arrastrada por la quiebra de Cook. No quiero ni pensarlo si ocurriera algo así”.

-¿Cuántas plazas hoteleras tiene la Isla?
“Más de 4.000 hoteleras y podemos estar rondando las 9.000 extrahoteleras”.

-Hay quien no perdona al Ayuntamiento de Santa Cruz de la Palma haber retirado el busto de Blas Pérez.
“No tengo esa impresión, sino todo lo contrario. Santa Cruz de La Palma se ha caracterizado por ser una ciudad abierta, plural y democrática. Lo llevamos en el ADN. El primer ayuntamiento democrático de España fue el de la capital palmera. Lo que hicimos con el busto de Blas Pérez González fue cumplir la Ley de Memoria Histórica”.

-La fibra óptica ha puesto la isla en el mundo.
“Sí, quedan algunas zonas a las que no ha llegado, pero todo se andará. Hay un proyecto para La Palma de Smart Island, Isla Inteligente, en el que se va a integrar la agricultura, el tratamiento de los residuos, la movilidad, el medio ambiente y, por supuesto, el turismo”.

-En la próxima bajada estrenan música los enanos.
“Sí, el concurso lo ha ganado tu compañero Luis Ortega y Jesús Martín”.

-Todos los palmeros lloran en el baile de los enanos. O eso me parece.
“Bueno, yo sí, desde luego. Es muy emocionante”.

-¿Tienes algún lema de campaña?
“Mi lema es el bienestar de mi gente, pero tengo una sensibilidad especial hacia el sector primario. No podemos abandonar a los agricultores, que se merecen el apoyo oficial de las instituciones canarias, del Gobierno central y de Europa. Voy a dedicar muchos esfuerzos a conseguirlo”.

-¿Te gusta vivir en Madrid?
“Me gusta vivir en mi Isla, pero mi obligación, si salgo elegido, es pasar muchos días en Madrid ocupándome de los asuntos de Canarias. Y si tuviera que dedicar más tiempo en Madrid a La Palma, no tendría reparo alguno. Espero que la gente de mi isla me otorgue su confianza”.

-Pues Sergio Matos lo ha dicho: “Me daría pena quedarme fuera del Senado”. Le deseo mucha suerte para que eso no ocurra.