CIENCIA

La Palma exhibe ante el embajador de Japón en España su excelencia para acoger el TMT

El Cabildo y el IAC reciben al diplomático del país nipón, al que dan a conocer la calidad de la bóveda celeste de la Isla Bonita y la importancia de los proyectos científicos que se desarrollan en el Observatorio del Roque

Trass firmar en el Libro de Honor del Cabildo, Hernández Zapata entrega un presente al embajador de Japón en España. | DA

Un paso más, un nuevo gesto y una nueva demostración palpable de la voluntad y la cortesía institucional de las autoridades palmeras para expresar el deseo de la Isla de acoger, en el Roque de Los Muchachos, el Telescopio de más de Treinta Metros (TMT). Es en esencia la finalidad del recibimiento en La Palma al embajador de Japón en España, Kenji Hiramatsu, por una comitiva liderada por el presidente del Cabildo, Mariano Hernández Zapata junto a su recién estrenado nuevo vicepresidente, el socialista José Adrián Hernández Montoya. La visita, que viene precedida por la que el jefe de la delegación nipona en España realizó esta misma semana a Tenerife y Gran Canaria, permitió al diplomático conocer las excelencias del Observatorio del Roque de Los Muchachos, su privilegiada situación geográfica, la calidad de la bóveda celeste y la excelencia científica que se desarrolla en el gran complejo científico.

El embajador quiso destacar en su comparecencia pública y tras firmar en el Libro de Honor de la institución, que “estamos muy impresionados de la gran calidad de los estudios y de las facilidades que ofrece el Instituto”, en referencia al Instituto de Astrofísica de Canarias. Hiramatsu agregó que “vamos a ver qué tipo de colaboración podemos hacer en el futuro” mientras que Hernández Zapata dimensionó la visita como “un momentos importante porque podemos dar a conocer todo lo que ofrece La Palma para la posible instalación del TMT en la isla”.

El ex ministro Josep Piqué, presidente de la Fundación y del Foro España-Japón, recordó que “el TMT depende de un consorcio internacional con muchos países e instituciones públicas y semipúblicas y hay otra candidatura con dificultades que no son fáciles de superar”. El que fuera ministro de Ciencia y Tecnología en el último gobierno de Aznar, celebró la visita del embajador nipón a la Isla por cuanto “él puede transmitir a su país y a las empresas japonesas interesadas, la posible contribución de Japón a ese importantísimo proyecto”.

La espera continuará

La larga espera en la decisión del Consorcio Internacional de TMT de apostar por La Palma, frente a la oposición de los indígenas a la construcción de la gran instalación científica en la montaña sagrada Mauna Kea, continuará. Rafael Rebolo, director del IAC solo se atreve a señalar que la decisión se conocerá “antes de que finalice este año”.

Rebolo, preguntado al respecto del horizonte cronológico para despejar el lugar de construcción del TMT, no pudo concretar más, consciente de que La Palma y su elección final por parte del Consorcio está a expensas de los acuerdos y el desenlace de las controversias administrativas que se dirimen en Hawái, opción preferente del proyecto.

“Hay que ser cautos y tener paciencia”, reiteró Rafael Rebolo, que agregó que “las circunstancias son complicadas y cada país y cada miembro del consorcio tiene que tomar sus decisiones y a su ritmo”. El director del IAC, que ha mantenido la prudencia como denominador común de su gestión y que evita hacer conjeturas en una decisión que algunas voces autorizadas sitúan en la primavera de 2020, sí destacó la importancia que, en esta tarea, tiene la visita del embajador de Japón a La Palma.