desescalada

Torres apela a la responsabilidad individual y colectiva, porque un rebrote “sería un golpe mortal”

El Gobierno regional solicita al Ministerio de Sanidad que las islas de Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Palma entren en la fase 2 de la desescalada el próximo lunes
TORRES VIDEOCONFERENCIA PRESIDENTES 17052020
Ángel Víctor Torres, durante la videoconferencia de ayer de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos. DA

El Gobierno de Canarias solicita hoy al Ministerio de Sanidad que Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y La Palma pasen a la fase 2 desde el 25 de mayo, después de que desde este lunes hayan entrado La Gomera, El Hierro y La Graciosa. “Creemos que todas están cumpliendo con los parámetros”, apuntó ayer Ángel Víctor Torres tras participar en la décima conferencia telemática de presidentes de las comunidades autónomas convocada por Pedro Sánchez para abordar la coordinación entre esas administraciones públicas respecto a la gestión de la pandemia del coronavirus. Eso sí, apeló a la responsabilidad individual y colectiva de los canarios, a los que animó a seguir haciéndolo “tan bien” como durante el confinamiento: “Un rebrote [de los contagios] supondría un golpe mortal para la recuperación social y económica de Canarias tras esta crisis sanitaria”, alertó Torres.

En el apartado de la desescalada, el jefe del Ejecutivo canario centró su intervención en la necesidad de hacer un esfuerzo común para conseguir que “la población sepa cómo debe utilizar las mascarillas”, en insistir en la importancia de la “responsabilidad social” en la práctica de las medidas y los controles definidos tras iniciarse el desconfinamiento, y en que todas esas fórmulas sean de consenso para evitar que se produzcan rebrotes en los contagios. “También hay que hacer lo mismo con la distancia física de seguridad entre las personas no convivientes”.

El Gobierno se comprometió a trabajar en un plan de choque destinado a la reactivación de la actividad turística. Al respecto, Torres propuso a Sánchez la convocatoria de conferencias de presidentes no solamente sobre turismo, sino sobre educación y los asuntos de la UE. El mandatario canario incidió en que “urge saber que dirá Bruselas [la Comisión Europea] sobre el Plan de Estabilidad ya presentado por España [el 1 de mayo]” para contar con información certera sobre las aportaciones económico-financieras disponibles en las comunidades este año y los sucesivos, porque “esta crisis, principalmente en las regiones más dependientes del turismo, como Canarias, se va a prolongar durante varios ejercicios; con toda probabilidad, hasta 2023”.

Además, Torres puso el acento en que las comunidades autónomas conozcan cuanto antes qué les va a llegar y en qué condiciones de las partidas ya puestas sobre la mesa por la UE: los 540.000 millones de euros acordados en primer lugar por el Eurogrupo y luego aprobados por el Consejo Europeo, y los 1,5 billones aún pendientes de concretar en un plan de acciones que diseña la CE.

Pese al optimismo por los últimos datos sobre la pandemia, Torres llamó a “ser responsables” con las medidas de control y de seguridad sanitarias, y añadió que habrá que esperar “a los 15 días para saber, los que estamos en la fase 1, si al final lo hemos hecho bien porque no se han producido rebrotes en los contagios”. Para conocer esto con exactitud, “aún hay que esperar unos días, y no se debe bajar la guardia”, reiteró. “Todo lo que no hagamos bien, tendrá sus consecuencias”, advirtió.

Sobre la lista de aeropuertos que en España podrán recibir vuelos internacionales, solo con pasajeros que cumplan los supuestos estipulados en el estado de alarma, Torres celebró que Fuerteventura y Lanzarote se unan a Gran Canaria y Tenerife Sur, junto a los puertos de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, en idénticas condiciones.

Para contribuir a la recuperación del sector turístico, reforzó la idea de que se realicen tests masivos a todos los turistas que vayan a viajar a las Islas antes de subir al avión.

TE PUEDE INTERESAR