Guía de Isora

Carmen, madre del motorista fallecido: “El dolor de perder un hijo era más fuerte que acordarse del virus”

Pide “perdón” por no poder reprimir la pena

“El dolor por perder un hijo de 36 años en un accidente de tráfico, como le ocurrió a su padre, era más fuerte que acordarse del coronavirus y de mantener las distancias, y pido perdón por no poder controlar el dolor de la familia y de sus amigos moteros”, manifestó en un comunicado difundido en Facebook por la asociación de Moteros Unión Sur Tenerife Carmen Rosillo, madre de Marcos Gutiérrez, joven natural de Guía de Isora fallecido en un accidente de tráfico el viernes pasado cuando circulaba con su motocicleta por la salida 16 de la autopista del Sur, a la altura de Candelaria.

El fallecimiento de El gordo, como le conocían sus amigos, ha provocado una profunda consternación en el municipio sureño. Carmen, rota por el dolor, asegura que a su hijo “se le despidió como él quería, con sus amigos, su familia y su música”, y sobre las críticas por incumplir las medidas para evitar la propagación del coronavirus, señala que las entiende y desea a “las personas que les haya parecido una locura y que hayan perdido un ser querido sin poderse despedir como se merecían, que sus familiares descansen en paz”.

Marcos, padre de una niña de siete años, era una persona muy querida y conocida en Guía de Isora. Sus amigos destacan su calidad humana y los “pequeños detalles que tenía con todo el mundo”. Coinciden en que era “de las mejores personas” que han conocido.

El Gobierno de Canarias ha pedido a la Policía Autonómica que abra una investigación sobre los hechos ocurridos a la entrada del cementerio de Guía de Isora. En las imágenes, difundidas por redes sociales y las televisiones nacionales se aprecia como más de un centenar de personas (muy por encima del límite de 25 asistentes en espacios exteriores que establece la fase 2 de la desescalada) se congregan por fuera del cementerio isorano sin guardar la distancia de seguridad y algunas de ellas sin mascarillas. Cuando los operarios de la funeraria, ayudados por familiares y amigos de la víctima, sacan el féretro del coche fúnebre varios de los asistentes se acercan al ataúd para tocarlo y besarlo mientras la mayoría aplaude al compás de un rap que suena.

grave equivocación

El consejero de Sanidad, Julio Pérez, manifestó ayer que le “impresiona que haya ciudadanos que no sean conscientes de lo que se juegan y que desprecian el esfuerzo que hace el resto de la población”.

Respecto a la responsabilidad del Ayuntamiento de Guía de Isora, señaló, en declaraciones de Radio Nacional de España, que “el papel de las instituciones muy importante, pero la impresión que yo tengo es que el Ayuntamiento lo siente y lo lamenta, se vio desbordado”. A su juicio, gran parte de la responsabilidad en la desescalada recae sobre los ciudadanos. “Pensar que todo lo tienen que arreglar las instituciones es una grave equivocación”, dijo.

El Consistorio de Guía de Isora reconoció que “la situación se desbordó de forma imprevista” y que la Policía Local “informó en todo momento a los asistentes de la necesidad de tomar las medidas de distanciamiento social para prevenir el contagio de la Covid-19”.