SANTA CRUZ

La depuradora de Taganana estará lista este año una vez conseguidos los permisos

El Ayuntamiento de Santa Cruz destina 1.040.000 euros en sus cuentas al proyecto que lleva en tramitación más de tres años

Vista general del pueblo de Taganana
Vista general del pueblo de Taganana, en el Parque Rural de Anaga. Fran Pallero

Santa Cruz tiene un problema con el saneamiento de algunos de los puntos de la capital que llevan años esperando una solución que no termina de llegar. Los que sí parece que por fin verán solucionado parte de este problema son Almáciga, Roque de las Bodegas, Benijos y Taganana. Y es que, por fin, tras casi cuatro años de tramitación, la depuradora que se ubicará en Taganana, ya tiene todos los permisos. Tal y como avanzó el edil de Servicios Públicos, José Ángel Martín, “esta obra ya tiene todos los permisos y saldrá adelante este mismo año. Irá como un tiro”. Para ello, el Ayuntamiento de Santa Cruz ha recogido en el Presupuesto de 2020 una partida que asciende a 1.041.000 euros destinados a la licitación, adjudicación y puesta en marcha de la obra.
El hecho de que esta infraestructura se encuentre dentro de la Reserva de la Biosfera de Anaga ha hecho que la tramitación administrativa se haya retrasado más de lo habitual, motivo por el que se lleva años esperando un proyecto que pretende poner fin al sistema de pozos negros que actualmente recoge las aguas residuales de estos núcleos de Anaga.

El proyecto en cuestión consistirá en reconvertir la actual fosa séptica de Roque de las Ánimas en una estación depuradora, de manera que se consiga potenciar el tratamiento de las aguas residuales, antes de su paso a un pozo absorbente. Para ello, se deberán ejecutar dos bombeos, uno en Almáciga y otro en Roque de las Bodegas, que permitirán impulsar las aguas residuales de dichos núcleos hasta la depuradora. Además, se pondrán en marcha los bombeos realizados en un anterior proyecto para facilitar la conducción de las aguas residuales procedentes de Taganana a la futura depuradora. Al menos así lo anunciaba el Ayuntamiento en 2015, tras un acuerdo con Emmasa para resolver el problema de las aguas residuales en Anaga.

Vecinos

El tratamiento de las aguas residuales en Anaga es una vieja demanda de los vecinos. En los talleres de participación ciudadana celebrados en abril del año pasado para la elaboración del nuevo Plan General, una de las revindicaciones fue precisamente la instalación de una depuradora más en Igueste de San Andrés, una demanda histórica ya que se vierte de forma directa al mar. También se reflejó en los talleres que en el resto de pueblos de Anaga es necesario instalar estaciones de bombeo. Con la construcción de la depuradora de Taganana se empezará poner las primeras soluciones a un problema histórico.