tribuna

La Semana Santa más silenciosa del turismo canario

La crisis será más dura de lo que nos gustaría, no nos cabe duda. Pero nuestras playas se volverán a llenar y, con ellas, los hoteles canarios, mientras, toca arrimar el hombro y trabajar por salir juntos y reforzados de esta crisis

Por Cristina Jerez Jiménez

Unos 27 grados a la sombra y ni una persona en la calle. El pleito insular se para, la pandemia de la Covid-19 nos ha unido de nuevo, a través del silencio sepulcral que une Las Américas y Playa del Inglés. Nuestros ‘guiris’ se han ido. Ellos, como nosotros mismos, se encuentran en casa, haciendo cuarentena en sus respectivos países de origen y, posiblemente, como nosotros, pensando en no viajar este año.
En clave de negocio turístico, la Semana Santa se daba por perdida desde hace unas semanas, lo que no evita que nos preocupemos por el daño que ello genera a nuestra economía. Y es que el impacto del coronavirus a corto plazo en el turismo para Canarias es, claro está, muy grave, sin embargo, lo que de verdad perturba al sector es el tiempo que consumirá la recuperación y la vuelta a niveles normales de ocupación hotelera. No podemos olvidar que el sector turístico es el principal motor de la economía canaria y el principal generador de empleo. En 2018, el PIB Turístico Canario alcanzó los 16.099 millones de euros, elevándose su contribución a la economía al 35% del PIB y representando el 40,4% del total del empleo de toda la comunidad, según los datos presentados por Exceltur.
Desde hace ya unos días, venimos hablando de una recuperación de la economía en U, frente a la esperada recuperación en V de la que hablábamos al principio de la crisis, esto es, una recuperación muy rápida después de una caída igualmente rápida, dado que al comienzo de la pandemia se trataba de una crisis sanitaria, muy limitada en el tiempo, y de la que esperábamos salir de forma rápida. La respuesta de los mercados a la pandemia, la prolongación en el tiempo de los contagios y de las necesarias medidas de confinamiento para combatirla y la posibilidad de un segundo brote el próximo invierno junto con un retraso en el lanzamiento de una posible vacuna, ha hecho que la curva se vea, previsiblemente, modificada. De esta manera, hablaríamos de la recuperación en U, que conlleva un valle bajista más largo, junto con una recuperación más moderada, durante al menos un año. Pero, además, y desgraciadamente, dado que la pandemia afecta especialmente a la movilidad de personas, propia de una sociedad global y moderna, el sector turístico y de viajes es, irremediablemente de los más afectados. El pulmón de nuestra economía no va a poder respirar plenamente en una temporada, lo que configura un panorama desolador para el sector hotelero canario.
En este contexto, las empresas del sector turístico y, especialmente, los hoteleros canarios, deben trabajar en buscar soluciones que mejoren los problemas de liquidez que provoca la pandemia y que da su primer golpe durante la Semana Santa, uno de los momentos fuertes para el sector. El primer recurso al que deben acudir (y exigir) es, como no podría ser de otra manera, el público. El Gobierno y las instituciones públicas deben velar por garantizar la supervivencia de nuestros hoteleros en horas bajas, dado que son ellos el principal motor de nuestra economía y quienes han alimentado el crecimiento de la misma. Algunas de estas ayudas ya han salido, y es hora de que las entidades financieras articulen de la mejor manera su acceso.
De las medidas gubernamentales, cabe destacar especialmente las líneas de financiación ICO. En estos momentos, es importante que los empresarios del sector turístico canario puedan recurrir a profesionales de confianza, que garanticen que se les conceden estos préstamos, auspiciado por el sector público, con unos intereses óptimos, de tal manera que sean una verdadera ayuda para salir juntos de la crisis de la Covid-19 y no, un futuro lastre. Por ello, es importante contar con un asesoramiento financiero de calidad ya sea interno o externo, en cuyo caso debe ser regulado (CNMV). También es este asesoramiento el que va a permitir buscar otras vías de liquidez, como instrumentos de financiación alternativa, por ejemplo, inversión privada, fondos de crédito o las plataformas online de crédito (especialmente destinadas al circulante, permitiendo el descuento de facturas, pagarés, contratos e incluso el acceso a préstamos a medio plazo), siempre de la mano de un profesional que guíe y estudie el proceso, garantizando su eficacia.
La crisis será más dura de lo que nos gustaría, no nos cabe duda. Pero nuestras playas se volverán a llenar y, con ellas, los hoteles canarios, mientras, toca arrimar el hombro y trabajar por salir juntos y reforzados de esta crisis.

*Márketing y Desarrollo de Negocio
@CrossCapital

TE PUEDE INTERESAR