coronavirus

Entrar al cine o al fútbol si el móvil lo autoriza: una alternativa para España tras el estado de alarma

La desescalada del confinamiento plantea un nuevo escenario en el que será clave el control de los movimientos
Personal de seguridad controlando el acceso a un hotel de Guangzhou. EFE
Personal de seguridad controlando el acceso a un hotel de Guangzhou. EFE
Personal de seguridad controlando el acceso a un hotel de Guangzhou. EFE

¿Cómo será España después del coronavirus? Es la pregunta que todos nos hemos hecho durante el confinamiento, pero a la que nadie sabe dar respuesta todavía. Lo que sí está claro, según las experiencias de los países que han superado antes la pandemia, es que este futuro estará unido al distanciamiento social y que el éxito de la vuelta a la normalidad depende en buena parte de la tecnología.

Gracias a los terminales móviles se podrá permitir el acceso a bares y restaurantes a personas que acrediten que han pasado el virus, que no tienen síntomas o que no han estado cerca de alguien que está contagiado. La compra de entradas para el fútbol y el baloncesto, para la ópera o el cine, podrá estar ligada al historial médico y se podrán enviar avisos al móvil cuando un usuario se acerque a lugares donde se han detectado contagiados.

La clave es la geolocalización

Los expertos coinciden en que tener localizada a la población y en especial a quienes puedan tener el virus o estén en riesgo de contagio es clave para comenzar un desescalamiento y una vuelta a la normalidad en la economía.

La clave del caso coreano es la detección temprana de los contagiados y potenciales casos positivos, su rápido aislamiento selectivo gracias a la tecnología de geolocalización y su posterior seguimiento. Y todo ello gracias a la colaboración de los coreanos, que no han dudado en utilizar voluntariamente todas las aplicaciones de control de las autoridades y someterse al rastreo de las herramientas puestas en marcha por el Gobierno.

Herramientas de España

Estos incluyen una aplicación de autodiagnóstico (AsistenciaCOVID), que puede permitir la geolocalización y la mayoría de las funciones de rastreo a niveles similares a las que aplica Corea del Sur; DataCOVID, que realiza un estudio de movilidad anonimizado en base a datos proporcionado por las operadoras de telecomunicaciones y el asistente conversacional Hispabot-Covid19 que funciona a través de WhatsApp y emplea la inteligencia artificial y el lenguaje natural para responder a las inquietudes de la ciudadanía sobre el coronavirus con información “oficial, precisa y actualizada”.

Según reconocen en el Gobierno, la aplicación AsistenciaCOVID es la que esta preparada para hacer el rastreo a los contagiados y podría utilizarse para controlar los accesos a los espectáculos masivos, bares o sitios públicos si fuese necesario. Cuenta con la virtud de unir los dos requisitos fundamentales: geolocalización y autodiagnóstico, es decir que a partir de sus datos y tras un correcto diagnóstico con test masivos, permitiría tener localizado en todo momento a los pacientes de riesgo o a los que no han pasado el virus.

Un mundo que hace dos meses parecía de ciencia ficción, pero que tras la epidemia de coronavirus y hasta que no se tenga una vacuna, podría ser la guía de nuestros movimientos. Está claro que el modelo de Corea del Sur y sus aplicaciones móviles ha funcionado para contener la pandemia -menos de 300 muertos frente a los más de 21.000 de España- pero a cambio de la privacidad de sus ciudadanos. ¿Qué camino tomará España?

Puedes leer esta noticia completa en El Español.

TE PUEDE INTERESAR