el jardín

Encuentra su propia lápida en un cementerio y culpa a su exmujer: “No me ha llamado nadie en tres meses”

Alan quiere ser incinerado cuando llegue el momento
Cementerio. Pixabay
Cementerio. Pixabay
Cementerio. Pixabay

Alan Hattel, de 75 años, se quedó de piedra cuando encontró su propia lápida en el cementerio de su pueblo, situado en Edimburgo (Escocia). Sin pruebas consistentes, el protagonista de esta surrealista historia culpa su exmujer, a quien acusa de haberlo organizado todo para que, llegado el momento, los enterrasen juntos. De hecho, en la lápida figuran los nombres de ambos.

“Llevamos 26 años separados y encontrarte tu propia lápida no es algo que ocurra todos los días; parece sacado de un programa de humor”, comentó Alan, que ahora vive con otra pareja y sus dos hijos. El deseo de este escocés es que cuando muera sea incinerado.

Alan entiende ahora porque su teléfono “no ha sonado en los últimos tres meses”.

TE PUEDE INTERESAR