brasil

Un niño de 12 años mata a golpes hasta desfigurarla a una menor con autismo tras llevársela de una fiesta

El cuerpo de la menor fue descubierto atado a un árbol en un parque cubierto de heridas y con signos de haber sido agredida sexualmente
Raíssa Caparelli minutos antes de haber desaparecido de la fiesta en la que se encontraba
Raíssa Caparelli minutos antes de haber desaparecido de la fiesta en la que se encontraba

Un menor de 12 años se ha confesado como el asesino de otra menor de 9. La víctima, que sufría de autismo, fue hallada el pasado domingo atada a un árbol con signos de haber sufrido abusos, en un parque de Sao Paulo, en Brasil.

El autor del crimen fue detenido y trasladado a un centro de menores donde declaró que utilizó una rama de un árbol para matar a la niña, según confirmó el comisario de la Policía Civil Luiz Eduardo de Aguiar e informa el DailyMail.

El asesino confeso y la joven víctima eran vecinos y gracias a las cámaras de seguridad pudo verse cómo ambos se dirigían de la mano hacia el parque Anhanguera, en Sao Paulo, después de que ambos dejaran una fiesta en un centro cultural de la zona.

De Aguiar dijo a los medios: “No dio ninguna razón. Fueron a pie, jugaron un poco y después él la agredió, la empujó contra un árbol y amarró su cuello”.

“Primero la golpeó y después usó la rama de un árbol”, añadió, y explicó que él mismo alertó después a un guardia de seguridad del parque.

Tras tres interrogatorios ante la Policía, entró en contradicciones en su testimonio y finalmente confesó el crimen.

El comisario no descarta la participación de una segunda persona, mientras continúa la investigación con la colecta de más testimonios sobre el suceso.

El cuerpo ya ha sido examinado en busca de signos de abuso sexual, ya que las lesiones encontradas en el cuerpo de la niña eran similares a las de estos casos, pero la policía no ha podido confirmar aún este extremo y se mantiene a la espera del informe de los forenses.

Mientras, se esperan los resultados del informe psicológico del chico, aunque sus padres ya adelantaron a las autoridades que era “problemático” en casa y en la escuela.

“Es muy escueto a la hora de dar información, no demostró tristeza”, dijo también De Aguiar.

“Una tragedia para la niña de 9 años, que tenía autismo y frecuentaba ese centro cultural porque había fiestas gratuitas. Era de una familia humilde. Y es una tragedia también para la familia del adolescente de 12 años”, completó.

TE RECOMENDAMOS