cabildo

Enrique Arriaga (Cs): “Había empresas que iban creciendo a golpe de intereses políticos y no vamos a ser cómplices”

Para el vicepresidente primero del Cabildo, la labor que ha asumido el Gobierno insular, formado por su partido (Ciudadanos) y el PSOE, ha constado, básicamente, en "bucear en las cloacas de CC" a lo largo de 12 meses de trabajo intenso
Enrique Arriaga
FOTO | Sergio Méndez

En el último debate sobre el estado de la Isla, celebrado hace dos semanas, se respiraba tensión; eran habituales esas miradas que matan, y se percibía que algunos representantes -ahora en la oposición- tenían dificultades para comprender, un año después de las elecciones, por qué la ciudadanía los ha colocado fuera de instituciones en las que han gobernado ininterrumpidamente durante más de tres décadas. Y entre tanto ruido, una voz se alzó por encima de las demás para denunciar lo que las famosas cloacas de las administraciones públicas escondían, y en concreto, lo concerniente a la gestión de Coalición Canaria al frente del Cabildo tinerfeño. Para Enrique Arriaga Álvarez (Santa Cruz de Tenerife, 1968), la labor que ha asumido el Gobierno insular del que es vicepresidente, formado por su partido (Ciudadanos) y el PSOE, ha constado, básicamente, en “bucear en las cloacas de CC” a lo largo de 12 meses de trabajo intenso.

– ¿Ha hablado con su compañera Evelyn Alonso últimamente?

“No. Sé que ha tenido conversaciones con el partido a nivel nacional y con Matilde Zambudio, pero nada más”.

– ¿Es curioso que esté rondando la posibilidad de que se haga una moción de censura con una edil de Cs de por medio? En Madrid parecen más bien haber regresado a sus orígenes…

“Las consignas de nuestro partido han sido claras desde Madrid: lo que se busca ahora mismo en el Ayuntamiento de Santa Cruz es estabilidad, no hacer ninguna moción de censura. Y yo me alegro de que hayamos vuelto a los orígenes, a ese punto, porque es realmente el motivo por el que, en mi caso, me metí en política. Para mí, Ciudadanos era ese partido de centro capaz de coger a la izquierda y centrarla, o al Partido Popular y traerlo más al centro. Así evitamos este mapa político que hay ahora, en el que algunas fuerzas tiran hacia los extremos. Lo que intentamos nosotros es todo lo contrario: que las políticas sean lo más moderadas y centradas posible. Es el objetivo de Ciudadanos. Fue con el que empezó y yo creo que es por el que tiene que seguir trabajando”.

– Su discurso en el debate sobre el estado de la Isla dio que hablar. ¿A qué se refería con que ha estado un año “buceando en las cloacas de CC”?

“Se nos ha vendido durante muchos años que toda la gestión que ha hecho Coalición Canaria ha sido fantástica. Cuando uno entra a gobernar en una institución, lo primero que tiene que hacer es un análisis inicial, y al empezar ese estudio nos encontramos que había una madeja de enredos entre empresas, préstamos, agujeros económicos…en fin, situaciones no deseadas que nos hacen perder tiempo de la gestión para arrancar de cero. Ni siquiera digo avanzar, sino llegar al punto de partida; deshacer lo que estaba mal hecho para poder empezar con garantías”.

– El 5 de marzo usted decía que estaba “ultimando” una serie de auditorías en las empresas públicas del Cabildo. ¿Han llegado a alguna conclusión?

“Ya terminamos las auditorías de gestión y de recursos humanos del Parque Científico y Tecnológico. De hecho, se presentaron al Consejo de Administración, y como resultado se cesó a la anterior gerente el 29 de mayo. Ya se ha nombrado una nueva consejera delegada, y estamos intentando solventar el problema económico-administrativo. Por un lado, recuperando personal válido que se despidió en su momento, y, sobre todo, ubicando a las personas en su puesto de trabajo ideal, porque había algunas que no tenían titulaciones adecuadas para los puestos que desempeñaban. Y con respecto al tema económico, hemos tenido que devolver seis millones de euros a los fondos Feder por estar mal gestionados, y probablemente tengamos que devolver otros ocho millones. Eso significa que casi 15 millones de euros que venían de Europa para la construcción de edificios y de instalaciones los tendría que poner ahora el Cabildo”.

– ¿Qué quiere decir con que había un problema en recursos humanos con el personal?

“Que las empresas han crecido de forma asimétrica, a golpe de proyectos que iban saliendo de forma deslavazada. Se vendía Tenerife Innova como una política a un horizonte muy largo cuando no era realmente una estrategia. Era la suma de actuaciones que no tenían nada que ver entre sí, pero que quedaban muy bien. No era un puzzle en el que las piezas encajaran. Lo que hemos hecho nosotros es crear una base sólida para que pueda ir creciendo en función de los proyectos, pero en caso de que uno decaiga, no se pierde el personal de base, de estructura”.

– Parece que siempre hay un fantasma que se cierne sobre las empresas públicas…

“Tenemos muchas empresas que se han creado para facilitar la gestión, pero también es verdad que muchas de ellas iban creciendo a golpe de intereses políticos. Nosotros queremos dejar las empresas saneadas económicamente, que cumplan con su objetivo y posean la estructura de personal necesaria, mínima, para poder hacer su función. Y luego, que las políticas de contratación de personal sean lo más transparentes posibles, para evitar que haya cinco hermanos en la misma empresa, con distintas carreras, y que no se sepa el por qué y cómo han entrado. Eso no debe ser así. El objetivo de la empresa tiene que estar claro, y las personas que se contraten tienen que pasar unos procesos de publicidad, mérito y capacidad, de modo que entren los mejores a cada puesto”.

– Usted comentó en el pleno que había cargos directivos de empresas públicas tinerfeñas que residían en la Península…

“Sí, me refería al consejero delegado de Canalink, que tenía su residencia habitual en Barcelona y se desplazaba a Canarias solo cuando era necesario. Nosotros no queríamos que una empresa como Canalink, que gestiona contratos millonarios por los cables submarinos que vienen de Sudáfrica a Europa, estuviera encabezada por una persona que no esté a tiempo completo en Tenerife, al pie del cañón, para seguir paso a paso todo lo que pasa”.

– ¿Las auditorías solo se le han hecho al Parque Científico y Tecnológico?

“Estamos ahora mismo con la del ITER, porque el resto de empresas, en principio, tienen un objetivo más claro. En Titsa se detectó una irregularidad en un proceso selectivo que, además, está judicializada, pero en general, tanto Titsa como Metropolitano creemos que se están gestionando bien”.

– ¿Qué hay de la deuda millonaria de Metropolitano?

“La empresa llevaba tiempo intentando cambiar las condiciones de la deuda que tenía por la construcción de la línea 1 del tranvía. Estamos hablando de 100 millones de euros que se debían al Banco Europeo de Inversiones y unos 30 millones en swaps que eran obligatorios como garantía. Eso significaba que su capacidad de maniobra era bastante limitada, porque todos esos préstamos tenían unas condiciones que no le permitían expendirse, crear nuevas infraestructuras. Por eso hemos hecho una operación para pasar la deuda financiera a deuda corporativa, es decir, una emisión de bonos verdes a través de entidades financieras. Eso cambia completamente el modelo de financiación, le permite libertad, tener reservas, liquidez, hacer nuevos proyectos… además, es un ahorro económico importante. Pasamos de pagar seis millones de euros en intereses a ahorrarnos cinco. Es como si uno tiene una hipoteca, te hacen una oferta mejor desde otro banco y te quedas con la anterior. ¿Por qué?”

– ¿Y los anteriores responsables políticos sabían que se podía realizar esa operación?

“Sí. Tengo constancia de que se le había presentado la propuesta a los anteriores gestores”.

– En el pleno también habló en los términos de que se detectaron “graves irregularidades”. ¿A cuáles se refería? ¿Están avaladas por informes técnicos?

“Son muchas. Por poner un ejemplo, le puedo hablar de que había exceso de costes en una obra que tenía que asumir una administración, el Cabildo de Tenerife no se lo solicitó y, como consecuencia de eso, le causó un perjuicio de medio millón de euros a una empresa pública del Cabildo. Y ahora la obligación de la empresa es ir contra el Cabildo pidiendo daños y perjuicios. De hecho, el informe de Intervención dice que se deben depurar responsabilidades, y nosotros no estamos aquí para encubrir absolutamente nada, sino simplemente si hay algo que está mal, lo aclararemos y pondremos luz sobre el asunto para solventarlo”.

– Ha dicho que dará conocimiento a la Fiscalía de alguno de esos asuntos…

“Ante algunas de las irregularidades detectadas abriremos un expediente de información reservada y, en función de lo que salga de esa investigación, ya veremos cómo se procede. No vamos a ser cómplices. Pero sí quiero aclarar que no estamos haciendo ninguna caza de brujas. Estamos intentando sanear las empresas y algunas cosas que no se han hecho bien”.

TE PUEDE INTERESAR